LaRouche:La destrucción de Puerto Rico es culpa de Obama; ¡saquémoslo!

5 de agosto de 2015

5 de agosto de 2015 - Lyndon LaRouche comentó ayer que la responsabilidad por el genocidio impuesto en contra de la mancomunidad de Puerto Rico recae totalmente en Barack Obama, quien está completamente del lado de Wall Street y se ha negado a hacer ningún tipo de arreglo ante la catástrofe económica y social de la isla o reconocer que Estados Unidos tiene una obligación histórica hacia este territorio de Estados Unidos.

Durante la reunión de cabildo abierto con activistas de Manhattan el pasado 1 de agosto, Lyndon LaRouche respondió una pregunta sobre Puerto Rico, y declaró que: "La situación puertorriqueña es una gran injusticia. ¡Es un hecho! Ahora bien, frente al hecho de que hay una gran injusticia en este caso, ¿qué hacemos al respecto? ¿Qué podemos hacer al respecto? Bien, no hay nada que podamos hacer ¡a menos que saquemos a Obama de la Presidencia! No se puede hacer nada por Puerto Rico mientras Obama siga estando en la Presidencia. Y hay muchas otras partes del planeta que están tan amenazadas como Puerto Rico!".

El desmantelamiento del sistema de salud de la isla es solo un ejemplo de lo que el gobernador Alejandro García Padilla ha calificado de "espiral de la muerte" por la que pasa la economía. Según The New York Times del 2 de agosto, 60% de los puertorriqueños dependen del Medicare (el programa federal de asistencia médica para los mayores de 65 años) o del Medicaid (el programa federal de asistencia médica para los de menores ingresos). Sin embargo, debido a la enorme disparidad en el financiamiento federal a la salud, en comparación con los 50 estados, por ejemplo, Puerto Rico recibe mucho menos anualmente en fondos federales para el Medicaid que cualquiera de los estados, a pesar de que paga los mismos impuestos para el Medicare y el Seguro Social y es más pobre que el estado de Misisipí, el estado más pobre.

Hoy en día, $25 mil millones de los $72 mil millones de dólares de la deuda de la isla son producto del dinero que el gobierno de la isla se vio forzado a pedir prestado en un período de varios años, para mantener a flote programas como el Medicaid y cubrir el déficit financiero. En enero, cuando el gobierno federal recorte en 11% los pagos a los planes populares de Medicare Advantage de Puerto Rico, al que están suscritos tres cuartas partes de la población en Medicare, los resultados van a ser catastróficos.

"El sistema de salud de Puerto Rico se dirige al colapso" advierte Dennis Rivera, presidente de la Coalición Crisis de Salud en Puerto Rico. "Se viene una cascada de recortes que van a tener implicaciones gigantescas, desastrosas" en una isla con una de las tasas más altas de diábetes, asma y otras enfermedades crónicas en Estados Unidos, y cuyos doctores están abandonando la isla en busca de mejores ingresos y empleos menos estresantes que en la isla. Cinco mil doctores dejaron la isla en los últimos cinco años.

En el diario Telegraph de Londres de ayer, Ambrose Evans-Pritchard se frota las manos ante la profundidad de la crisis de Puerto Rico, y lo que esto implica si los fondos buitre que tienen en su posesión grandes partes de la deuda de Puerto Rico, tienen éxito en dictarle una austeridad brutal a la isla, como lo hace el reciente informe del Centennial Group Latin America, comisionado y financiado por los buitres. "Puerto Rico se está convirtiendo en el caso de prueba sobre si los fondos compensatorios y los acreedores financieros pueden dictar legítimamente los términos a Estados semi-soberanos, o si hay un mayor interés social para limitar sus poderes legales", concluye.

No hay más que preguntarle a Argentina y Grecia.