Obama, responsable del desastre humanitario en la frontera entre Haití y República Dominicana

15 de septiembre de 2015

15 de septiembre de 2015 — Barack Obama es a quien hay que responsabilizar directamente por el actual desastre humanitario que está ocurriendo en la frontera entre Haití y República Dominicana —naciones que comparten la isla La Española— donde unos 60,000 dominicanos de ascendencia haitiana fueron forzados a abandonar el país para ser ubicados en miserables campos de refugiados en el lado haitiano de la frontera, luego de ser expulsados de República Dominicana bajo el cargo de que no tenían una condición legal para estar en el país.

La hostilidad de larga data entre estas dos naciones, desde hace 150 años, es un caso típico de manipulación geopolítica británica, similar a otros conflictos que el imperio británico dejó históricamente sembrados en Iberoamérica.

En el caso haitiano, Obama tiene sangre en sus manos. Luego del devastador terremoto de enero del 2010, Obama se rehusó a adoptar la propuesta de emergencia de Lyndon LaRouche para reconstruir la nación, en particular su infraestructura sanitaria, lo cual dejó a Haití completamente indefensa para poder enfrentar y superar la epidemia de cólera que se desató en octubre de ese año, y que de nuevo, hoy se ha incrementado. En el primer trimestre de este año los casos de cólera fueron 306% superiores a los que hubo en el mismo período del 2014, lo cual significa 14,206 nuevas personas infectadas. Aun hoy, el 40% de la población haitiana, 10 millones de personas, no tienen acceso a agua potable, 5 años después del terremoto. El número de haitianos que no tienen una vivienda decente, es de millones.

En tanto la comunidad internacional de "donantes" abandonó a Haití, el sistema de salud haitiano lucha para responder a las necesidad que tiene actualmente su empobrecida población, y ciertamente no está en capacidad de dar cuidado a las 60,000 personas que se encuentran actualmente acampadas en terribles condiciones en la frontera, muchos de los cuales están enfermos. Se trata de personas cuyas familias han vivido en República Dominicana por dos generaciones o más, hablan español en vez de francés o creole, y no tienen vínculos familiares en Haití. No tienen adonde ir.

El periódico El Diario de Nueva York, informó el 13 de septiembre de 2015, que un grupo dominicano que se llama a sí mismo "Polo Soberano", que es impulsado por Fuerza Nacional Progresista (FNP), inició una campaña de recolección de firmas el fin de semana del 11 y el 12 de septiembre, a fin de recabar firmas de respaldo a un proyecto de ley que pide que se construya un muro en la frontera que divide a los dos países que habitan La Española, y lo justifican diciendo que Haití es "un estado fallido".