¿Qué tantos PNB falsos tenemos en el "inventario"?

1 de septiembre de 2015

1 de septiembre de 2015 — El Banco de la Reserva Federal de Atlanta, que el año pasado se ganó una reputación por la precisión de su análisis de rastreo "GNPNow" (PNB Ahora) publicado cada semana, dijo el 28 de agosto que el PNB de Estados Unidos había crecido en los primeros dos meses del tercer trimestre a una tasa anual de solo 1.2%. De hecho, "GNPNow" mostraba que la tasa se había contraído de la tasa anual del 1.4% reportada solo dos semanas antes, y que hasta ahora no había alcanzado la tasa de 1.5% en ningún momento durante el tercer trimestre.

Por lo tanto, la súbita casi duplicación de la supuesta tasa de crecimiento del PNB en el segundo trimestre dada a conocer por el Departamento de Comercio, a 3.7 %, parece, y obviamente es, bastante fantástica, parte del espectáculo montado por el Presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, para desacelerar el desplome del mercado de Wall Street. Parece que Dudley prometió el 26 de agosto que ahora la Reserva Federal no elevaría sus tasas de interés en septiembre.

Los argumentos clásicos que han aparecido, es que las revisiones del PNB que lo elevaron súbitamente se deben a que hubo un aumento record en inventarios (no vendidos) empresariales, especialmente autos. Pero esta "alza" nunca ha aparecido en el rastreo de la Reserva de Atlanta, que ha sido la más acertada desde que se introdujo a mediados de 2014.

Así que pareciera que la verdad es que esta alza fue en el "inventario" de cifras falsas del gobierno de Obama. Y la nueva lectura de la Reserva de Atlanta pudiera ser producto de la misma fábrica; después de todo, el vicepresidente de la Reserva, Stanley Fisher, en su intervención en la reunión en Jackson Hole, dos días después de Dudley, sonaba como que él se estaba inclinando hacia elevar las tasas de interés en septiembre.

Las cifras del gobierno chino, citadas en la prensa de China, se han referido repetidamente a las minutas de la Reunión de Mercado Abierto mensual (FOMC, por siglas en inglés) dadas a conocer por la Reserva Federal el 20 de agosto, en que parecen confirmar que el aumento en las tasas para septiembre fue lo que desencadenó el desplome de los mercados globales del 20 al 24 de agosto. Ese es el derrumbe que Lyndon LaRouche había pronosticado como la desintegración ya demorada del podrido sistema de Wall Street, que se puso de manifiesto en las bolsas de valores.

Estas cifras del gobierno chino destacan que la devaluación del 4.5% del renminbi de China se hizo el 10 de agosto, diez días antes, y que el desplome no se desencadenó sino hasta que la Reserva Federal empezó a anunciar tasas más altas.