Experto alemán en guerra nuclear: EU necesita un Presidente que hable con Putín como lo hizo Kennedy con la URSS

21 de agosto de 2015

21 de agosto de 2015 — Un alto estratega alemán le está diciendo a todos los que buscan su consejo y escuchan, como lo ha hecho el Instituto Schiller, que Putin tiene un objetivo estratégico, que consiste en que Estados Unidos trate a Rusia como una potencia nuclear en igualdad de condiciones. Nadie entiende esto en Alemania. Y para Putin, justamente por esta razón, solo Estados Unidos es el que está cuestionado para resolver las numerosas crisis, en particular la de Ucrania. Merkel y Hollande han llegado al punto de agotar el Proceso Minsk, ya se alcanzó lo máximo que se podía obtener de esto y ya no es posible lograr nada más. Hemos llegado ahora a tal nivel en la crisis en Europa, con Ucrania, Medio Oriente, y la crisis de refugiados, que ahora se están superponiendo todas, que las cosas se están precipitando rápidamente. Rusia se ve a sí misma como una potencia nuclear estratégica, razón por la cual medidas como las sanciones y las maniobras militares han fracasado. La capacidad de Rusia para resistir el sufrimiento se ha subestimado por completo en Occidente. En términos de la aceleración de la crisis en Ucrania, Rusia no distingue en su planificación militar entre el combate convencional o nuclear, a diferencia de algunos en Occidente, que piensan que los juegos militares convencionales van a tener un efecto, y que no quieren ver las ilusiones que se hacen y los peligros nucleares en dichas escaladas. "No hay ya un cortafuegos entre lo convencional y lo nuclear". El anuncio de Putin de una nueva adición de misiles, que van a volver inútiles el juego detrás de los sistemas de Defensa Antimisiles estadounidenses en Europa, deja en claro que Putin está pensando estratégicamente en relación a su enfrentamiento con EU y donde, incluso hasta Ucrania pasa a segundo término. [Énfasis añadido].

Se le dio un informe sobre el intercambio público en mayo del 2015 en un evento en Maguncia entre el representante del Instituto Schiller y tres coroneles del Ejército de EU y el brigadier general Markus Laubenthal —un alemán que es Jefe de Personal del general Hodges, comandante del Ejército de EU en Europa (USAREUR) en Wiesbaden-Erbenheim— en donde Laubenthal respondió a cun comentario sobre la amenaza de una escalada nuclear, diciendo "por supuesto que necesitamos una solución política" y un coronel del Ejército de EU respondió que el despliegue del USAREUR en los Estados del Báltico este verano había sido puro "espectáculo". El experto respondió que no es cierto que solo haya una "solución política". En realidad, Rusia podría imponer rápidamente una solución militar a la crisis en Ucrania. Cuando Putin dijo que Rusia podría tomar Kiev en 14 días, en realidad estaba sobrestimando el tiempo; lo pueden hacer de 7 a 10 días. El experto conoce al ejército ucraniano y no puede competir con las fuerzas armadas de Rusia. Deberían de estar felices de que Putin se haya refrenado. Rusia no está interesada en apoderarse de una dilapidada economía ucraniana. Aunque la OTAN en general es una alianza militar fuerte, no es capaz de defender a Ucrania y sucede lo mismo en los Estados del Báltico en donde Rusia se podría mover en cuestión de horas.

Necesitamos un enfoque hacia los rusos basado en un equilibrio de intereses y en el contexto del reconocimiento estratégico como potencia nuclear que Rusia quiere. Cuando Merkel defiende el principio de la integridad territorial de Ucrania, es decir que Crimea le pertenece a Ucrania, suena como un principio moral muy elevado, aunque no factible, ni siquiera con guerra. El conflicto es estratégico entre dos superpotencias nucleares y solo se puede arreglar a ese nivel.

El experto comparó la situación con la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962, que solo la resolvieron Khrushchov y el Presidente John F. Kennedy en base a un equilibrio de intereses. A pesar de que Rusia está metida en varias operaciones alrededor del mundo, diseñadas como cartas de negociación, como con los misiles en Cuba y los misiles estadounidenses en Turquía en 1962, el problema es que en Estados Unidos no hay un Kennedy en la Presidencia. En base a experiencias anteriores con agencias de alto nivel que tienen que ver con la reducción de hostilidades nucleares entre las fuerzas armadas de EU y Rusia en los 1990, esperaría que el actual secretario de la Defensa de EU Ashton Carter [entrenado como físico en la Teoría Cuántica de Campos, Carter trabajó estrechamente con los senadores Nunn y Lugar para negociar razonablemente con Rusia sobre arsenales nucleares después de la desintegración de la URSS] mantuviera la cabeza fría, pero no tiene información sobre lo que realmente está pasando en los altos círculos de EU. No hay político en Occidente que entienda esta dinámica real, ni Merkel, ni Hollande, ni Obama. A pesar de que los BRICS son importantes, lo que se necesita es un gobierno en EU que reconozca esto y que por lo tanto se siente y trabaje con Putin sobre este interés estratégico.

El experto es una voz muy necesaria para las discusiones en los círculos estadounidenses que quieren evitar el horror de un conflicto nuclear y que tienen cierto entendimiento militar sobre qué tan fácil podría ser que sucediera.