Tsipras arremete contra los eurofascistas en el parlamento europeo

9 de julio de 2015

9 de julio de 2015 — El parlamento europeo se dividió entre las reacciones histéricas y las muestras de entusiasmo al discurso de Alexis Tsipras ante la sesión plenaria de ayer. Tsipras subrayó que el voto por el "no" en el referéndum había sido un hecho extraordinario: "El pueblo griego tomó una decisión valerosa, bajo presiones sin precedentes, con los bancos cerrados, con la mayoría de los medios de comunicación intentando aterrorizar a la gente diciéndoles que el voto por el NO llevaría a una ruptura con Europa" dijo.

"Todos debemos reconocer que la responsabilidad primaria por las dificultades por las que atraviesa hoy la economía griega, por las dificultades por las que atraviesa hoy Europa, no recae en las decisiones tomadas en los últimos cinco meses, sino en los cinco años en que se implementaron programas que no le pusieron fin a la crisis. Yo quiero asegurarles que, sin importar la opinión que uno pueda tener sobre si las reformas fueron buenas o mala, el hecho sigue siendo que Grecia, y el pueblo griego, realizaron un esfuerzo sin precedentes para ajustarse en estos últimos cinco años. Fue extremadamente difícil y duro. Este esfuerzo ha agotado la capacidad de aguante del pueblo griego".

"En ningún otro lugar fueron estos programas tan difíciles y prolongados como en Grecia. No sería exagerado decir que en los últimos cinco años transformaron a mi país en un laboratorio de experimentos sobre la austeridad. Pero todos tenemos que admitir que el experimento no tuvo éxito...

"Yo quiero ser claro en este punto: las propuestas del gobierno griego para financiar sus obligaciones y reestructurar la deuda no tienen la intención de imponerle mayores cargas a los contribuyentes europeos. El dinero que se le dio a Grecia, seamos honestos, nunca llegó realmente al pueblo griego. Fue dinero que se le dio para salvar a los bancos europeos y griegos, pero nunca se destinó al pueblo griego".

Mientras que Tsipras se ganó el apoyo de Nigel Farage del Partido Independencia del Reino Unido, de Marine Le Pen del Frente Nacional Francés, y una actitud no beligerante de parte de los socialistas, los voceros de los conservadores y los liberales estaban agresivos hasta la histeria.

El ex primer ministro belga Guy Verhofstadt uno de los principales actores en el golpe de Estado del Maidan (en Ucrania), empezó acusando a Syriza de ser cómplice en el sistema clientelista de la política griega. Le sermoneó a Tsipras sobre las reformas que tiene que llevar a cabo, recortando el sector público y reformando el sistema financiero.

Manfred Weber, el líder de la facción del Partido Popular Europeo, acusó a Tsipras de "destruir la confianza en Europa". Weber le dijo que "tú no le estás diciendo la verdad a tu pueblo. Eso no es política decorosa... Te estás rodeando de los amigos equivocados" le dijo en referencia a la carta que le envió Fidel Castro al primer ministro griego. Después sermoneó a Tsipras sobre los derechos de los países pequeños y más pobres de la zona del euro que iban a tener que pagar por el despilfarro de Grecia. "¿Cómo se le dice a Bulgaria que Grecia ya no puede tolerar mayores recortes, cuando en por lo menos otros cinco países de la UE los niveles de vida son más bajos que en Grecia?".

En su respuesta, Tsipras se dirigió directamente a Weber: "El momento más importante de solidaridad en la historia moderna europea" dijo, "fue 1953, cuando tu país salió profundamente endeudado y saqueado de dos guerras mundiales, y en Europa, los pueblos europeos, mostraron la mayor de las solidaridades en la Conferencia de Londres de 1953, cuando decidieron borrar el 60% de la deuda de Alemania, así como también las cláusulas limitando el crecimiento".

En cuanto a las reformas, contraatacó las acusaciones falsas de que Grecia no ha presentado reformas, diciendo que de hecho ha presentado un documento de 47 páginas: "Es derecho soberano de un gobierno escoger si aumenta los impuestos a los negocios lucrativos y no recortar las prestaciones de las pensiones más bajas, los EKAS, con el fin de cumplir con los objetivos fiscales. Si no está dentro del derecho de un gobierno soberano escoger la forma de encontrar medidas equivalentes para cubrir los objetivos requeridos, entonces debemos adoptar una posición extrema y antidemocrática. Que en los países en donde se aplique ese programa no haya elecciones. Que los gobiernos sean nombrados, que se nombren tecnócratas y ellos asuman la responsabilidad por las decisiones" tomadas.

El discurso de Tsipras (aunque no la discusión) de puede encontrar aquí: http://www.primeminister.gov.gr/english/2015/07/08/prime-minister-alexis-tsipras-speech-to-the-european-parliament/