Una severa sequía asola a Centroamérica y el Caribe; restringe el tránsito del Canal de Panamá

13 de agosto de 2015

13 de agosto de 2015 — Como resultado de la grave sequía que aflige a Centroamérica por los últimos dos años, la Administración del Canal de Panamá (ACP) ha tomado medidas drásticas y anunció que para el 8 de septiembre próximo reducirá temporalmente el calado máximo admisible en los barcos (la profundidad de la quilla de un buque debajo de la línea del agua) de 39.5 pies a 39 pies.

Esta es la primera vez desde 1998 que la ACP ha tomado tales medidas, lo cual afectará al 20% de los buques que pasan por el canal con calado mayor a 39 pies, de acuerdo al diario Journal of Commerce del 10 de agosto. Debido a la escasez de lluvias, que se atribuye al fenómeno del El Niño, los niveles del agua en los lagos de Gatun y Alhajuela que alimentan de agua dulce a las esclusas del canal, están extremadamente bajos. La ACP informó que podría imponer una restricción adicional sobre el calado de los barcos el 16 de septiembre, hasta 38.5 pies, y seguirá bajando el máximo en aumentos de seis pulgadas, si no hay un cambio en el patrón de lluvias actual.

Más allá de Panamá, la sequía ha devastado al resto de Centroamérica, así como a la región del Caribe, asolando la agricultura y ocasionando escasez de alimentos en algunas de las naciones más pobres del planeta. Este año, igual como ocurrió en 2014, la sequía en la región conocida como el "corredor seco", que se extiende desde el estado de Chiapas en el sur de México, hasta Costa Rica, muy probablemente acabara con la cosecha de septiembre, ya que no hubo lluvias durante los decisivos meses de la siembre en junio, julio y agosto. El año pasado resultaron afectadas por la sequía unas 450,000 familias, cuando menos, y 70% de estas perdieron sus cosechas. Se estima que en Guatemala, que tiene el quinto lugar de desnutrición en el mundo, cuando menos un millón y medio de personas están amenazadas con la "inseguridad alimentaria", un término diplomático para decir hambruna. El Salvador ya perdió cosechas de maíz y frijol valuadas en $100 millones de dólares, en lo que es un alimento básico en la dieta regional.

Ninguna de estas naciones, con una gran cantidad de agricultores de subsistencia, posee reservas de cereales.

Por todo el Caribe, la situación es también terrible. La República Dominicana, Haití, Jamaica, las Bahamas, Puerto Rico, y varias otras naciones, han sufrido enormemente las consecuencias de la sequía y enfrentan también la destrucción de las cosechas de otoño. En Puerto Rico, solo se surte el agua mediante camiones cisterna a los ciudadanos, pero cada cuatro días únicamente; en Jamaica, cada tres días. En la República Dominicana, según TVN-TV, se ha racionado el agua para la agricultura, lo cual tiene graves implicaciones para la seguridad alimentaria, de acuerdo al presidente de las Asociaciones de Riego del país, Rodríguez; advierte que la producción de arroz en el norte del país se ha reducido en un 80 por ciento.