Desesperados lamebotas del imperio británico calumnian a LaRouche y al candidato laborista Jeremy Corbyn ...

22 de agosto de 2015

Desesperados lamebotas del imperio británico calumnian a LaRouche y al candidato laborista Jeremy Corbyn. ¿Quién le teme a la Glass-Steagall?

22 de agosto de 2015 — Durante las últimas 48 horas, una facción de la oligarquía financiera británica y de la élite de la City de Londres desató una loca campaña de calumnias contra el estadista estadounidense Lyndon LaRouche y el candidato al Liderato del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, que más que nada refleja su histeria por la rápida desintegración del sistema financiero transatlántico y su terror a LaRouche, en particular.

Claramente, esos parásitos del imperio tienen la Glass-Steagall en la cabeza. LaRouche no solo ha puesto la Glass-Steagall en el centro de la campaña presidencial estadounidense de 2016, sino que ha hecho un llamado para que se implemente en todo el mundo, lo cual ha generado una ola de respaldo en varios países, tal como en Gran Bretaña. Corby es un proponente de la reforma Glass-Steagall, y tiene muy buenas posibilidades de quitarle el liderato del Partido Laborista a la pandilla destructiva del "Nuevo Laborismo" del ex primer ministro Tony Blair en las elecciones internas que concluyen e1 12 de septiembre. Esto tiene a Blair vuelto loco.

Esta nueva racha de calumnias que se publicaron simultáneamente en el tabloide británico The Daily Mail, en el noticiero de Internet International Business Times (IBT) y en el periódico judío británico Jewish Chronicle, desde el 20 de agosto, desentierra todas las calumnias conocidas contra LaRouche, desde que es un siniestro "neonazi", líder de una secta antisemítica y un teórico de las conspiraciones, y que está involucrado en el suicidio del ciudadano británico Jeremiah Duggan en Alemania en 2003. Luego lo vinculan a Corbyn por la entrevista de 25 minutos que le dio a los colegas de LaRouche en Australia, el Citizens Electoral Council (Consejo Electoral Ciudadano, CEC), cuyo video se proyectó en su conferencia anual en marzo de este año.

El The Daily Mail es particularmente virulento, con un encabezado histérico que dice "Revelado: El favorito al liderato laborista Jeremy Corbyn habló en la reunión de un grupo aliado a 'neo-nazis' americanos", y dice que LaRouche y "su esposa alemana Helga... han pasado años promoviendo el antisemitismo en su revista". Todas esas calumnias ya están completamente desacreditadas, pero forman parte de la campaña que sacaron en 2004 "agarren a LaRouche", en torno al caso Duggan, dirigida por la baronesa Symons, una persona que es uno de los pilares del comercio internacional de armas y que tiene fuertes ligas a los saudíes, y al notorio pedófilo lord Janner de Braunstone, a quienes Tony Blair nombró Pares Vitalicios (Peer for Life).

El The Daily Mail es como un fregadero de cocina, porque tiene muchas facciones políticas y de círculos de inteligencia que lo surten. Pero hay una ironía especial en su encabezado chillón sobre LaRouche y los neonazis. Fuentes diversas coinciden en que el primer vizconde lord Rothermere, Harold Sidney Harmsworth, bisabuelo del actual lord Rothermere, dueño del Mail, fue un admirador incondicional de Adolf Hitler, Benito Mussolini, y del fascista nacional británico, lord Oswald Mosely.

En 1933, el primer vizconde Rotheremere escribió: "Yo exhorto a todos los hombres y mujeres jóvenes británicos a estudiar muy a fondo el avance del régimen nazi en Alemania. No se deben dejar llevar por las falsedades de sus oponentes". (Reportado en futiledemocracy.wordpress.com, el blog Futile Democracy, del 1 de octubre de 2013).

En 1934, el primer vizconde Rothermere viajó a Alemania para reunirse con Hitler, a quien se refirió como "Mi querido Fuhrer". Fotos de los dos se pueden encontrar fácilmente en Internet.