O'Malley dice que la ONU tiene que asumir responsabilidad por la epidemia de cólera en Haití

20 de agosto de 2015

20 de agosto de 2015 — En una columna publicada el 17 de agosto por CNN, el precandidato demócrata a la Presidencia Martin O'Malley dijo que las Naciones Unidas tienen que trabajar para ponerle fin a la epidemia de cólera que accidentalmente llevaron a Haití cuando los cuerpos de paz nepaleses introdujeron sin saberlo una cepa de cólera al viajar a Haití en el 2010 después del terremoto.

O'Malley destacó que no se habían registrado casos de cólera en Haití en 100 años, y que después del terremoto "reapareció misteriosamente el cólera y se produjo una epidemia devastadora. Ahora ya ha afectado a más de 700,000 personas, y ha cobrado las vidas de casi 10,000... Las Naciones Unidas inicialmente han negado haber tenido algo que ver con el brote y se han negado a resarcir los daños, alegando inmunidad bajo la convención de 1946. En enero, un juez estadounidense desechó la demanda presentada por grupos de derechos humanos que buscaban una compensación para las víctimas haitianas".

Sin embargo, debe destacarse que Barack Obama es el que tiene la responsabilidad última por la diseminación del cólera en Haití, al negarse a tomar las medidas de emergencia propuestas por Lyndon LaRouche después del terremoto del 2010, lo que garantizó así que muriesen miles de haitianos más, debido a la falta de infraestructura sanitaria y un adecuado servicio de salud y viviendas. Hoy, cinco años después del terremoto, los haitianos siguen viviendo un infierno, en condiciones infrahumanas abandonados por la comunidad internacional de "donantes".

O'Malley, quien se reunió recientemente con los haitiano-americanos para recibir un informe actualizado sobre la crisis, escribió que el mes pasado, "154 lideres y organizaciones haitiano-americanas expresaron su 'profunda indignación' ante la negativa de las Naciones Unidas a asumir responsabilidad por sus errores, destacando la necesidad de que haya justicia y mayores recursos para combatir la enfermedad. Y el año pasado, 77 miembros del Congreso enviaron una carta exhortando a las Naciones Unidas a que establezca un mecanismo de arreglo con las víctimas".

O'Malley dijo que la ONU tiene que reconocer su papel en la epidemia actual y ampliar su campaña para combatirla. "Dado que el cólera es una enfermedad transmitida por el agua, un huracán más y Haití podría sufrir un despunte masivo en las infecciones".

Agregó que "Estados Unidos tiene que asumir un mayor papel de liderato en nuestro propio hemisferio. Debemos encabezar un esfuerzo junto con las Naciones Unidas para que mejore el financiamiento de lo que tiene que hacerse antes de que todos tengamos que enfrentar las consecuencias de nuestra inacción. Sociedades saludables, funcionales y estables en nuestra mitad del mundo, encaja totalmente con nuestro interés nacional. El cólera ya se ha diseminado a otros países, y se ha reportado un caso en Florida. Tenemos que garantizar que las agencias como el Centro de Control y Prevención de Enfermedades tengan los recursos que necesitan para hacerle frente a las crisis antes de que lleguen hasta nuestras fronteras.

"Como Presidente, yo adoptaría un nuevo enfoque de seguridad nacional enfocado en ser proactivo, reducir las amenazas de largo plazo y revitalizar nuestras alianzas regionales. Empezaría por mejorar nuestras relaciones con nuestros vecinos más cercanos, guiados por los principios de transparencia y responsabilidad".