LaRouche: El sistema transatlántico está acabado; hay que sustituirlo ya

26 de agosto de 2015

26 de agosto de 2015 — Desde el lunes 24 de agosto, todo el sistema transatlántico está acabado, declaró ayer Lyndon LaRouche. Ahora enfrentamos un derrumbe sistémico global del sistema, lo cual va a producir efectos tempestuosos efectos impredecibles en todo el planeta, en los próximos días y semanas. Veremos que para el fin de semana surge un nuevo patrón, y fuera de LaRouche y sus asociados, nadie es capaz de hacer frente a lo que viene.

En este momento nadie conoce la profundidad de la crisis, dijo LaRouche, pero lo que es claro es que lo que tenemos enfrente es un derrumbe general imparable del sistema global. Eso significa que tenemos que borrar todos los activos ficticios de Wall Street, cerrarles el negocio por completo, y proceder rápidamente a construir la economía física en Estados Unidos y globalmente.

LaRouche se rió de la idea de que el mentado "Lunes Negro" 24 de agosto sea la causa de la crisis; el crac fue solo la manifestación del hecho de que los mercados comenzaron a ponerse al día con la realidad de la total bancarrota del sistema. Del mismo modo es totalmente erróneo culpar a China de la crisis. Los pusieron en aprietos debido al desplome del comercio mundial, lo cual afecta a la economía china significativamente, pero ellos no son la causa, subrayó LaRouche.

El epicentro es el sistema financiero transatlántico: ahí es donde está ocurriendo el verdadero crac. Países como China, India y demás naciones del BRICS, y las naciones asociadas a ellos, tienen mejores posibilidades de sobrevivir a la vorágine. Estados Unidos no tiene posibilidades de sobrevivir, dijo LaRouche, a menos que se implementen rápidamente las medidas que ha especificado: un retorno inmediato a la reorganización del sistema financiero según las normas de la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, para sustituirlo por un sistema de crédito hamiltoniano que proporcione crédito para proyectos que empleen productivamente a la población y que mejore sus capacidades científicas y culturales. La economía física puede repuntar con este cambio en la política económica.

Para iniciar esto, se debe sustituir de inmediato a la Presidencia de Obama con una que sea capaz de abordar la crisis. Obama todavía se propone lanzar una guerra termonuclear contra Rusia y China, motivado por la crisis financiera, y por lo tanto su salida del cargo es doblemente urgente. Es fundamental que haya un equipo presidencial que lo sustituya, subrayó LaRouche, no un solo individuo. Para esta semana, Hillary Clinton está fuera de consideración, porque ella se ha alineado con Wall Street por completo, a través del pacto con Obama motivado por el terror. El mismo lío se encuentra en el lado republicano; "y no seas un Trump para Wall Street", agregó LaRouche.

Esta realidad es lo que está moviendo todo. Lo único que está fijo, es que hemos entrado en un período de crisis permanente.

Nuestra tarea consiste en educar a la gente, como lo estamos hacienda en el Proyecto Manhattan de LaRouche, para desarrollar en ella las capacidades de lo que va a necesitar la nueva economía de la humanidad. Nuestra piedra angular es la educación musical clásica yel programa científico de China centrado en su programa lunar para explotar el helio-3 para desarrollar la energía de fusión nuclear. Estas son las nuevas capacidades que necesita la humanidad.