A deshacer la maldición del Siglo Veinte

18 de septiembre de 2015

18 de septiembre de 2015 — Wall Street está totalmente en quiebra y se está derrumbando a pasos agigantados. Las únicas soluciones son las preventivas empezando con el restablecimiento de la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt. PERO, si no presentamos una solución completa, partiendo del concepto global de la solución integral de Franklin Roosevelt, y de ahí para abajo, entonces simplemente nos vamos a terminar hundiendo en el caos.

Una cuestión estrechamente relacionada es que, no solo tenemos que deshacernos completamente de Wall Street y hacer que el gobierno intervenga sino que también tenemos que establecer valoraciones reales, a diferencia de las actuales valoraciones monetarias falsas. Y luego avanzamos a partir de esto, pasando por los primeros pasos difíciles de la reconstrucción, para avanzar hacia una recuperación de la economía física autosostenible y autoacelerada, de ahí a una nueva era para la humanidad.

Wall Street está a punto de volar en pedazos. Ahora tenemos que, de hecho, regresar al inicio del Siglo Veinte, antes de que se impusiera el sistema monetarista, el sistema que estuvo basado en primer lugar en el gran crimen que fue el asesinato del Presidente William McKinley en 1901. Para el momento, bajo este sistema monetarista hemos llegado al punto en el que no existe en lo absoluto una forma de medir los valores verdaderos, intrínsecos. Se tiene que poner en práctica el concepto pleno de Franklin Roosevelt, como totalidad, para que haya alguna esperanza de solución.

Al mismo tiempo, Rusia ha tomado la iniciativa en Siria, y está presionando para lograr una solución a la catástrofe que Obama le ha infligido a ese país y a la región y al mundo en general. Cada vez hay más apoyo en el mundo a lo que Putin está haciendo ahí, entre ellas muchas fuerzas en Estados Unidos. Sin esta iniciativa rusa, Siria e Iraq quebrarían totalmente. En realidad, ninguna de las políticas de Obama puede producir algo que no sean quiebras. Se tiene que bloquear totalmente su influencia; a menos que se le induzca a ceder, va a destruir todo. Obama es un perdedor que no le gusta perder. No se debe hacer nada que le de alas a Obama; se debe hacer todo para apoyar al liderazgo de Putin. Cuando mucho, se le debe permitir a Obama hacer gestos simbólicos sin ningún efecto real.

Miren: los principales países europeos se están rebelando en contra de la política de Obama. Rusia está encabezando al mundo en contra de la política de Obama. Por lo tanto, no se necesita la aprobación de Obama. Cuando se tiene a Europa y Rusia no es necesaria la aprobación de Obama; ya casi está bloqueado. Lo que necesitamos ahora es la 25ava Enmienda para acabar de una vez por todas con su influencia funesta.