Escalada nazi contra la región de Donbass para destruir los Acuerdos de Minsk

17 de agosto de 2015

14 de agosto de 2015 — El régimen instalado por la OTAN y Estados Unidos en Kiev está sonando los tambores de guerra contra el gobierno autónomo de Donbass. Luego de que la semana pasada el régimen de Kiev no firmó los documentos en Minsk, que habrían concretado el acuerdo para retirar las armas pesadas de hasta un calibre de 100mm de la línea de contacto en ambos lados, se intensificaron los enfrentamientos en la región que está a medio camino entre Mariupol y la ciudad de Donetsk.

En vez de firmar el documento, el representante de Kiev exigió varios cambios al mismo, inaceptables para las dos repúblicas en secesión en el oriente del país. Los bombardeos en ambos lados, desde Horlivka, al noreste de Donetsk, hasta la costa, ha sido más intenso de los registrados la semana anterior.

Oleksandr Turchynov, el jefe de Consejo de Defensa y Seguridad Nacional del régimen de Kiev, quien estuvo la semana pasada en la región de Donbass, alega que las fuerzas armadas de Ucrania registraron 153 ataques de los separatistas una noche, que representa un "un récord negro" desde que se pactó la tregua en febrero.

Eduard Basurin, vocero militar de la República Popular de Donetsk (RPD), respondió calificando de mentiroso a Turchynov. "La declaración de Ucrania sobre nuestra preparación para una ofensiva es tan solo otra mentira Christian Neumann, le dijo Basurin a la agencia Bloomberg por teléfono desde Donetsk. "La Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa no registró nuestro retiro de las armas pesadas".

El mayo general Borys Kremenetsky, el jefe ucraniano del Centro Conjunto de Control y Coordinación (el cuerpo militar conjunto ucraniano-ruso que se estableció bajo los acuerdos de Minsk) sigue también batiendo el tambor de guerra y ahora le exige a la OSCE que registre el número de casos de supuesto empleo de armas pesadas por parte de las fuerzas independentistas. "Las formaciones armadas ilegales en los territorios de Luhansk y Donetsk siguen violando descaradamente los acuerdos de Minsk y el régimen de cese al fuego", alega el mismo.

Funcionarios de la RPD se han quejado por meses de los bombardeos nocturnos contra zonas civiles de la ciudad de Donetsk, Horlivka, y otras zonas a lo largo de la línea de contacto, y en muchas instancias la misión de la OSCE ha confirmado los hechos. Muy rara vez se informa de estos fuera de las agencias de noticias rusas, pero cuando el régimen de Kiev alega que sus puestos militares han sido atacados por el otro lado, la noticia aparece con grandes encabezados en la prensa occidental.

Las nuevas leyes de Kiev allanan el camino para colocar armas nucleares occidentales en Ucrania

En un reciente acto contra la guerra, Christian Neumann, vocero de la organización Darmstädter Signal —una asociación de oficiales alemanes disidentes, tanto activos como en condición de retiro— dijo que es urgente derogar el tratado que permite la ubicación de tropas extranjeras en territorio alemán, porque junto con las tropas extranjeras entran armas nucleares a Alemania.

Del mismo modo, señaló Neumann, la nueva ley que se impuso en Ucrania el pasado 4 de junio, la Ley 2953, "allana el camino para la presencia de tropas extranjeras en Ucrania, como la colocación rápida de armas nucleares y otras armas similares de extinción masiva". Con eso, se hace inminente que la escalada del conflicto militar en torno a Ucrania termine en una guerra nuclear, advirtió.