Tony Blair trata desesperadamente de parar al líder británico a favor de la Glass-Steagall

23 de julio de 2015

23 de julio de 2015 — "Jeremy Corbyn vs. Tony Blair" reza el encabezado de la reseña del Telegraph de Londres sobre el discurso histérico que dio Blair ayer en contra del partidario de la Glass-Steagall, Corbyn, quien encabeza las encuestas actuales en el Partido Laborista con una ventaja de entre 15 y 17 puntos entre los otros cuatro candidatos para ser el dirigente del partido.

"Si tu corazón está con Corbyn, hazte un trasplante" rugió Blair en una reunión Laborista en Londres. Al mismo tiempo, desplegó también a sus lugartenientes. Uno de sus "asesores especiales" Darren Murphy, le dijo a la prensa que "los laboristas se han convertido en un club de suicidas" luego de que Corbyn obtuvo el 43% en la encuesta YouGov entre los miembros del Partido Laborista, entre 17 y 30 puntos por encima de los otros tres candidatos. Otro "ex asesor especial", John McTernan, calificó de "imbéciles" a los parlamentarios que postularon a Corbyn para ser el próximo dirigente del partido. Blair "montó un ataque encarnizado en contra del señor Corbyn", como dice el Telegrapn, y alega que los Laboristas "van a perder el poder durante 20 años si se elige a Corbyn" en septiembre.

Blair claramente está desesperado por evitar el surgimiento de un líder en el partido que públicamente ha pedido una conferencia sobre la deuda para borrar parte de la deuda de Grecia, como la conferencia sobre la deuda de 1953 en Londres, donde se le borró parte de la deuda a Alemania, y que apoya el establecimiento de la Glass-Steagall en Gran Bretaña, lo que se ha debatido acaloradamente en la Cámara de los Lores en particular en el 2013. Corbyn y otro parlamentario laborista, Michael Meacher, enviaron mensajes de apoyo a la Glass-Steagall y el proceso del BRICS a la conferencia del Consejo Electoral Ciudadano de Australia en marzo del 2015.

Tony Blair está desacreditado y es odiado entre los británicos por las mentiras abundantes que caracterizaron sus 10 años de gobierno, en especial las mentiras para lanzar la guerra en contra de Iraq. Su ataque furioso en contra de Corbyn podría ser contraproducente. Sin embargo lo están acompañando de una andanada furiosa en contra de Corbyn en los medios de prensa controlados por la City de Londres.

Jeremy Corbyn, quien se opuso a la guerra de Blair contra Iraq y que jugó un papel central en la votación de la Cámara de los Comunes para evitar una guerra en Siria, respondió hoy que Blair tiene "un gran problema: la investigación Chilcot", que investiga su conducta mentirosa que sirvió para lanzar la guerra contra Iraq.