Diplomática de EU declara guerra de revoluciones de color en toda Iberoamérica

11 de septiembre de 2015

11 de septiembre de 2015 – Luego de la frenética declaración del moderador quien dijo “se acabó la fiesta en América Latina”, la Subsecretaria de Estado de Obama para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dijo durante su intervención en el primer panel de la Conferencia Anual de la Corporación Andina de Fomento y del Diálogo Interamericano, en Washington, DC, el miércoles 9, que la salida y encarcelamiento del Presidente de Guatemala por cargos de corrupción el pasado 3 de septiembre, al igual que las manifestaciones antigobiernistas que se han venido orquestando en Ecuador, Argentina, Brasil y otras partes, tienen todo el respaldo del gobierno de Obama.

La población en este hemisferio está muy enojada, y ya no lo van a tolerar más, dijo la Jacobson con toda una pose. Están sucediendo olas de movimientos sociales contra la “corrupción” en todos los países, señaló. Se tiene que hablar de la corrupción abiertamente, y se tiene que institucionalizar la responsabilidad. Los gobiernos que no lo hagan perderán credibilidad, y serán sustituidos. Obama ha dicho justamente que la corrupción no es un delito sin víctima; vamos a trabajar con los gobiernos que coincidan en esto y vamos a respaldar los llamados pacíficos a que se investigue, y defenderemos a los líderes que tomen posición. Vamos a hacer que nuestro programa de “Asociación de gobierno abierto”, que se estableció hace cuatro años, sea “significativo”, y vamos a respaldar a los manifestantes en las calles y facultar a los grupos ciudadanos, declaró Jacobson.

El significado real de sus comentarios, y de la política de Obama, es que están tratando de hacer retroceder con violencia la coordinación existente entre los BRICS y la mayoría de los gobiernos de Sudamérica.

Esa subsecretaria Roberta “jacobina” Jacobson hablaba por Wall Street y la City de Londres, y eso quedó en evidencia en el siguiente panel de la conferencia, donde el invitado fue un representante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala (totalmente propiedad de la Sociedad Mont Pelerin), quien habló de las implicaciones de la campaña “anticorrupción” que derrocó al Presidente de Guatemala. Luego otro participante con el mismo pedigrí, pero de Argentina, dijo que todos los candidatos a la elección presidencial en octubre próximo, reconocen ahora que “tienen” que negociar con los más criminales especuladores de Wall Street, los fondos buitre, aunque reconocen que no han podido eliminar el poder y autoridad que tiene en la situación todavía Cristina Fernández de Kirchner.