Embajador de Rusia en México: ¿Guerra o el proceso BRICS?

3 de agosto de 2015

3 de agosto de 2015 — En una columna de opinión publicada el 31 de julio en el periódico nacional EL Sol de México, el embajador de Rusia en México, Edward Malayan, contrapone la cooperación estilo BRICS entre las naciones, al caos y peligros que por otro lado abruman al planeta.

Si se ve lo que sucede en nuestro derredor, no se ve el descanso y relajación del verano, escribió el embajador Malayan. Señala que, como es sabido, en "agosto abundan las sorpresas", y hace un repaso de la situación internacional: el acuerdo logrado entre Grecia y la Unión Europea que "dejó a todo mundo con un mal sabor de boca y una sensación de que nada se ha resuelto"; las confrontaciones armadas en el Medio Oriente que ponen en peligro la estabilidad internacional; el EIIS se fortalece cada vez más; el verdadero diálogo nacional no ha empezado en Ucrania y el acuerdo de Minsk no se está llevando a cabo.

Sin embargo, dos grandes acontecimientos le ofrecen al mundo un efecto estabilizador y saludable. La cumbre del BRICS en Ufá, en donde sus miembros acordaron fortalecer su papel internacional, "refleja la necesidad esencial de establecer una cooperación sólida entre culturas y civilizaciones diferentes como la base para crear un sistema policentrista a nivel internacional", escribe. Esto concuerda con las demandas del Siglo 21, "donde el núcleo del trabajo conjunto tiene que ser la igualdad de derechos y la cultura de consenso". En el BRICS, "nadie le impone nada a los otros, en donde cualquier resultado es el resultado de un denominador común de los intereses nacionales de los países que componen este grupo de los cinco".

El acuerdo P5+1 sobre Irán es otro reflejo de cómo una cooperación constructiva entre naciones puede acarrear éxitos, señala Malayan, y destaca en particular la importancia del diálogo Rusia-EU para alcanzar este acuerdo a favor de la estabilidad mundial.

Malayan agrega "un punto más": el Presidente Obama, en su discurso en Praga el 5 de abril del 2009, dijo que no sería necesario desarrollar el escudo de misiles antibalísticos, si se alcanzaba un arreglo con Irán. "Esperemos que Washington recuerde esto y haga las correcciones en relación a sus planes. Rusia estaría lista para el dialogo sobre esta materia".