Delegados del Instituto Schiller participan en el primer Foro de la Juventud del BRICS y la OCS en Ufá, Rusia

29 de julio de 2015

29 de julio de 2015 — Entre el 26 y 28 de julio se reunieron más de 150 jóvenes en Ufá, Rusia, para participar en el primer foro de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) y del BRICS. Estuvieron representados los cinco países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) junto con delegaciones de países miembros de la OSC en Eurasia, como Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán. También asistieron observadores e invitados de otros países, entre ellos Bulgaria, Corea del Sur, Japón, Alemania y Francia. Dos representantes del Instituto Schiller, Kai-Uwe Ducke y Sébastien Drochon, fueron los únicos que asistieron en representación, respectivamente, de Alemania y Francia.

Aunque el objetivo principal del evento era permitir que jóvenes académicos y empresarios establecieran contactos directos entre ellos, también estaba planteada la idea de movilizar a los jóvenes en torno a la perspectiva global de la estrategia de desarrollo mutuamente beneficioso promovido por el BRICS y la SCO, bajo el concepto de que "todos ganan".

Como observadores, se le permitió a Ducke y Drochon hablar ante la sesión plenaria por 10 minutos cada uno. Sus intervenciones, enfocadas en la oportunidad histórica de escapar de la cuenta regresiva hacia la guerra mediante el desarrollo mutuo, fueron recibidas con gran interés.

Drochon habló sobre el papel crucial del finado científico ruso-ucraniano Vladimir Vernadsky y el economista físico estadounidense Lyndon LaRouche, y destacó la importancia de que la humanidad realice los descubrimientos necesarios que le permitan un mejor futuro que sea coherente con la evolución de la vida, la biósfera y la noosfera, es decir, la intervención del hombre como el factor pensante de la evolución. Ducke planteó la necesidad de un nuevo paradigma, con base en la idea de un nuevo renacimiento para la humanidad y la necesidad de colaborar en los objetivos comunes de la humanidad, en contra de la geopolítica 'zeusiana' de la oligarquía. Después de la exposición de los delegados del Schiller, inmediatamente la agencia de noticias rusa Itar-TASS pidió una entrevista para tener una mejor idea de qué era el Instituto Schiller.

Al día siguiente, ambos delegados intervinieron de nuevo con presentaciones durante el panel sobre ciencia, en donde dieron a conocer la campaña del Instituto Schiller a favor del Puente Terrestre Mundial y los parámetros de LaRouche para aumentar el potencial relativo de densidad poblacional y la densidad de flujo energético como medidas del valor económico, en oposición al monetarismo.

La mayoría de los delegados del BRICS estaban bastante sorprendidos ante el hecho de que tanto la UE como Estados Unidos mantuvieran un total silencio ante la perspectiva que les ofrece el BRICS. Algunos de sus discursos fueron al punto. Un joven brasileño empezó directamente con las amenazas inminentes que representan la crisis financiera y el peligro de guerra mundial. Para poder superar estos peligros, dijo, tenemos que defender la soberanía nacional. También destacó que a través de Ucrania, está regresando el fascismo a Europa y denunció la estrategia de guerra de 'pivote en Asia' de Obama. Durante las discusiones, el orador dijo que él simplemente no entendía por qué la gente en Occidente sigue atacando a los líderes de Brasil cuando cientos de miles de ciudadanos han salido de la pobreza.

Se le entregaron a los delegados más de 50 copias de la petición del Instituto Schiller, "EU y Europa tienen que tener el valor de rechazar la geopolítica y colaborar con los BRICS", y muchos más de forma individual pidieron estar en contacto para futuras discusiones. El dialogo iniciado por el Instituto Schiller hizo que muchos otros delegados de dieran cuenta del papel decisivo que ellos no solo pueden, sino que tienen que asumir, y el cambio fundamental que ellos le pueden ofrecer al mundo.