Movilización por la Glass-Steagall para acabar con la locura del sistema en bancarrota e iniciar una era de desarrollo ...

9 de julio de 2015

Movilización por la Glass-Steagall para acabar con la locura del sistema en bancarrota e iniciar una era de desarrollo para la humanidad

9 de julio de 2015 – El punto de inflexión que enfrenta la humanidad se muestra de bulto en los acontecimientos del día. Por un lado, la espectacular trifulca que se suscitó en el Parlamento Europeo luego del discurso que dio el primer ministro griego Alexis Tsipras. Por otro lado, el proceso de avanzada que se juntaba en Ufá, Rusia, en la reunión cumbre de las naciones del BRICS, en donde se congrega el nuevo potencial de la humanidad.

El desmoronamiento del sistema transatlántico en bancarrota está volviendo locos efectivamente a los funcionarios del sistema moribundo. Nada más véase el descontrol y la desmesura que provocó entre algunos burócratas el planteamiento que hizo Tsipras, respaldado por el voto de la abrumadora mayoría del pueblo griego, de que los esfuerzos para salvar al sistema del euro (del imperio británico) fracasaron. Tsipras exigió a Europa que enfrente la realidad y elimine las deudas. A falta de cualquier respuesta racional, los proponentes de la mentada "unidad europea" lanzaron insultos e improperios, llamando mentiroso a Tsipras y exigiendo que Grecia se sacrifique por el bien de su 'causa perdida'.

Mientras tanto, se congrega un ambiente de cooperación mucho muy diferente por el interés común de la humanidad en las reuniones cumbre de los BRICS y de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS). Los saludos cordiales del Presidente ruso Vladimir Putin y del Presidente chino Xi Jinping muestran el espíritu de cooperación para el progreso que puede formar la base para garantizar la continuidad del papel de la humanidad en la galaxia. La sesión de trabajo de la cumbre se llevará a cabo hoy, pero ya en las sesiones preparatorias, en los acuerdos para la cooperación en el espacio y en la construcción de ferrocarriles en las naciones del BRICS y otras naciones, muestran los cimientos reales del futuro de la humanidad.

Pero para garantizar que el progreso avance, se tiene que enterrar al sistema definitivamente al sistema en bancarrota moribundo. Y eso significa la instrumentación inmediata de la ley Glass-Steagall, que se acaba de reintroducir en el Senado de Estados Unidos.

Durante su reunión con el Comité Político de LaRouchePAC ayer, Lyndon LaRouche destacó que no se puede resolver el problema si no se clausura Wall Street. "Se le tiene que poner en bancarrota terminal", dijo LaRouche.

"Grecia no causó el problema", dijo LaRouche. "El sistema transatlántico británico creo este problema. Se tiene que eliminar la causa del problema. La Glass-Steagall es un paso hacia eso... Ahora tenemos que restaurar la Glass-Steagall para que Estados Unidos sobreviva, ahora que ha estallado la verdadera bancarrota".

"Todo el que quiere sobrevivir se quiere salir de este sistema", agregó LaRouche. "Pero bajo las normas y planes actuales, y el acondicionamiento de las mentes de la gente, no sabemos como salir del sistema. ¡Yo si sé! Tengo que ser parte de las iniciativas, en la región transatlántica en particular, para hacer dos cosas: sacar al sistema transatlántico de la bancarrota sin remedio y de la guerra termonuclear, que espera a la vuelta de la esquina ahora mismo. Y a Obama, que es elemento controlado por los británicos que está ahora empujando una guerra termonuclear, a menos que hagamos algo al respecto".

LaRouche ha estado en el centro de esta pelea desde que derrotó al representante británico, Abba Lerner, en una debate en Brooklyn, Nueva York, en 1971. Por eso es que lo llevaron fraudulentamente a prisión. Luego, la derogación de la ley Glass-Steagall, cuando intentaban sacar a Bill Clinton del cargo, puso en marcha el proceso que llegó a la total bancarrota de Estados Unidos y el sistema transatlántico.

LaRouche ha sabido desde antes de la década de 1970 lo que se debía hacer para impedir la bancarrota del sistema que se ha venido desenvolviendo desde entonces. La interrogante ahora es: "¿Quién? ¿Qué extraño grupo de gente tiene la inteligencia para saber realmente que hacer con la situación ahora? No hay ningún factor aislado que vaya a hacer nada, a menos que hagamos ciertos cambios que yo propongo y que he estado proponiendo. En otras palabras, no se puede cambiar una parte de la máquina del automóvil. Todo el automóvil es una pieza de chatarra y no queda nada bueno. Ahora se tiene que reconstruir un nuevo mecanismo. El primer paso hacia ese nuevo mecanismo ocurrió, bajo una enorme presión con los miembros del Congreso de Estados Unidos que han propuesto revivir la ley Glass-Steagall. La restauración de la Glass-Steagall sobre la base de una aplicación ampliada, es el remedio. Así que si quieren sobrevivir, hay que poner en pleno funcionamiento la Glass-Steagall, ¡empezando desde ayer!"