Putin prepara a Rusia para la guerra contra Occidente. Clausura la NED

30 de julio de 2015

30 de julio de 2015 — El Presidente ruso Vladimir Putin anunció el martes 28 el cierre en Rusia de la National Endowment for Democracy (NED) —conocida también como el Proyecto Democracia de Estados Unidos— de acuerdo a una ley aprobada por el parlamento ruso y firmada por Putin en mayo. El parlamento ruso declaró a la NED como organización "indeseable", bajo esta ley que prohíbe la existencia de agrupaciones extranjeras que se les considere una "amenaza para los fundamentos del sistema constitucional de la Federación Rusa, sus capacidades de defensa y su seguridad nacional".

Es patente que la NED no es una simple ONG sino que es la "madre de todas las ONG" con muy fuerte financiamiento, que los británicos y Obama han empleado para las operaciones de "revolución de color" para el cambio de régimen por todo el mundo. De ahí que la decisión del gobierno de Putin de prohibirla tiene una importancia insoslayable.

Además de la reorganización y modernización de toda la tríada de defensa de Rusia, y la denuncia de Putin de que el retiro de Estados Unidos del Tratado ABM era una amenaza de guerra, el cierre de la NED es otra advertencia firme y clara de que Rusia está consciente de que enfrenta una amenaza de guerra existencial, provocada por el golpe de Estado en Ucrania dirigido por el gobierno de Obama y por el intento declarado de colocar armamento de la OTAN en su frontera.

La ley de mayo sobre organizaciones "indeseables" es continuación de la ley de 2012 que le dio a las autoridades rusas la facultad de declarar a las organizaciones como "agentes extranjeros" si intervienen en cualquier tipo de actividad política o reciben dinero del exterior. Sin embargo incluso después de esta ley, el gobierno de Obama apoyó flagrantemente una "revolución de color" en contra del gobierno electo legítimamente en Ucrania.

Con Nadia Diuk, abiertamente banderista, vicepresidente de la NED con responsabilidades para Eurasia en los últimos años, la NED estuvo en el centro de los intentos por montar una "revolución de color" en el 2011 en contra del gobierno ruso y sus elecciones; y por supuesto fue el motor principal en los preparativos y la ejecución del derrocamiento banderista del gobierno ucraniano. "Seguramente a EU le gustaría que Rusia desapareciera como nación" dijo el director del Consejo de Seguridad de Rusia, Nickolay Patrushev, el 22 de junio de este año. También dijo que "los americanos buscan dominar el mundo... está claro que la agenda de desestabilización secreta de este país [Ucrania] es crear un instrumento que debilite radicalmente a Rusia". En la reunión del Consejo de Seguridad del 3 de julio, el presidente Putin hizo una evaluación similar sobre la situación y la necesidad de emprender acciones para contrarrestarla.

En un extenso editorial de ayer en el Washington Post titulado "Power Mad" (Loco por el poder) con una foto grande del Presidente Putin, el Post finge incredulidad de que los programas de la NED para derrocar gobiernos mediante la educación, combatiendo la "corrupción" y promoviendo los "derechos humanos" pudiera ser declarado ilegal. Para mostrar su "gran cólera", además, el Post publica un artículo editorial de Carl Gershman, presidente de la NED, llamado "El temor de Putin a la sociedad civil". Más bien debería haberse titulado, "Los preparativos internos de Putin frente a la guerra lanzada por Occidente".