El lío de Victoria Nuland en Ucrania crea condiciones para un golpe de Estado del Sector Derecha nazi

17 de julio de 2015

17 de julio de 2015 — La insensatez de la política de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) en Ucrania se hace cada vez más evidente. El periodista investigativo Robert Parry, en su columna de l3 de julio, señala a Victoria Nuland, subsecretaria de Estado, como la autora de la política de utilizar a los neonazis como la fuerza armada detrás del golpe de Estado que llevó al poder al actual gobierno en Ucrania el año pasado. Producto de esta política ha surgido ahora la amenaza de un golpe de Estado del grupo neonazi llamado Sector Derecha en contra de ese mismo gobierno.

"Mientras el ejército ucraniano compite contra las milicias ultraderechistas y neonazis en el oeste y continúa la violencia en contra de los pobladores de origen ruso en el este, hasta para los que habían ignorado los hechos está quedando en claro la estupidez de la política del gobierno de Obama hacia Ucrania, o lo que pudiera llamarse 'el lío que creó Victoria Nuland' ", escribe Parry. Cita a Nuland como el cerebro detrás del golpe de Estado de febrero de 2014, en donde los conspiradores del golpe tuvieron que "pasar por alto" la fealdad de los perpetradores del golpe, que se ve más gráficamente en el papel de los neonazis y otros matones del Sector Derecha.

En cuanto a Mukachevo, en donde los matones del Sector Derecha se enfrascaron en un tiroteo con pandillas armadas rivales el fin de semana pasado, Parry escribe: "Aunque el presidente Poroshenko y el líder del Sector Derecha Dmitry Yarosh pudieran aplacar este último estallido de hostilidades, no estarían más que posponiendo lo inevitable; un conflicto entre las autoridades respaldadas por Estados Unidos en Kiev y los neonazis y otros combatientes derechistas que encabezaron el golpe de Estado del año pasado y están en primera línea de la lucha en contra de los rebeldes de origen ruso en el Este". La crisis ucraniana, agrega Parry, "se está saliendo de control, lo que está volviendo el cuento del Departamento de Estado (de que todo es culpa del Presidente ruso Vladimir Putin) cada vez más difícil de tragar".

"Los neoconservadores estadounidenses del The Washington Post y otros lados todavía andan despotricando sobre la necesidad de que el gobierno de Obama arroje miles de millones sobre una Ucrania posterior al golpe porque 'comparte nuestros valores' ", escribe Parry (aunque no señala que, en verdad, The Washington Post comparte sus valores con los neonazis). "Pero también ese argumento se está desplomando en la medida en que los estadounidenses ven el latir del corazón del nacionalismo racista dentro del nuevo orden de Ucrania".

Gordon Hahn, quien se identifica como analista y miembro del consejo asesor en la Corporación de Pronósticos Geoestratégicos (de Chicago), profesor adjunto del Instituto de Estudios Internacionales Middleburg de Monterey (California) y analista y consultor sobre Rusia, hace un comentario similar en su blog el mismo día en que apareció el artículo de Parry. "Ahora queda claro que la política del régimen del Maidan de permitirle al PS [iniciales ucranianas del Sector Derecha] y elementos similares entrar en los corredores del poder, los pasillos del parlamento y personal del ejército y la Guardia Nacional y armar hasta los dientes a decenas de batallones dominados por los neofascistas para evadir negociar con los rebeldes del Donbass, ha resultado ser un fracaso catastrófico". Poroshenko, escribe, enfrenta dos opciones: tratar de desarmar al Sector Derecha y otros grupos neofascistas, o lograr otros acuerdos con ellos. "En el caso de que escogiera hacer lo primero, existe el riesgo de una segunda guerra civil en territorio ucraniano y el surgimiento de la insurgencia neofascista. En el caso de que escogiera la segunda opción, no haría más que aumentar la probabilidad de un golpe de Estado neofascista o una revuelta a la vuelta de la esquina".

"La apresurada maniobra de la UE para que Ucrania aceptara un acuerdo de asociación en noviembre del 2013, con fuerte respaldo de Estados Unidos, junto con el estímulo de Occidente de la revolución Maidan, en vez de una transición negociada en Kiev, no ha sido nada menos que catastrófica para Ucrania y la UE. Las relaciones con su vecino más poderoso, Rusia, están tensas hasta el punto del rompimiento y cargadas de riesgos de guerra", continúa Hahn, y señala que el incidente Mukachevo ocurrió cerca de las fronteras de Hungría, Rumania, Polonia y Eslovaquia. Hahn concluyó con la sugerencia de que Nuland y todos los demás que están enfocados en expandir el poderío de Estados Unidos a costa de Rusia deben renunciar o "arrepentirse".

La cadena noticiosa rusa Sputnik informó ayer que la revista alemana Der Spiegel tiene una advertencia similar sobre la amenaza que representa para el Estado el Sector Derecha. "El gobierno ucraniano, armó batallones de voluntarios como el Sector Derecha, para la guerra en el Donbass. Ahora los nacionalistas le arrojaron el guante al gobierno mismo" informa Der Spiegel, y agrega que el notorio regimiento Azov, "que porta símbolos nazis" ha decidido apoyar al Sector Derecha.