La economía griega se dirige al precipicio

4 de agosto de 2015

4 de agosto de 2015 — Los acreedores de Grecia desataron lo que se está convirtiendo rápidamente en una desintegración económica. El recorte de la liquidez al sistema bancario de Grecia y los controles de capitales están colapsando la economía. La bolsa de valores griega abrió hoy después de haber estado cerrada durante un mes. Las acciones se desplomaron en más de 20%, y los títulos bancarios cayeron más del 30% en un colapso casi sin precedentes.

Los precios de las acciones del Banco Piraeus SA y Banco Nacional de Grecia SA, los dos bancos más grandes del país, se redujeron en un 30%, la tasa máxima diaria permitida por la Bolsa de Valores de Atenas. El índice de referencia ASE cayó hasta un 23%.

El colapso es resultado directo del control de capitales que se le impuso a los bancos griegos, y anteriormente al mercado de valores bajo órdenes del Banco Central Europeo (BCE). El BCE se sigue negando a expandir las operaciones de liquidez y está confabulando para que haya un rescate interno en el sistema bancario de Grecia, es decir, para aplicar la misma sentencia de muerte que a Chipre. Se habla abiertamente de que hasta los depósitos de menos de 100,000 euros también van a entrar en el rescate interno.

Incapaces de financiar las importaciones de materias primas debido a los controles de capital, las firmas industriales han tenido que cerrar. Las manufacturas griegas solo son 20% autosuficientes y tienen que importar el 80% de sus insumos lo que representa más de 3,500 millones de euros al mes. Los datos estadísticos dados a conocer el lunes muestran que las manufacturas registraron una caída record durante el mes de julio.