Cómo creó Obama la crisis de inmigración en Europa. ¿Por qué se acobarda Europa cuando se trata de Obama?

29 de agosto de 2015

29 de agosto de 2015 — Aunque Europa se ve abrumada con el tsunami de inmigrantes del Medio Oriente y África, nadie ha tenido el valor de hacer responsable a Barack Obama y sus guerras ilegales en Libia y Siria. Y sin embargo, la evidencia de la responsabilidad de Obama en esta tragedia humana, no podría ser más clara.

Obama lanzó la guerra para derrocar a Gadafi en Libia, dándole todo su apoyo al Grupo Combatiente Islámico Libio (GCIL), afiliado a Al-Qaeda, entre cuyos miembros principales se contaba Abdel Hakim Belhadj, Khalid al-Shariff, Sami Al-Saadi, Abu Sufian y Abdal Wahhab Mohammad Qaid. Obama le proporcionó las armas al GCIL a través de Catar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Una vez que fue asesinado Gadafi, esta misma red del GCIL afiliada a Al-Qaeda se apoderó entonces de las armas de los arsenales libios y se las canalizó a las organizaciones terroristas Al-Qaeda y lo que sería el EIIS, en Siria y toda África.

Desde entonces, la aterrorizada población de estas naciones ha estado tratando de escapar hacia Europa. Sin embargo, esas mismas redes terroristas que Obama armó a partir de Libia, dirigen el negocio del tráfico humano para seguir financiando sus operaciones terroristas.

Todos estos hechos son bien conocidos y solo por cobardía se les pasa por alto. El "Informe del Panel de Expertos sobre Libia" del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidos, publicado el 23 de febrero de 2015 informa lo siguiente en relación a la transferencia de armas de Libia.

200. La investigación del panel indica que, a pesar de la alta demanda en Libia, todavía están proliferando fuera del país las armas y municiones. Bajo este mandato, el Panel visitó Chad, Egipto, el Níger, Túnez y la República Árabe Siria, países que se han visto afectados por la proliferación de armas, desde que empezó el levantamiento en Libia.

201. La información recogida indica que las armas que se originaron en Libia han reforzado significativamente la capacidad militar de grupos terroristas que operan en diferentes partes de la región, entre ellos Argelia, Egipto, Mali y Túnez en particular. El tráfico de armas es solo uno de los síntomas visibles del desarrollo de la cooperación entre grupos libios y entidades terroristas regionales en los últimos años.

202. Transferencias a través de las fronteras occidentales. El tráfico de armas a Argelia y Túnez ha continuado durante el mandato. Las autoridades tunecinas le dijeron al Panel que la mayor parte del material militar utilizado en las actividades terroristas provino de Libia.

203. Transferencias a través de las fronteras orientales. Egipto sigue siendo uno de los destinos principales de las armas libias. Asimismo, continúa la transferencia a Gaza a través de Egipto. Aunque la República Árabe Siria era un destino importante de las armas libias en los dos primeros años del conflicto, esa tendencia parece haber disminuido en los últimos 12 24 meses.

204. Transferencias a través de las fronteras del sur. Desde la revolución en Libia se han establecido varias redes de tráfico de armas en el sur de Libia, que siguen alimentándose de los arsenales que se desconcentraron durante y después de la revolución. Esto garantiza una proliferación sostenida fuera del país, en particular hacia el sur, Argelia, Níger, Chad y el Sudán.

205. Con la ausencia de control del Estado sobre el sur de Libia desde la revolución, y el surgimiento de grupos terroristas regionales en la región, han aumentado las inquietudes de que la región del sur se convierta en una zona estratégica para grupos terroristas en el Sahel, en especial en términos de entrenamiento, financiamiento, descanso y recuperación, reclutamiento y adquisición de material militar. Durante el 2014, la Operación Barkhane encabezada por Francia en varias ocasiones decomisó y destruyó en Níger material proveniente de Libia y destinado a grupos terroristas en Mali.

El mismo informe del Consejo de Seguridad de la ONU también informa sobre la participación de los grupos terroristas de Libia en el control del lucrativo negocio de los migrantes.

195. El Panel entrevistó a varios profesionistas que trabajan sobre el problema de la migración ilegal a Europa vía el Mar Mediterráneo. Afirmaron que las redes internacionales que están organizando el tráfico de humanos tienen agentes incorporados en los grupos armados libios que controlan el territorio a lo largo de las rutas de contrabando. Los grupos armados proporcionan acceso y ayudan a asegurar estas operaciones a cambio de una cuota. La mayor parte de los inmigrantes ilegales que son recogidos por la armada y guardia costera italiana vienen en embarcaciones no aptas par navegar. El papel de Libia en la migración ilegal es central. Funcionarios italianos le explicaron al Panel que, de los 167,184 emigrantes rescatados del mar en 2014, 141,484, o sea un 85%, salieron de costas libias.

196. El negocio del tráfico humano genera un ingreso considerable. Los migrantes, especialmente de África occidental y del Cuerno de África, tienen que pagar a los traficantes por tramos de su viaje. Los migrantes entrevistados en Italia explicaron que los precios solo para el último tramo, el cruce en bote, varía entre $800 y $2,000 dólares, dependiendo de las condiciones del mar, el tipo de embarcación, puerto de partida y clase de viaje. Esto significa que, a un precio promedio por emigrante de $1,200, la última parte de la cadena de contrabando generó un volumen de ventas total de casi $170 millones de dólares en 2014. La mayoría de los migrantes ilegales salen de la costa occidental de Libia. El Panel no ha podido confirmar los nombres de las milicias y los líderes de las milicias involucradas, aunque continua investigando este asunto.

197. En un tema relacionado, grupos armados controlan varios cruces fronterizos y puntos de entrada importantes, lo que les permite obtener un porcentaje del comercio y las operaciones de contrabando, tales como drogas, armas, mercancías y combustible.

A pesar de que el informe de la ONU afirma que no han podido confirmar los nombres de las milicias o de los líderes de las milicias involucrados, en realidad el informe en si, sí identifica el papel de líderes claves del GCIL que fueron respaldados por Obama para derrocar a Gadafi y después utilizados en la campaña para derrocar al Presidente Assad de Siria.

Una de las personas claves identificadas en el informe es Khalid al-Shariff. Khalid al-Shariff fue nombrado viceministro de Defensa de Libia el 11 de enero del 2013. Anteriormente él había sido vice emir del GCIL (vinculado a Al-Qaeda), y como tal era el comandante militar del GCIL. Luego de la liberación de Trípoli, trabajó con el Consejo Militar de Trípoli encabezado por Abdel Hakim Belhaj, que es el emir del GCIL. Khalid al-Shariff después se fue a formar la Guardia Nacional, que trabaja directamente con la Guardia Fronteriza y la Policía Judicial en la supervisión de las muchas prisiones. A pesar de que Khalid al-Shariff ya fue sacado de su puesto de viceministro de Defensa, sigue manejando la Guardia Nacional que tiene 10,000 combatientes a su disposición.

En las secciones 134,135 y 143 del informe del Consejo de Seguridad de la ONU, el Panel de Expertos informa que en su puesto de viceministro de la Defensa de Libia, Khalid al-Shariff pasó por encima del Departamento de Adquisiciones Militares del Ministerio de Defensa de Libia para firmar autorizaciones para distribuir armas a los grupos terroristas.

134. Ninguna de las dos transferencias detalladas a continuación fueron firmadas por el funcionario del Departamento de Adquisiciones Militares del Ministerio de Defensa, quien no estaba enterado de las mismas. Fueron firmadas por el entonces viceministro de Defensa y ex miembro del Grupo de Combatientes Islámicos Libios (GCIL), Khalid AlShariff, quien hoy tiene vínculos claros a Operación Fajr. Entrevistas llevadas a cago en el 2013 con el Departamento de Adquisiciones Militares, personal del Ministerio de la Defensa y funcionarios internacionales, indican que el Sr. Alsharif pasaba por encima del Departamento de Adquisiciones Militares, y utilizaba su posición para asegurar acuerdos sobre armas y proporcionarle material a los cuerpos de seguridad que él favorecía. Análisis de notificaciones sometidas a la Comisión muestran que, entre octubre del 2013 y mayo del 2014, cinco de ellas incluyen documentos de adquisiciones firmados por el Sr. Alsharif por cantidades significativas de armas pequeñas, armamento liviano y municiones relacionadas.

142. En noviembre de 2014, el Panel inspeccionó la carga de la embarcación Nour M, incautada en Grecia en noviembre de 2013 (ver párrafos 89-93 y anexo confidencial I del documento S-2014-106 para detalles completos del caso) que incluía 55 contenedores y más de 32 millones de rondas de municiones (1,103 toneladas) para rifles de asalto y ametralladoras, camino a Trípoli. Las autoridades griegas le proporcionaron a la Comisión y al Panel toda la información y la documentación. Esta última indicaba que el remitente era UKRINMASH, una compañía estatal ucraniana, el destinatario era el Ministerio de Defensa de Libia y que el acuerdo fue procesado por TSS SILAH VE SAVUNMA SANAYI DIS TICARET LIMITED SIRKETT, una compañía turca. El barco le pertenecía a TSS GROUP TUTUN SIGARA SANAYI VE, otra compañía turca. Hasta la fecha, Grecia no ha iniciado ningún proceso judicial en relación a este caso de violación.

143. La nota de las autoridades libias confirmando a las autoridades ucranianas que las autoridades libias estaban listas para recibir la carga fue firmada por Khaled Alsharif.

Recientemente, se ha revelado que el tercer hijo de Muamar Gadafi, Saadi Gadafi, quien está detenido en la prisión de Hadba, bajo el control de Khalid al-Shariff, ha sido sometido a torturas. Un video publicado por Arabic Clear News muestra a Saadi Gadafi siendo azotado en las plantas de los pies por tres individuos no identificados. El abogado de Gadafi ha calificado este tratamiento como "un delito internacional, delito de tortura y tratamiento cruel e inhumano".

El mismo Informe del Consejo de Seguridad indica que está totalmente consciente de dicha tortura aplicada por la Guardia Nacional, que maneja la prisión, de Khalid Alsharif.

79. Primero, el Panel ha recibido informes consistentes de serios abusos en contra de los derechos humanos en la prisión de Hadba en Trípoli. La prisión está controlada por los milicianos supervisados por Khaled Alsharif y comúnmente se les conoce como la Guardia Nacional, que es el grupo armado comandado por Alsharif durante la revolución. Las instalaciones de Hadba son probablemente las más famosas en Libia porque personajes claves del antiguo gobierno, como Abdullah Senussi y Saadi Gadafi, están prisioneros ahí.

La evidencia que se presenta aquí es conocida por el Consejo de Seguridad de la ONU, la totalidad de la comunidad internacional, incluyendo las naciones europeas a donde tratan de escapar los migrantes.

¿Dónde está la indignación en Europa y otras partes en contra de Obama por su "decisión premeditada" de aliarse a Al-Qaeda en Libia para derrocar y asesinar a Gadafi?