En Estados Unidos, el crac sigue, la deuda crece, la industria petrolera se cae

28 de agosto de 2015

28 de agosto de 2015 — El derrumbe del sistema transatlántico sigue su marcha y Wall Street sigue en bancarrota, a pesar del repunte fraudulento con la dosis de inyección hipodérmica financiera de los bancos centrales para encubrir la apariencia del derrumbe. El 27 de agosto el gobierno de Estados Unidos dio a conocer una versión "revisada" del Producto Nacional Bruto (PNB) para el segundo trimestre, y resultó en un crecimiento de 3.7%. Esta supuesta noticia feliz pretende presentar un cuadro ficticio de que la economía estadounidense está creciendo, mientras que la de China se está derrumbando, para darle un empujón a los mercados financieros. Sin embargo, la misma agencia del gobierno de Estados Unidos informó que el Ingreso Nacional Bruto (INB), que teóricamente debería ser lo mismo que el PNB, solo aumentó un 0.6%, lo cual muestra lo que todo mundo sabe: es la economía de Estados Unidos la que se está derrumbando, y la única solución cuerda es declarar a Wall Street en bancarrota y restablecer la ley Glass-Steagall.

Otra muestra de lo mismo es que el derrumbe de la economía física de Estados Unidos está llevando la deuda de la industria petrolera a niveles astronómicos. Según la agencia Bloomberg, las compañías petroleras de EU necesitan $550 mil millones de dólares para cubrir sus deudas durante los próximos cinco años, siempre y cuando el petróleo siga a $40 el barril. Ayer el precio del petróleo subió en los mercados financieros gracias a las cifras de fantasía que presentó el gobierno de EU, pero eso no va a durar mucho. Es más probable que el precio se desplome más aún y que la deuda siga creciendo hasta que se reconozca la bancarrota de Wall Street.