El Presidente Xi hace un llamado a la paz en la conmemoración de la victoria en la Segunda Guerra Mundial

4 de septiembre de 2015

4 de septiembre de 2015 — China hizo un despliegue impresionante de su equipo militar ayer, en ocasión del 70 aniversario de la victoria sobre Japón en la Segunda Guerra Mundial. Este fue el primer desfile militar que tiene China para conmemorar esta ocasión, y obviamente estuvo dirigido a transmitir un mensaje en relación a la situación del mundo actualmente. Por primera vez, China exhibió la mayor parte de su equipo moderno, entre ellas parte de su arsenal nuclear. Al mismo tiempo, de nuevo por primera vez, invitaron a otras naciones para que enviaran sus propias unidades militares a participar en el desfile. Dieciséis naciones enviaron unidades para que desfilaran y más de 20 naciones estuvieron representadas por sus jefes de Estado. Entre estos jefes de Estado estuvieron los Presidentes de Serbia, Sudáfrica, Venezuela, Uzbekistán, Tayikistán, Papua-Nueva Guinea, Myanmar, Vietnam, Corea del Sur, Mongolia, Laos, Kirguizistán, Kazajstán, Egipto, República del Congo, República Checa, Camboya, Bosnia Herzegovina, Bielorrusia, Rusia y Sudán.

En el podio, el Presidente Putin estaba parado enseguida del Presidente Xi y en varios momentos del desfile intercambiaron comentarios. Cuando Putin se levantó para saludar al contingente ruso al pasar, la multitud le aplaudió, lo que puso de manifiesto la importancia de la presencia rusa en el evento. El Presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye, estaba enseguida de Putin. Ban Ki Moon también estaba en el podio de honor.

Veteranos de la Segunda Guerra Mundial, todos en sus noventas, desfilaron frente al podio de honor en camiones especialmente diseñados. Entre ellos había veteranos tanto de los ejércitos del Kuomintang (KMT) como de los ejércitos del Partido Comunista Chino (PCC). También participó el general Mahmoud Gareev, un veterano del frente chino en Manchuria y un destacado teórico militar en el período soviético. Previo al evento, el Presidente Xi decretó amnistía para todos los prisioneros que hubieran prestado servicio en la Segunda Guerra Mundial.

El Presidente Xi se dirigió a la multitud antes de que empezara el desfile con un mensaje de paz y desarrollo. Xi se refirió a los arreglos políticos que se echaron a andar después de la última gran guerra mundial, y dijo: "Tenemos que aprender las lecciones de la historia y dedicarnos a la paz. El respeto mutuo, la equidad y el desarrollo pacífico es la ruta que hay que seguir". El mundo tiene que "defender el orden internacional y adherirse a los principios de la Carta de las Naciones Unidas", dijo. "China está resuelta a establecer relaciones de amistad con todos los pueblos". Con este mensaje, anunció que China iba a reducir sus fuerzas armadas en 300,000 efectivos. "La nación china le abre las puertas a un futuro aún más brillante" dijo Xi. "La justicia prevalecerá. La paz prevalecerá. El pueblo prevalecerá". Le pasó después revista a las tropas, transportado en un carro abierto ante todas las formaciones del desfile, saludando y recibiendo saludos de cada unidad conforme pasaba.

En total participaron en el desfile 12,000 soldados, entre estos, unidades de mujeres militares. Se contaron 11 formaciones de infantería, 27 formaciones de armamento, 10 niveles de aeronaves sobrevolando el espacio y 500 piezas de equipo. Al final del desfile se soltaron 70,000 palomas sobre la plaza de Tiananmen, seguida de la liberación de miles de globos de colores al aire.