Tempestad de oposición en Grecia al "Nuevo Tratado de Versalles"

14 de julio de 2015

14 de julio de 2015 — El plan que los acreedores de Grecia obligó brutalmente a aceptar al primer ministro griego Alexis Tsipras, ha creado una enorme respuesta popular que pone en duda la factibilidad de llevar a cabo ese programa. La furia entre la población griega es patente. El ex diplomático y miembro del Frente Unido Popular (EPAM), Leonidas Chrysanthopoulos le dijo a la agencia de noticias rusa RT que el acuerdo era inaceptable y que no se podía implementar. Dijo que temía que la situación pudiera tornarse violenta.

El ministro de la Defensa Panos Kammenos, dirigente del partido de la coalición de gobierno con Tsipras, Partido Griegos Independientes, le dijo a Reuters: " 'el primer ministro de esta país se vio frente a un golpe de Estado orquestado por Alemania y otros países' dijo Kammenos después de reunirse con el primer ministro Alexis Tsipras. 'Este acuerdo introduce muchos nuevos temas... no podemos estar de acuerdo con el".

El ex ministro de Finanzas Yanis Varoufakis denunció el acuerdo en términos nada ambiguos. "Esta es la política de la humillación" le dijo a Radio Australiana. "La Troika se ha asegurado de hacer que se trague cada una de las críticas que se le ha hecho a la Troika en los últimos cinco años. No solo los seis meses en que hemos estado en el gobierno sino todos los años anteriores a esto.

"Esto no tiene nada que ver con la economía. Esto no tiene nada que ver con poner a Grecia camino a la recuperación. Este es un nuevo Tratado de Versalles que atormenta a Europa de nuevo y el primer ministro lo sabe. El sabe que está condenado si lo hace y que está condenado si no lo hace".

Comparando el acuerdo con el Golpe Militar de 1967 dijo "En el golpe de Estado las armas usadas para derrocar la democracia fueron entonces los tanques. Bien, esta vez fueron los bancos. Las potencias extranjeras usaron los bancos para apoderarse del gobierno. La diferencia es que esta vez se están apoderando de toda propiedad pública... El proyecto de una democracia europea, de una unión democrática de una Europa unida, acaba de sufrir una catástrofe de gran envergadura".

Varoufakis reveló que él había elaborado varios planes preliminares en caso de que se forzara el Grexit, pero que se temió que una vez que se conocieran, los planes se iban a convertir en una profecía autorrealizada, manipulados por aquellos que quieren que Grecia se salga de la UE.

Hay oposición que se expresa por todo el partido Syriza de Tsipras; se informa que 32 parlamentarios de Syriza, entre ellos cuatro ministros, se han distanciado del acuerdo.

El ministro del Trabajo, Panos Skourletis, ex vocero de Syriza, le dijo a la televisora estatal que el gobierno necesitará "pedir prestados votos de la oposición" si quiere que se aprueben las nuevas medidas de austeridad que exigen los acreedores. El diario Kathimerini informa que declaró: "No veo cómo vamos a poder evitar elecciones en el 2015... Es antinatural; nosotros creíamos en algo diferente a lo que se nos ha hecho firmar a punta de pistola sobre nuestras cabezas".

El portal electrónico Iskra, portavoz de Plataforma de Izquierda de Syriza encabezada por el ministro de Energía, Panagiotis Lafazanis, dijo que "después de 17 horas de 'negociaciones' los dirigentes de los Estados de la zona del euro llegaron a un acuerdo humillante para Grecia y el pueblo griego" como una "colonia deudora" en una "UE supervisada por Alemania".