Kerry exige a la ANSA que confronten a China, en tanto que China impulsa "agresivamente" el desarrollo por toda la región

8 de agosto de 2015

8 de agosto de 2015 — China y la mayoría de las naciones de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSA) se concentraron en el desarrollo de sus naciones en la recién concluida reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la ANSA en Malasia, pero el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry y los títeres filipinos de Obama despotricaron contra China por la "agresión" y "militarización" en el Mar del Sur de China por construir una cuantas islas artificiales, mientras que Estados Unidos mueven fuerzas militares en masa para rodear a China.

Después de días de forcejeos sobre la formulación del comunicado final, los cancilleres finalmente acordaron una declaración en donde muestran su "preocupación" por las acciones en el Mar del Sur de China sin nombrar ningún país en específico: "discutimos extensamente los temas relacionados al Mar del Sur de China y seguimos estando seriamente preocupados por los últimos acontecimientos recientes y que siguen sucediendo en la región. Tomamos nota de las serias preocupaciones expresadas por algunos ministros sobre los reclamos territoriales en el Mar del Sur de China, que han mermado la confianza, han aumentado las tensiones y pudieran socavar la paz, la seguridad y la estabilidad en el Mar del Sur de China".

El ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, K. Shanmugam le dijo el jueves en la mañana a los reporteros que se esperaba que el comunicado conjunto estuviera listo el día anterior pero que "hasta ahora no se ha finalizado. Hay algunas dificultades. Los párrafos relacionados al Mar del Sur de China están causando algunos problemas".

El ministro de Relaciones Exteriores de Filipinas, Albert Del Rosario, el halcón antichino más rabioso en Manila y en la ANSA dijo, según el New York Times que las Filipinas "van a parar sus trabajos de reclamos territoriales, si China lo hace", lo que confirma la declaración del ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, de que Estados Unidos tiene una doble moral, ya que solo denuncia a China por los reclamos territoriales.

Wang Yi sostuvo reuniones bilaterales con los cancilleres de Tailandia, Malasia, Vietnam y Laos, obteniendo un mayor apoyo para la verdadera "agresividad" de China, la construcción de enormes proyectos de desarrollo como parte del plan Una Franja una Ruta de Xi Jinping, discutiendo sobre ferrocarriles regionales y desarrollos portuarios, cooperación nuclear y más.