El elefante alemán en el cuarto: los bancos insolventes. Y si no se va con la Glass-Steagall recibirá el tratamiento Grecia

23 de julio de 2015

22 de julio de 2015 — Con una cartera en derivados nominales por el orden de los 52 billones de euros en el 2014, el Deutsche Bank ocupa el primer lugar entre los 10 bancos de Londres que controlan el 92% de la tajada del 46% que tiene la City de Londres de todos los derivados a nivel mundial. La visita del secretario del Tesoro de EU Jack Lew a Berlín y Frankfurt la semana pasada tiene mucho que ver con convencer a Alemania de que no agite las aguas en la próxima ronda de medidas de rescate bancarios desatada por la crisis en marcha en Grecia. Berlín ha vivido en los últimos años temiendo que ocurra otro derrumbe al estilo del 2008 o aún peor, que quebraría al gobierno y al país al solo tratar de cubrir a sus propios bancos, no digamos al resto de los de Europa.

Después de todo, además de la devastación potencial por los derivados del Deutsche Bank el gobierno de Berlín tiene en sus libros las deudas de Hypo Real Estate y el antiguo banco tóxico WestLB. Además, gobiernos estatales (Lander) y hasta el Sparkassen (bancos de ahorros y préstamos de propiedad pública) están sentados en miles de millones de activos tóxicos del Landesbanken, que es de su propiedad. Para finales del 2014, 91 mil millones de euros de la deuda estatal de Alemania estaba relacionada al financiamiento de los fondos de rescate de la Unión Europea (UE), y 236 mil millones de euros en deuda federal eran un asunto estrictamente alemán por cubrir los activos tóxicos de bancos domésticos convertidos en "Bancos Malos", clasificación que se da a los bancos insolventes en proceso de eliminación. Nada más estas deudas representan ya el 11% del PNB de Alemania y se va a ampliar enormemente en la medida en que salgan a la superficie más cadáveres en medio del próximo derrumbe.

Los estados de Hamburgo y Schleswig-Holstein son propietarios del 84% del HSH Nordbank, que según un informe de Reuters del 15 de julio, tiene por lo menos 16,800 millones de euros en activos tóxicos que sus contribuyentes tienen que cubrir, ya sea que se les clasifique o no como Bancos Malos. Bayern LB está también metido en miles de millones de activos tóxicos en sus aventuras bancarias austriacas y otras estafas. El Saxony está obligado a pagar a un Fondo de Garantía establecido cuando el LBBW de Baden-Württemberg se apoderó de Sachsen LB a principios del 2008. Ya en el 2007 el Sachsen LB había tenido que cubrir casi 40 mil millones de dólares en especulación en bienes raíces estadounidenses financiados exclusivamente con préstamos a corto plazo vía conductos en Dublín.

Alemania, que aún posee los remanentes del funcionamiento de las pequeñas y medianas industrias, que se financian principalmente con los depósitos de las cajas de ahorro (llamadas Sparkasse) y cooperativas, es la vaca lechera más grande que tienen para el matadero para cubrir las deudas malas del sistema con centro en Londres. Tan "odiosas" e ilegítimas que son estas deudas fuera de Alemania, no es una buena estrategia dejar que primero vayan al matadero las vacas flacas. Con la filtración la semana pasada del informe del regulador alemán de BanFin sobre la complicidad de las operaciones en Londres del Deutsche Bank en las criminales manipulaciones LIBOR, ha llegado por fin el momento de iniciar el debate sobre la Glass-Steagall y el Deutsche Bank, del mismo modo que se debate en la contienda presidencial de Estados Unidos.