Un minuto para el crac financiero, un minuto para la guerra

19 de agosto de 2015

19 de agosto de 2015 — "El reloj para el día del juicio final de un crac global marca un minuto para la media noche", es el titular de la advertencia que publicó ayer el diario londinense Telegraph; al mismo tiempo, el corresponsal de una agencia rusa le preguntó un líder del movimiento de LaRouche en Alemania, "¿cuántos minutos marca el reloj para una guerra (termonuclear) entre Estados Unidos y Rusia?"

El crac financiero, en realidad, está ya en la cima de Wall Street y la City de Londres; esta creando la "picazón" para provocar una guerra global entre el títere Obama contra Rusia y China. La presidencia de Obama ha sido un veneno para las economías transatlánticas desde el crac de 2008, y él ha impulsado una guerra tras otra, acumulando el conflicto hacia una confrontación nuclear con Rusia y China. Su salida del cargo es lo único que elimina la amenaza.

La oportunidad central que tienen Estados Unidos y Europa para sobrevivir tanto a Obama como al crac de Wall Street, es la movilización transatlántica de las fuerzas del movimiento de LaRouche y la EIR en torno a la declaración que pide la salida inmediata de Obama de su cargo, y restaurar el diálogo y la cooperación económica con las naciones del BRICS. Un paso importante en esa dirección es la entrevista que le hizo Radio Sputnik Alemania con los dirigentes del partido político alemán Movimiento Solidaridad por los Derechos Civiles (BueSo) que preside Helga Zepp-LaRouche.

Esta movilización tiene su centro en la Ciudad de Nueva York, en Manhattan, con lo que estamos hacienda ahí para guiar e inspirar lo que hacemos en el resto de Estados Unidos y del mundo. La serie de eventos del 16 de agosto, empezando con la reunion con el director fundador de EIR, LaRouche, y el concierto clásico del sábado en la noche, son ejemplos destacados para reclutar a los activistas culturalmente optimistas que harán esto posible, detener la guerra nuclear en el límite.

Como lo señaló LaRouche durante esos eventos, Wall Street está muerto. A pesar de su garra muerta sobre Obama y algunos líderes republicanos, está muerto y acabado. El verdadero Manhattan de Alexander Hamilton está volviendo a la vida. La movilización también involucra el principio de la Glass-Steagall.

"Todos saben que esta nación está muriendo bajo Obama", dijo LaRouche. "El futuro del país bajo este gobierno no tiene esperazas". Tenemos que sacarlo para salvar al país. El futuro de la nación depende de la concentración de las fuerzas intelectuales y del entusiasmo cultural en Manhattan, para dirigir la movilización para forjar una nueva Presidencia. "El tipo de espíritu", dijo LaRouche said, "que no se ha visto en años".