Si en serio quieres impedir la guerra termonuclear, pensar, te sería de gran provecho

5 de agosto de 2015

5 de agosto de 2015 — Simples descripciones categóricas o exhortaciones sobre el cada vez más grave peligro de una Tercera Guerra Mundial termonuclear, no significan mucho a estas alturas, señaló ayer Lyndon LaRouche. Tenemos que generar palancas concretas y específicas para abordar la situación. Nos enfrentamos a un problema complejo que no se puede manejar con ningún enfoque lineal. No hay nada simple ni predecible en el proceso estratégico actual, y no hay ningún modelo que se pueda plantear que sea confiable. Cualquier cantidad de puntos álgidos puede detonar una conflagración global, y algunas veces las cosas suceden hasta por descuido.

Así que se en serio quieres impedir una guerra termonuclear global, dice LaRouche, pensar te sería de gran provecho

Un elemento importante consiste en mantener activos algunos elementos claves del Congreso de EU, en especial durante el peligroso período de receso de agosto, para mantener algún control o contrapeso ante el demente campaña bélica del Presidente Obama. Un ejemplo, pero tan solo uno, de la locura de Obama, es la escalada del gobierno la semana pasada para que las fuerzas armadas de Estados Unidos intervengan directamente —e inconstitucionalmente, sin autorización previa del Congreso— en otra guerra más en el Medio Oriente, esta vez en Siria. El menjurje infernal que se creó entre Turquía, Siria y Estados Unidos, y otras fuerzas que actúan en la región, es tan explosivo que solo se podría haber preparado en las cocinas de la Oficina Británica de Asuntos Árabes, para manipular a todos y cada uno de los participantes para diseminar el caos y la guerra.

Otro ejemplo de la demencia de Obama, que amerita un juicio político, es su anuncio del 3 de agosto sobre su nuevo plan ultraverde sobre el cambio climático, el cual sigue de manera estricta el guión que le pasaron los genocidas del imperio británico, agrupados en torno al nazi de toda la vida, príncipe Felipe. "Obama actúa como un idiota; se le botó un tornillo; está clínicamente demente", comentó LaRouche. "Esos informes muestran que es científicamente incompetente pero también que está clínicamente demente, y simplemente se le debe sacar de la Casa Blanca de inmediato".

El jueves 6 de agosto es un buen día para hacer el principio del fin del imperio británico y su campaña para una guerra termonuclear, no sólo porque es el 70 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima, pero más aún porque se celebra la inauguración del Nuevo Canal de Suez. Ese gran proyecto de desarrollo es ejemplar del tipo de nuevo orden económico mundial que están creando el BRICS y sus aliados, y el cual ayudará a poner fuera de servicio la era de especulación y saqueo imperial británica, de manera permanente.