Sigue repercutiendo el nefasto plan asesino para Grecia

20 de julio de 2015

20 de julio de 2015 -– Siguen aumentando las reacciones en contra del acuerdo genocida que la Unión Europea (UE) hizo que se tragara el gobierno de Grecia. En los últimos días, dos conocidos articulistas sobre economía del Daily Telegrapn, Ambrose Evans-Pritchard y Liam Halligan, advirtieron que la eurozona estaba condenada y atacaron a la Comisión Europea en Bruselas por lo que un funcionario de la UE, citado por Pritchard, calificó de "tortura sicológica a la 'submarino' del primer ministro griego Alexis Tsipras". Pritchard destacó que,"no existe la menor oportunidad de que Grecia pueda estabilizar su deuda y regresar a la viabilidad bajo el arreglo cartaginés que se le impuso a Alexis Tsipras... El último documento del Fondo Monetario Internacional le quitó la hoja de parra. El país necesita una moratoria de 30 años sobre los pagos de su deuda y probablemente subsidios directos para recuperarse de la devastación de los últimos seis años... Algunos ya están comparando los términos con el Tratado de Versalles, pero ni eso capta cabalmente la depravación de esto".

Pritchard dice luego que la única opción viable para Grecia era la propuesta de que se saliera del euro, una propuesta que irónicamente presentó el ministro de Finanzas de Alemania Schaeuble por allá por el 2012. Sin embargo, dice Pritchard, la Canciller alemana usó la amenaza de la expulsión de Grecia para aterrorizar a Tsipras y forzar su capitulación. La crisis no está resuelta. La integridad de la EMU (Unidad Monetaria Europea) se ha resquebrajado. Grecia ha sido aplastada y humillada públicamente, sin ningún propósito aparente. No existen posibilidades de que el país pueda cumplir con las demandas. No hay un alivio a la deuda (que no sea una promesa vaga y inútil para el futuro)". Pritchard concluye que la salida de Grecia del euro es inevitable.

Liam Halligan escribió sobre las declaraciones recientes de la Presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos Janet Yellen y del gobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney sobre que no se elevarían las tasas de interés que ya eran inminentes, porque la crisis en Europa está menos que resuelta, el EMU es un desastre y la economía de Estados Unidos realmente no está creciendo. "Europa Occidental, con su polvorín de la unión monetaria y un sector bancario moribundo, que ostentan más de un billón de euros en préstamos morosos, sigue en grave peligro de una sacudida sistémica. Los responsables de las políticas de todas partes lo saben".

Stephen Lendman retomó, en su columna del fin de semana, la última entrevista dada por el exministro de Finanzas de Grecia Yanis Varoufakis, quien le dijo a la BBC que el acuerdo "ya es un fracaso". Varoufakis explicó que "se nos dio la alternativa entre ser ejecutados o capitular". Lendman agregó "Tsipras escogió ésta última opción en vez de la alternativa obvia: una Grexit voluntaria, abandonar el barco que zozobra, incumplir en una deuda odiosa, recuperar el control monetario y fiscal a la vez que retomar una soberanía nacional completa que no está obligada ante ninguna potencia extranjera".

Lendman concluye con la observación de que "la eurozona está condenada desde su inicio. Las ideas impracticables no pueden soportar la prueba del tiempo. Grecia es la primera rajadura en el sistema. Pronto aparecerán más. No es más que cuestión de tiempo antes de que la disolución se convierta en una realidad".

Wolfgang Munchau, escribe en el Financial Times que la Grexit es ahora inevitable como consecuencia del acuerdo miserable que se le impuso.