Acalorado debate en Gran Bretaña sobre la política del candidato laborista Corbyn contra la austeridad

26 de agosto de 2015

26 de agosto de 2015 — El candidato al liderato del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha provocado un alboroto entre los círculos financieros de la City de Londres y sus facciones afiliadas entre los toris (conservadores) y laboristas, al insistir en que Gran Bretaña no puede salir de su atolladero económico a menos que se desechen las políticas de austeridad y adoración al libre mercado del gobierno de Cameron, y se les sustituya con inversiones a largo plazo en infraestructura y en la fuerza de trabajo cuyas capacitaciones se han visto diezmadas por las políticas de los últimos años.

Un artículo en el diario londinense Telegraph del lunes 24 de agosto refleja esa histeria. El artículo destaca los comentarios del principal asesor económico de Corbyn, Richard Murphy, quien dijo en el programa "Today’’ de Radio 4 de la BBC que "no existe tal cosa" como un Banco de Inglaterra (BOE) independiente y advirtió que cualquier gobernador del BOE que no lleve a cabo los planes del gobierno de Corbyn de "Alivio Cuantitativo para el pueblo", saldría "en el próaimo avión" fuera de Gran Bretaña. Murphy se refería a la propuesta de Corbyn de financiar proyectos de infraestructura mediante un banco nacional de inversiones, cuya deuda seria comprada por el BOE, convirtiendo así al banco central en el financista de los gastos del gobierno en los proyectos deseados. "Expertos" no identificados por nombre advirtieron que el plan de Corbyn violaría algunas leyes de la Unión Europea.

Mas allá de este tema especifico, Corbyn esta polemizando, como lo hizo en un articulo de opinión del 23 de agosto en el diario Observer, con que "los tories nos están llevando de vuelta a 1979", los días de gloria de Margaret Thatcher. Para revivir las manufacturas, junto con la construcción de vivienda, los servicios sociales, mejorar los salaries y la educación, "necesitamos un estado estratégico, no un gobierno ausente" que ha producido "un abismo de inequidad".

Aunque los enemigos de Corbyn califican estas políticas de "extremas’’, 41 economistas firmaron una carta que se publicó el 23 de agosto en el Observer de Londres, con el encabezado "La oposición de Jeremy Corbyn a la austeridad es en realidad la corriente económica tradicional, respaldada hasta por el conservador FMI". La carta señala que "él busca fomentar el crecimiento y la austeridad... A pesar de la andanada de cobertura en los medios alegando lo contrario, lo que es extremo es la política del gobierno actual y sus objetivos", y ponen como ejemplo el fallido intento por equilibrar el presupuesto mediante recortes salvajes que afecta a los mas vulnerables en la sociedad.

En un articulo de opinión por separado en el Observer, Blanchflower destaca que el no apoya a Corbyn o comparte muchas de sus perspectivas, aunque reiteró que no hay nada extremo sobre políticas que fomentan el crecimiento y expresan preocupación por el bienestar del pueblo.

El texto de la carta (en inglés) con los firmantes se encuentra en:

http://www.theguardian.com/politics/2015/aug/23/jeremy-corbyn-opposition-to-austerity-is-actually-mainstream-economics.