Rusia señala a Obama por su plan de guerra asesino, militar y económico

12 de agosto de 2015

12 de agosto de 2015 — Hay un reconocimiento creciente en ciertos círculos decisivos del mundo, de una cuestión estratégica que Lyndon LaRouche ha venido subrayando desde hace tiempo: que las crisis económicas son el motor para la guerra, como es el caso de la actual desintegración financiera transatlántica y el peligro inmediato de una guerra termonuclear; y su inverso, que el verdadero desarrollo económico global impulsado por la ciencia es una estaca en el corazón para el imperio británico. El ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en ingles) general Michael Flynn, por ejemplo, destacó en su entrevista del 4 de agosto con la televisora Al Jazeera que el desarrollo económico en torno a la energía nuclear en zonas tales como el Medio Oriente es la clave para parar la guerra. Las "tácticas", dijo, no sirven para nada.

Este martes 11, el presidente de la Duma rusa (cámara baja del parlamento), Sergey Naryshkin, quien se conoce que es muy cercano al Presidente Vladimir Putin, publicó un artículo en Rossiiskaya Gazeta titulado "Provocaciones de agosto", en donde advierte de la probabilidad de que el Estados Unidos de Obama desate provocaciones mortales contra Rusia en las próximas semanas, y pone de relieve que detrás de este impulso de guerra está el saqueo de las naciones para sostener una gigantesca burbuja de deuda. Naryshkin señala que "agosto acaba de comenzar. Sin embargo sus primeros acontecimientos de manera muy elocuente dan una sensación de un profundo otoño político. A juzgar por todo, se prepara alguna acción de agravamiento... Confío en que no nos vamos a rendir ante esas provocaciones".

Lyndon LaRouche señaló ayer que la guerra económica y militar que lleva a cabo el Presidente Obama a nombre del imperio británico, son una y la misma cosa. "Obama nos está llevando a la guerra. Lo hace por órdenes del imperio británico. Su plan consiste en la reducción de la población, el mayor genocidio imaginable, y esa es la misión de Obama". La familia real británica también ha alineado al Papa detrás de su política de despoblación "verde".

LaRouche señaló que la llamada crisis de agua en California es parte de la misma política intencional: privar a la mayoría del planeta de la tecnología y los recursos necesarios para sobrevivir. Ahora vemos como se difunde eso por todo Centroamérica y el Caribe también. "El genocidio está golpeando en Sudamérica", declaró LaRouche, con la intención de reducir la población. "Esto es sangriento, esto es sucio".

Volviendo a Rusia, LaRouche destacó que el motivo por el cual ese país tiene problemas con su economía civil, no obedece a las sanciones de Obama, sino a que han sido obligados a emprender un enorme aumento en el gasto militar. Para el gobierno ruso, "nada va a invalidar la urgencia de la guerra", dijo LaRouche, y por eso es que están soportando una tremenda presión sobre su economía civil.

"'Nos enfrentamos a un enemigo empeñado en el genocidio en escala masiva, un enemigo cuya intención es la reducción salvaje de la población humana", concluyó LaRouche. Nuestra campaña para detener ese enemigo, incluyendo a la pieza que tiene actualmente en la Casa Blanca, exige el establecimiento de una nueva forma de gobierno en Estados Unidos, no tanto un candidato en lo personal o un Presidente, sino más bien que la institución de la Presidencia retorne a su propósito constitucional original de desarrollo económico.

Y eso hace del cambio de lencería en la Casa Blanca el primer punto en el orden del día.