La UE se destruye a sí misma con el demente plan nazi contra Grecia

14 de julio de 2015

14 de julio de 2015 — Hoy es un día de ignominia para Europa dijo este lunes 13 Helga Zepp-LaRouche, quien en calidad de fundadora del Instituto Schiller ha encabezado la campaña para que Europa se una a las naciones aliadas al BRICS. La Unión Europea (UE) no es ahora más que un montaje monstruoso, dijo Zepp-LaRouche en una llamada conferencia ayer, en donde se refirió al reconocido columnista del Financial Times, Wolfgang Munchau, quien el lunes escribió "los acreedores de Grecia han destruido la zona del euro".

El "plan" de la Unión Europea para Grecia es un acto criminal más, con una intención totalmente maligna y absolutamente incompetente impuesta por quienes pasan como dirigentes de Europa. Luego de que el Banco Central Europeo le cortó totalmente la liquidez al sistema bancario de Grecia, lo cual de hecho colapsó el sistema de pagos de Grecia, forzaron un acuerdo de saqueo a Grecia por el cual se van a apoderar directamente de su infraestructura y bancos, le impondrán una austeridad aún más radical para empeorar más dramáticamente la depresión que ya ha matado o enfermado a un sinnúmero de personas, para forzar un cambio de régimen. La economía ya se ha contraído en un 25%, el desempleo es del 27%, el desempleo juvenil es del 65%, etc.

Esta "solución" desquiciada y prácticamente nazi para Grecia, se pone más al descubierto por su intención de aumentar la montaña de deuda de Grecia ya absolutamente impagable (ya por encima de los 350 mil millones de euros, el 180% de su Producto Nacional Bruto -PNB) ¡en otros 86 mil millones de euros para convertirla en el 225% de su PNB! Además, según el presidente del Eurogrupo Joeren Diysselbloem, el plan se va a apoderar de aviones, aeropuertos, infraestructura y ciertamente de los bancos y los va a poner en un "fondo" para vender esos bienes bajo el control de la Comisión Europea, a nombre de los acreedores de Grecia, desde los alemanes hasta los fondos buitres.

Durante la ocupación nazi de Grecia durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler impuso un "préstamo forzado" de Grecia a la Alemania nazi, el cual todavía no se ha pagado. Ahora la Canciller Merkel impone "pagos forzados" de deudas impagables, que surgieron del enorme rescate financiero de 2010-2012 a los bancos de Londres y Europa.

Este "plan" se basa en una enorme mentira pública, con la que intentan alegar que solo por el hecho de que la deuda sea impagable eso no significa que se deba borrar nada de ella.

"Hay preocupaciones serias con relación a la sostenibilidad de la deuda griega" dice el documento. "Esto se debe al relajamiento de las políticas de los últimos doce meses, que dieron como resultado el deterioro reciente del ambiente macroeconómico nacional y financiero".

La verdad es que los megabancos con sede en Londres están en quiebra a pesar de los rescates gigantescos, están hundidos en billones de apuestas con derivados en euros sobre las deudas de los superendeudados países de Europa y por lo tanto no pueden soportar ninguna quita de la deuda. Esa es la razón por la cual esas deudas son impagables; la única salida es una reorganización de la banca de acuerdo a las normas de la Glass-Steagall para dejar que quiebren las unidades especulativas. Las quitas de deuda pueden ocurrir como se hizo para Alemania en 1953 para que se lanzara su "Wirtschaftswunder".

"Los argumentos en contra de Grecia son falsos" dijo el director fundador de la EIR Lyndon LaRouche de nuevo hoy. " Las instituciones del imperio británico emitieron deudas fraudulentas para rescatar bancos ¡y ahora dicen que es Grecia quien les debe! Estos tipos son realmente nazis".

El nuevo "plan" exige una serie de aumentos en los impuestos entre ellos aumento en el impuesto al valor agregado (IVA), reforma de las pensiones y eliminación de los suplementos para los pensionados más pobres; y reformas laborales. Exige el establecimiento de un fondo por 50 mil millones de euros compuesto de haberes estatales programados para ser privatizados. Esto a pesar del hecho de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe sobre la sostenibilidad de la deuda dijo que esa cifra era pura fantasía.

Todas estas medidas se tienen que aprobar y convertir en leyes (leyes ya revisadas por anticipado por las "instituciones europeas") por el parlamento griego para el miércoles 15 de julio. Hasta entonces el Banco Central Europeo no va a restablecer ni siquiera las operaciones de liquidez de emergencia a los bancos griegos, que continúan cerrados.

En una declaración dada a conocer después de que concluyeron las pláticas, el primer ministro griego Alexis Tsipras dijo que el acuerdo era extremadamente duro pero que se había aceptado para evitar "la asfixia financiera y el desplome del sistema financiero; esto fue planeado hasta el último detalle, y se diseñaron a la perfección recientemente, y en proceso de implementarse".

Pero como se ha dicho, esta asfixia va a continuar, como chantaje, por lo menos hasta que el parlamento legisle sobre el "plan".