Agente Palmer del príncipe Felipe es anfitrión de la charla de religiones de la ONU en preparación al a Conferencia de COP

15 de septiembre de 2015

15 de septiembre de 2015 — La Alianza de Religiones y Conservación (ARC) del príncipe Felipe y el Programa de Desarrollo de la ONU (PDNU) co-auspiciaron una conferencia de dos días de líderes religiosos la semana pasada en Bristol, Reino Unido, dedicada a alinear a los "líderes de la fe" con el plan de la monarquía británica para despoblar al planeta "de modo sustentable".

Después de la procesión inicial que recibió la bienvenida del "Alcalde Lord de Bristol y su Portador de Espada", el jefe del ARC, Martín Palmer le dio la bienvenida a los representantes de 24 "creencias tradicionales", funcionarios de alto nivel de la PDNU y los representantes de los gobiernos francés y alemán, a nombre del fundador de la ARC, el mismísimo nazi príncipe Felipe. Para que nadie pensara siquiera en desviarse del lavado cerebral antihumano, también se contó entre los invitados a la WWF, Nature Conservancy y al Banco Mundial.

El tema ostensible de la conferencia del 8 y 9 de septiembre en Bristol fue organizar a las religiones para que movilizaran a las naciones a que se comprometan con la Asamblea General de la ONU para llevar a cabo los genocidas "Objetivos de Desarrollo Sustentable" propuestos como sucesores de los ya de por sí nefastos "Objetivos de Desarrollo del Milenio" que expiraron a fines del 2015. Paul Ladd, director del Equipo Post 2015 del PDNU, dijo en la reunión de Bristol: "Más de 80% de la población del mundo expresa tener una afiliación religiosa. Sabiendo esto, queda claro que la ONU necesita trabajar estrechamente con las comunidades confesionales en los próximos 15 años si se han de lograr los nuevos Objetivos Globales de Desarrollo Sustentable".

La campaña está tomando proporciones industriales. La reunión de Bristol fue una conferencia de seguimiento de la que se celebró en las oficinas centrales del Banco Mundial en julio sobre "Religión y Desarrollo Sustentable" y ambas son preparatorias a las próximas consultas sobre "Religión, Desarrollo y Relaciones Internacionales (post 2015) " en Nueva York, y aún otra conferencia internacional sobre Religión y Desarrollo Sustentable programada para febrero del 2016 en Berlín.

El nivel intelectual más bajo que el lodo, de los sujetos aglutinados para esta operación se ejemplifica mejor en el informe del Shinto de Japón en Bristol, de que su contribución es la construcción de "una Gran Muralla Boscosa, un dique de cinco metros de altura conservado con bosques sustentables como amortiguador en contra de futuros tsunamis".