"Estados Unidos comete su peor error en el Medio Oriente desde el 2003"

30 de julio de 2015

30 de julio de 2015 — Patrick Cockburn, el veterano corresponsal en el Medio Oriente del diario londinense Independent, advirtió en su columna del 26 de julio que, si resultan ciertos los informes sobre el acuerdo EU-Turquía, Estados Unidos está cayendo en una trampa creada por ellos mismos.

Cockburn destaca que después del acuerdo logrado con Estados Unidos sobre el uso de la base aérea de Incirlik para atacar al EIIS (Estado Islámico de Iraq y Siria) en Siria, parece que los turcos tienen más interés en moverse en contra de los curdos que en aliarse con Estados Unidos en contra del EIIS. De hecho, la "zona libre de EIIS" que evidentemente decidió Turquía, a lo largo de la mayor parte de la frontera turco-siria, no está ocupada ahora en absoluto por operaciones del EIIS; el EIIS fue echado de la zona por las milicias sirias curdas.

El resultado, advierte Cockburn, "es que EU se va a topar con que han ayudado a desestabilizar a Turquía al involucrarla en la guerra tanto en Iraq como en Siria, sin estar mucho más próximos a la posibilidad de derrotar al EIIS en ninguno de los dos países. Si esto fuera así, Estados Unidos estaría cometiendo su peor error en el Medio Oriente desde que invadieron Iraq en el 2003, creyendo que podrían derrocar a Saddam Hussein y reemplazarlo con un gobierno pro-estadounidense".

Una razón que Cockburn da para esto, es que muchos de los combatientes en la milicia siria curda PYD, que ahora combaten tan eficientemente al EIIS, en realidad se prepararon combatiendo por el PKK dentro de Turquía. "El EIIS pudiera beneficiarse de que EU cambiara sus alianzas porque algunos combatientes del PYD en Siria ahora pudieran volver a combatir al ejército turco" escribe.

A partir del punto de inflexión que fue el asesinato militar de Muammar Gadafi, Barack Obama y los británicos han ido constantemente de una guerra en otra, por todo el Medio Oriente y Norte de África y en Ucrania, acumulando capacidad para provocar una guerra con Rusia y China. Además de agregar otra posible guerra más de Turquía contra los Curdos, Obama pudiera haber aceptado ahora un proceso de desestabilización dentro de un Estado miembro de la OTAN, Turquía, y dentro de la OTAN en general.