División entre los Bancos Centrales sobre qué hacer ante la desintegración

25 de agosto de 2015

25 de agosto de 2015 — En la fase del lunes 24 por la mañana del derrumbe de los mercados de valores, los bancos centrales compraron valores y valores a futuro, y en momentos eran los únicos compradores en los mercados, le dijo a la EIR un economista estadounidense. Incluso, aunque hubo varias “paradas” en las operaciones debido a la falta de liquidez (o sea, no había compradores), el Banco Central Europeo, el sueco, y el británico, así como también la Reserva Federal de EU, compraron acciones como “protección contra hundimientos”.

Pero el gobernador del Banco de la Reserva de India, Raghuram Rajan, ex jefe de economistas del FMI, estuvo totalmente en contra de esta impresión de dinero para los mercados con centro en Londres y Wall Street. Rajan, según informó el Noticiero Bloomberg del 24 de agosto, “hizo un llamado a los bancos centrales para que eviten inyectarle liquidez de refuerzo a los mercados de valores, mientras las acciones en Asia sufren su mayor caída desde el 2011’’.

“ ‘No es el papel de los bancos centrales elevar indebidamente las expectativas, inyectando liquidez de refuerzo a los mercados de valores para que puedan despuntar por un tiempo, solo para desplomarse cuando golpee la realidad’, dijo Rajan en conferencia en Mumbai el lunes. ‘No tenemos que ver mucho más allá de nuestras fronteras para ver las consecuencias de dicho apuntalamiento’ ”. Aunque agregó “nosotros no dudaremos en usar nuestras reservas cuando sea apropiado para reducir la volatilidad de la rupia”.

El Banco Popular de China se vio sometido a presiones frenéticas similares desde el viernes 21 de agosto, en donde inversionistas de la bolsa de valores y bonos exigían que comprara acciones, que quitara los reglamentos sobre reservas de los bancos y le ordenara a los fondos de pensiones que compraran acciones, etc. El banco no tomó ninguna de estas medidas, que hubiera sido un intento inútil para parar el crac en los mercados de valores por todo el planeta mediante la impresión de yuanes para la fuga de capitales.

“India y China están en lo correcto”, comentó el director fundador de la EIR, Lyndon LaRouche. Luego agregó que “China ha absorbido y contenido una crisis que es un subproducto de la desintegración financiera transatlántica”.

Rescatar a los bancos y a los mercados de valores ha sido, después de todo, la política de la gran mayoría de los bancos centrales del mundo en los últimos seis años, y no ha funcionado. Irónicamente, el Banco de la Reserva Federal de San Louis acaba de publicar un estudio en donde concluye que las políticas de ‘Emisión Cuantitativa” (EC) no han contribuido en absoluto al crecimiento económico, ni al control de la inflación. El autor, vicepresidente de la Reserva Federal de San Louis, Stephen D. Williamson, concluye con que “no existe ninguna obra en donde se establezca, hasta donde yo se, que hay un vínculo de la EC con los objetivos últimos de la Fed, inflación y actividad económica real”.

Lo que está en juego ahora es mucho más, con una crisis de desintegración mucho peor que la de 2007-2008. Los bancos centrales que actúan como “compradores de valores de último recurso” en el crac, van a quedar inservibles para cumplir con su papel de tomar las medidas necesarias de acuerdo al modelo de Franklin Roosevelt para emprender una recuperación económica y productiva real.