¿Pudiera haber golpes de Estado al estilo Grecia en América del Sur?

21 de julio de 2015

21 de julio de 2015 — ¿Pudiera haber golpes de Estado al estilo Grecia en América del Sur? Claramente la Presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner piensa que sí, como lo puso de relieve en su discurso ante la sesión plenaria de la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur), el 17 de julio en Brasilia.

Con el telón de fondo de las acciones cada vez más agresivas para enjuiciar políticamente a la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, y sacar a Brasil del bloque del BRICS, Fernández advirtió que, quizá "en ciertos lugares, en estos momentos" se están diseñando planes para un "nuevo Plan Cóndor", en referencia al aparato de escuadrones de la muerte militares de los 1970 y 1980, que, como lo describió Fernández, operaron "para derrocar gobiernos democráticos y servir después como sistema de apoyo de las dictaduras" a la vez que torturaban y mataban a los oponentes.

Quizá hoy, un golpe no incluiría a las fuerzas armadas, dijo la Presidente de Argentina. "Podría ser más sutil y más sofisticado". Pero éste es el desafío que enfrentan las naciones democráticas de la región, añadió, y no hay forma de escaparse de este hecho. Su mensaje no lo pasó por alto la Presidente Rousseff quien en su propio discurso ante la plenaria, subrayó que hoy, "está floreciendo y madurando la democracia en la región... y no hay espacio para aventuras antidemocráticas en nuestra región".

Rousseff también ofreció un tributo emotivo a Fernández, quien asistía a su última cumbre Mercosur en calidad de Presidente de Argentina (las elecciones presidenciales se celebran en octubre). Ante los otros Jefes de Estado del Mercosur, Rousseff afirmó: "Todos hemos sido testigos de cómo Cristina Fernández de Kirchner ha conducido firme y democráticamente a su país en los ocho años de su gestión en el cargo. Desde mi perspectiva profesional y personal", dijo, "en Brasil tendrás una amiga que siempre estará lista para recibirte y compartir juntas otra vez... nuestras esperanzas y sueños".

Fernández y Rousseff son amigas cercanas y Fernández es una fuente importante de apoyo para Rousseff, ya que la dirigente argentina ha peleado implacablemente en contra de la desestabilización y amenazas de golpe y asesinato. Las dos dirigentes, y miembros claves de sus equipos se reunieron durante dos horas y media después de la cumbre supuestamente para revisar su agenda bilateral.

A la luz de los acontecimientos de Grecia, la cuestión de las amenazas de golpe también se ha comentado en todos los ámbitos. En un artículo publicado el 17 de julio en el Tiempo Argentino el columnista Mariano Berstain destaca que el golpe en contra de Grecia tiene muy poco que ver con ese país como tal o incluso con la Unión Europea, sino que más bien se trata de la determinación de la oligarquía financiera internacional por destruir cualquier gobierno elegido democráticamente que se atreva a ejercer su derecho soberano a resistir el "neoliberalismo caníbal". Advierte que Venezuela, Ecuador, Brasil y Argentina están en la mira de esas mismas fuerzas que han humillado a Grecia.