La elección de Corbyn provoca un enfrentamiento directo con la monarquía

21 de septiembre de 2015

21 de septiembre de 2015 — La elección de Jeremy Corbyn como dirigente del Partido Laborista de Gran Bretaña ha estallado en un enfrentamiento directo con la monarquía británica. El conflicto estalló públicamente el martes 15 de septiembre, cuando Corbyn asistía a la ceremonia conmemorativa de la Batalla de Inglaterra, y se negó a cantar "God Save the Queen". El miércoles 16, la prensa británica apareció llena de encabezados denunciando el "desaire" de Corbyn a la reina.

En respuesta, la Coalición Stop the War (Paremos la guerra) que Corbyn encabeza desde su fundación en el 2001, publicó un ataque mordaz en contra de la monarquía británica en su portal electrónico titulado, "Dios salve a la reina: que reine muchos años mientras ella y su familia engrasan las guerras de Gran Bretaña". El artículo es en forma de "poema" en verso libre que ataca la monarquía por ser la generadora de la guerra y las masacres: "El país ha sobrevivido a pesar de su propio pasado, no debido a éste/Y su deseo infantil como padre benigno por encima de la política/ Lo persuade a ignorar los hechos desagradables, como es la aprobación de los soberanos/ Al acto político más sucio de todos, es decir, el asesinato". El poema repasa la historia de las guerras y tráfico de armas de la monarquía.

El viernes 18, Corbyn anunció que no se presentaría en una reunión de la Coalición Paremos la Guerra. Anteriormente había afirmado que renunciaría a su puesto de presidente una vez que fuese elegido dirigente del Partido Laborista. El sábado 19 de septiembre, la prensa británica apareció llena de ataques a Corbyn de nuevo, diciendo que la Coalición lo obligó a renunciar debido a la "vergüenza" que pasaron por el poema atacando a la reina.

Sin embargo, Corbyn no cedió un ápice. El domingo 20, Corbyn publicó una carta en el sitio electrónico de la Coalición Paremos la guerra elogiando el trabajo de la coalición, y la coalición publicó un extenso artículo titulado "¿Reinará sobre nosotros mucho tiempo la reina? La verdad sobre la monarquía, dinero y armas", en donde se detalla la corrupción de la familia real desde el acuerdo Al Yamamah a su control corrupto sobre el Reino Unido. El artículo concluye: "A pesar de los años de propaganda a favor de la realeza, un 30% piensa que el Reino Unido estaría mejor sin la monarquía. Esa cifra aumenta al 50% en Escocia. Un 60% está en contra de que el príncipe Carlos se convierta en rey cuando muera la reina actual. Es muy probable que haya una crisis de confianza, si no es que una crisis constitucional cuando Carlos suceda a la reina. Va a ser un momento en donde los ciudadanos ordinarios del Reino Unido van a tener que examinar si una institución hereditaria, enormemente acaudalada, políticamente reaccionaria y con influencias anticonstitucionales es todavía el mejor adorno de una sociedad supuestamente democrática en el Siglo Veintiuno".