Duros ataques a Hillary Clinton por su discurso sobre economía y su rechazo a la Glass-Steagall

15 de julio de 2015

15 de julio de 2015 — La precandidata presidencial Hillary Clinton no aceptó preguntas de los asistentes luego de su discurso sobre economía el lunes 13, pero su actuación —incluyendo su total silencio ante la pregunta gritada por el activista de LPAC Daniel Burke sobre Glass-Steagall— sorprendió a los activistas del partido, y sumió su campaña presidencial en un desastre del cual no se va a poder recuperar.

El periódico de Washington, DC, The Hill cita a Neil Sroka de Democracy for America, quien dice que es "evidentemente absurdo pensar que cualquier candidato demócrata serio para el 2016 se pudiera negar a unirse a Elizabeth Warren en su campaña por la Glass-Steagall". Aunque el artículo no menciona la intervención de Burke, sí cita después la demanda de Sroka de que es "esencial que la secretaria Clinton deje en claro si está con Elizabeth Warren y los millones de estadounidenses en la lucha por nuevas reformas bancarias Glass-Steagall, o con el ejército de abogados y cabilderos de Wall Street que no se van a detener ante nada para derrotarlos".

La cobertura del Wall Street Journal del discurso de Clinton si informa que "un manifestante exigió saber si ella restablecería la Glass-Steagall" y señala que esto mostró que "el debate interno del partido Demócrata aparentemente" fue en torno a la Glass-Steagall.

Nomi Prins en su columna en el New York Daily News del martes 14, insta a Clinton a que "sea osada como Roosevelt, no complaciente con respecto a las autoridades corporativas y el dinero, como un Clinton... Clinton dice que ella 'va a nombrar y darle autoridad a los reguladores que entiendan que los demasiado grandes para quebrar son todavía un problema demasiado grande'. Ella no sugirió que la única manera segura de hacer más pequeños a los bancos demasiado grandes para quebrar, consiste en dividirlos para lo cual se debe resucitar la Ley Glass-Steagall, que fue derogada en el gobierno de Clinton...

"Otros, incluso Elizabeth Warren y el aspirante a candidato presidencial Bernie Sanders, quien votó en contra de la derogación de la Glass-Steagall en 1999, están martillando una línea dura para recobrar los días más seguros. Y para que nadie piense que está no es más que una campaña progresista, el reconocido republicano senador Richard Shelby (republicano de Alabama) votó en contra de la derogación junto con Sanders en ese tiempo" escribe Prins.

Bloomberg resume esta gran caída de Clinton con su encabezado del día siguiente:"Lo que no dijo Hillary Clinton en su discurso sobre política económica". Con el subtítulo de "Ninguna mención de la Glass-Steagall", donde cuenta que "alguien la interrumpió a Clinton al final de su discurso gritando "senadora Clinton ¿restablecerá usted la Glass-Steagall?"