En Dalian, Li describe los planes de China en contra de las presiones para que desaceleren su crecimiento

11 de septiembre de 2015

11 de septiembre de 2015 — Luego de las firmes medidas que tomaron las autoridades financieras chinas para clausurar el mercado de futuros del índice de acciones de Shangai y las operaciones especulativas similares de ventas en corto, el primer ministro Li Keqiang dijo en la reunión de Dalian-Davos del 9 de septiembre que China tiene suficientes herramientas para garantizar el continuo crecimiento económico y "combatir la actual presión para que se desacelere el crecimiento". "China no va a tener un aterrizaje forzoso" de su tasa de crecimiento anual del 10% del pasado reciente, dijo. Los bancos de China han estado bajo un régimen Glass-Steagall desde 1993, y por lo tanto no se han visto afectados por la burbuja de la bolsa de valores de Shangai la cual "estalló", como lo enfatizó repetidamente el jefe del PBOC, Zhou Xiaochuan, en la reunión de Ministros de Finanzas del G-20 en Ankara el 6 de septiembre.

Li dijo que en cuanto a inversiones domésticas, China continuará su viraje hacia nuevas inversiones en infraestructura económica, consumo y servicios, en especial dado que las exportaciones del 2015 siguen por debajo en un 5.5% de lo que fueron el 2014 debido en particular al desplome en Europa.

Segundo, en el contexto de grandes inversiones fuera del país, incluyendo las que se hacen a través del BAII (Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura) y otros fondos de desarrollo nuevos, Li dijo que China va a aumentar aún más la cooperación entre las provincias del noreste de China con las regiones del Lejano Oriente de Rusia, según informe de Xinhua. Esto es lo más destacado ahora en la cooperación ruso-china, dijo Li, y se va a enfocar en la construcción de infraestructura nueva, aumento de la capacidad industrial, desarrollo de nuevas tecnologías y recursos industriales. El viceprimer ministro de Rusia, Yury Trutnev, confirmó los planes de Li en las declaraciones que hicieron después de la reunión que tuvieron a los márgenes de Dalian-Davos.

Li también anunció que se abriría el mercado de moneda nacional a los bancos centrales extranjeros, para permitirles obtener yuanes para el comercio más fácilmente.