El buitre Paul Singer de Elliott Management pierde en sus esfuerzos por saquear Samsung de Corea

29 de julio de 2015

29 de julio de 2015 — Paul Singer, el infame chupasangre cuyo fondo compensatorio Elliott Management está dirigiendo varias operaciones multi milmillonarias para saquear, y destruir, compañías y países enteros (como Argentina y varios países africanos) por todo el mundo, acaba de perder una batalla importante para apoderarse del suficiente control del enorme conglomerado Samsung en Corea del Sur como para saquear el negocio manejado por la familia en aras del "valor de los accionistas".

Su actual presidente, Lee Kun-hee, se encuentra en delicado estado de salud, y su hijo ha tomado el control de la compañía. Pero Elliott había maniobrado para apoderarse de una parte significativa de varias de las 70 o más compañías del Grupo Samsung que vale $270 mil millones de dólares y trataba de forzar una revuelta de los accionistas para despojar a la compañía de sus bienes a través de dividendos mayores, la creación de una comisión "independiente" para el gobierno de la corporación, que le respondería a los buitres, junto con otros mecanismos de saqueo. La familia Lee inició algunas fusiones que les darían el poder necesario para derrotar a los buitres. Singer los demandó en los tribunales para detener una de las fusiones, alegando que el precio era demasiado bajo y que esto lesionaría a los accionistas (es decir, al diablo con la compañía, como es siempre el caso con los buitres).

El 16 de julio un tribunal de Seúl falló en contra de Singer (claramente los tribunales en Corea no están controlados por Wall Street como se ha visto en el caso del tribunal de Nueva York de Elliott en contra de Argentina) y al siguiente día los accionistas votaron a favor de proceder con la fusión —una gran derrota para Singer y Elliott— con casi el 70% de los votos a favor de la fusión y para que la familia Lee continuara al frente de la compañía.

La cobertura del Wall Street Journal del 17 de julio señala con un dejo de esperanza que "quizá no todo está perdido para Singer" quien ahora probablemente tratará de parar la fusión en el tribunal y tratar de meter a otros accionistas en su operación chupasangre. El Journal le advierte a la familia Lee que "tengan cuidado con la arrogancia" cuando se trata de confrontar al hombre bestia.