Intervención de LaRouchePAC en Manhattan coloca la Glass-Steagall en el orden del día. Hillary Clinton se descalifica a sí misma

14 de julio de 2015

Intervención de LaRouche PAC en Manhattan coloca la Glass-Steagall en el orden del día. Hillary Clinton se descalifica a sí misma

14 de julio de 2015 — Fueron solo cinco palabras, casi inaudibles hasta en el video, luego ahogadas intencionalmente con los aplausos de la plebe, pero como resultado, la historia había cambiado. "Senadora Clinton, ¿restablecerá usted la Glass-Steagall?" fue la pregunta del activista del Comité de Acción Política LaRouche, Daniel Burke, repetida desde el fondo del salón en donde Hillary Clinton acababa de concluir su discurso sobre "política económica", un discurso sin contenido alguno, en la New School de la Ciudad de Nueva York el lunes 13 en la mañana. De antemano no se iban a permitir preguntas. Aunque Burke fue desalojado del salón, escoltado por guardias de seguridad, y Clinton salvo el día con el ruido orquestado de la plebe, la noticia ya había comenzado a circular por todo el mundo.

El primer comentario de Lyndon LaRouche sobre el suceso fue que, sí ella no está dispuesta a defender la Glass-Steagall, entonces definitivamente no está calificada para ser candidata.

La primera reseña apareció unos minutos después, en el portal electrónico Business Insider, el cual entrevistó a Burke inmediatamente después de su desalojo del salón. El portal informa de la afiliación de Burke con LPAC y Lyndon LaRouche, explica qué es la ley Glass-Steagall, y que Burke respalda la medida "de un grupo bipartidista de senadores entre quienes se encuentra la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachussets, para restaurar la Glass-Steagall". Explicó que esto es de particular importancia porque la situación en torno a Grecia puede desatar otra crisis. "Se tiene que aprobar de inmediato, de preferencia en las dos próximas semanas", informó Business Insider que dijo Burke. "Realmente no sabemos que vendrá del posible crac financiero inmediato debido al detonante griego".

La reseña de la publicación American Banker señala de manera sucinta: "La posición de cada demócrata sobre los [bancos] 'demasiado grandes para quebrar' y otros temas relacionados con la crisis, se puede juzgar según qué tan cerca se alinean con la posición de la senadora Elizabeth Warren, quien introdujo recientemente un proyecto junto con el senador John McCain para revivir elementos de la Ley Glass-Steagall. Su proyecto de ley obligará a los bancos a separar sus instituciones de depósitos de los negocios de alto riesgo".

A raíz de su intervención, Burke ha sido entrevistado por nueve medios informativos, cuando menos, a solo minutos de su desalojo del acto, entre los cuales se cuentan el Wall Street Journal, la TV francesa, Politico, Newsday, el diario londinense Independent, y otros más que tomaron fotos y se llevaron material impreso de LaRouche PAC para seguir la discusión.

Obligada por las circunstancias a responder, Clinton emitió una de las pocas declaraciones políticas que ha hecho en su campaña, hasta ahora. "No van a ver a la Glass-Steagall" por parte de Hillary, fue la declaración seca que le dio a la agencia británica Reuters, Alan Blinder, uno de los diez "asesores económicos" del establo de Hillary recién contratados por su campaña. El periódico de Washington, DC, The Hill, inició la cobertura en Estados Unidos sobre este "no" de Clinton, y luego algunos periódicos de Nueva York y de Los Angeles, California, entre otros, que informaron que Hillary se aisló de los otros candidatos que respaldan la Glass-Steagall. En las redes de Facebook y de Twitter, esto polarizó a los seguidores de los demás candidatos y de los demócratas indecisos. Un maestro activista demócrata de Nueva York, por ejemplo, vapuleó al liderato de su sindicato por respaldar prematuramente a Hillary, a pesar de que el sindicato respalda el proyecto de Glass-Steagall S 1709 de la senadora Warren.

"La carrera política de Hillary fue un error", agregó LaRouche luego de conocer esta información. "Ella es abogada, no científica. Se le hizo una pregunta y no quiso decir la verdad en público. Eso la va a matar", añadió. "Su carrera se basa ahora en respaldar a Obama. Tanto en su negativa a responder, y luego en la respuesta negativa de su asesor, ambos casos reflejan que ella todavía está con Obama.

"Esto significa que ella quedó desenmascarada como una farsante. No tiene una política de Glass-Steagall, cuando los miembros del Senado sí tienen una. Ella está acabada implícitamente en su vida política, y eso por su propia culpa. Ella echó a perder su carrera por actuar como una oportunista tonta".