EIR publica Informe Especial "El miedo al calentamiento global es para reducir la población"

23 de septiembre de 2015

23 de septiembre de 2015 — Este martes 22 de septiembre, la Executive Intelligence Review presentó su Informe Especial "Global Warming Scare Is Population Reduction, Not Science" (El miedo al calentamiento global es para reducir la población, no es ciencia) ante un grupo de periodistas y representantes de los consulados y misiones ante las Naciones Unidas. Este informe se presentó en el contexto de que el próximo fin de semana se inicia una serie de conferencias y discusiones en la ONU, muchas de las cuales se referirán a la reciente encíclica papal, Laudato Si', la cual fue secuestrada por su majestad satánica a través del representante de la corona británica, el comendador de la orden del imperio (CBE) Hans Joachim Schellnhuber. Al momento de hacer la presentación, Dennis Speed señaló que la EIR fundada por Lyndon LaRouche, tiene décadas denunciando la pseudociencia como una cubierta para el genocidio. "Nosotros creemos más bien, en la idea del científico Kraft Ehricke, que el hombre tiene un imperativo extraterrestre".

Speed se refirió a las desastrosas políticas bélicas de los gobiernos de Obama y de Cheney y Bush, así como a la advertencia que adelantó Sergei Glaziev en su libro Genocide: Russia and the New World Order (Genocidio: Rusia y el Nuevo Orden Mundial) publicado por EIR en 1999, en el sentido de que "a pesar de que la definición de genocidio (contenida en la Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre la Prevención y Castigo del Delito de Genocidio) incluye el elemento de intención... en la práctica la política de genocidio no es siempre consciente por parte de quienes lo cometen, y mucho menos se proclama abiertamente. Puede estar encubierto con lemas muy respetables sobre reformas para el bien de la sociedad, para obtener libertad y justicia social. Muchos cómplices de facto en el delito quizás 'no se dan cuenta' de las consecuencias reales de sus acciones, y creen genuinamente que son héroes y benefactores de la humanidad".

Speed recordó el punto e vista del fundador de la UNESCO, Julian Huxley, quien defendía la eugenesia y la reducción de la población, así como la perspectiva del príncipe Felipe, quien declaró que le gustaría reencarnar en la forma de un virus mortal para contribuir a la reducción de la población. Luego se refirió a la relación de Schellenhuber con el Papa, y citó el comentario de Helga LaRouche al respecto de que "el hecho de que el CBE Schellnhuber ha logrado que su programa sea aceptado en la Pontificia Academia de Ciencias, plantea una cuestión sumamente seria, sobre cómo fue posible esto". Speed se refirió a que Schellnhuber planteó de manera explícita en la cumbre de Copenhague en 2009 que la Tierra tiene una "capacidad de carga de mil millones" de habitantes, y se preguntó si el Papa había sido en realidad inducido a embarcarse en una política que resultaría forzosamente en la despoblación de la mayoría del planeta, lo cual es contrario a las enseñanzas fundamentales de la Iglesia Católica. "En EIR no creemos que la gente es contaminante ni que el dióxido de carbono es contaminante. Creemos que el mundo necesita más gente, no menos".

Ben Denniston de EIR presentó el concepto central que plantea el Informe Especial de EIR, y el meteorólogo Tom Wysmuller, de la NASA y miembro del grupo "The Right Climate Stuff", presentó nuevo material que no se había detallado antes. Esto fue el verdadero centro de la conferencia, lo cual causó que el público diplomático expresara una emoción decididamente "poco diplomática" con lo que se enfrentaban por primera vez. De hecho, aplaudieron de alivio cuando concluyó la conferencia.

Denniston explicó que no hay forma de establecer que el CO2 sea el principal motivo del cambio climático, lo cual refuta la premisa central de los promotores del pánico por el calentamiento global y el cambio climático. Las secciones del informe sobre la densidad de flujo energético, los métodos de los alarmistas del cambio climático, etc., constituyen el necesario "material de prueba" para un mayor estudio y referencia. Denniston atacó la política de censurar a la NASA y a otros científicos y de acusarlos de ser "negadores", y subrayó que la búsqueda de la ciencia no es prerrogativa de la opinión popular. Luego en el período de preguntas, subrayó el papel de las reuniones de la ONU como medio para corregir la política monetarista que actualmente subyace al calentamiento global y utilizar la economía de LaRouche, en alianza con China y Rusia, para crear una comunidad internacional de principios donde "todos ganan".

Tom Wysmuller presentó una serie de gráficos en PowerPoint que constituyó todo un "curso breve para refutar la idea de el calentamiento global causado por el hombre", donde demuestra contundentemente que no hay ningún efecto de las emisiones humanas en el aumento del nivel del mar; el ascenso del nivel del mar es completamente congruente con aumentos naturales que no tienen causas antropogénicas. Los colegas de Wysmuller en la NASA, que están familiarizados con los últimos datos de satélites, conocen las mediciones y la calidad de las mediciones. Ellos entienden bien los fraudes de los modelos de computadora cuando se los muestran y pretenden pasar como datos empíricos.

Wysmuller señaló que las películas con escenarios de desastre sobre la inundación de la Carretera West Side en Nueva York debido al calentamiento global son ridículas y absurdas. Los océanos han aumentado su nivel debido a la desaparición de los glaciales durante los últimos 10,000 años. Y sí, hay un aumento todavía, pero se están nivelando "porque ya no están esos glaciares". Mostró la ciencia que explica por qué este aumento tan temido del nivel del mar ya ocurrió durante un período de tiempo mucho más largo. En cuanto a la estrellita del cambio climático, James Hansen y su obra tan citada, Wysmuller dijo que el pronóstico de Hansen sobre el aumento de la temperatura, (en su artículo de 1981 en la revista Science) fue una proyección lineal, suponiendo que habría en el tiempo un aumento relativamente constante. Luego de que años después quedó claro que no estaba sucediendo tal cosa, Hansen cambió a una gráfica exponencial, de manera tal que si se puede ajustar el crecimiento de la temperatura para representarla en un modelo de computadora, coherente con la realidad, quizás la gente todavía se le podría hacer creer que lo que Hansen y otros alarmistas decían estaba correcto.

Hubo varias preguntas entre los asistentes. Un representante de España, muy emocionado por la claridad de las presentaciones, señaló que es muy importante lo que se les había explicado, pero todavía hay problemas reales. Nuestra visión de la economía es que tenemos una cultura desechable. Nos dicen que es más fácil comprar algo nuevo que arreglarlo. Ya no tenemos maquinistas. En España, tenemos un desempleo juvenil del 50%. Este es el tipo de cosas que tenemos que arreglar. Wysmuller respondió que estos problemas reales se están bloqueando con la farsa irreal del calentamiento global.

Un organizador de la conferencia comentó que no parecía una conferencia de prensa para nada, sino que los participantes hablaban como patriotas apasionados preocupados por sus países respectivos.

De hecho, se abrió un verdadero diálogo entre los participantes, en donde unos respondían a las preguntas que hacían otros. Inmediatamente después de que concluyó la reunión, se formó un grupo pequeño con el representante de España y una mujer de Siria, junto con Ben Denniston y Tom Wysmuller, quienes entablaron una discusión a fondo sobre la crisis global del agua. Hablaron del problema del agua en la franja de Gaza. Ben planteó las propuestas sobre la ionización de la atmósfera para generar lluvia. La persona de la NASA conocía a alguien que ha hecho mucha investigación al respecto. Un organizador planteó ahí que Putin ha propuesto plantas nucleares flotantes para desalinizar agua como posible solución. Luego los representantes de Sudamérica se acercaron para entrevistar a Denniston y a Wysmuller.

Ya para concluir la reunión, Speed leyó la parte final de una declaración que envió el ambientalista Paul Driessen para la conferencia:

"Desde mi perspectiva, es un crimen contra la humanidad imponer políticas que pretenden proteger a las masas más carentes de energía en el mundo, de un agotamiento de los recursos, del clima y otras catástrofes, hipotéticas y generadas por computadora, a décadas del presente, mediante la perpetuación de la falta de energía, de la pobreza, malnutrición y enfermedades que en este momento matan a millones de personas cada año. Todos estos son temas fascinantes. Uno piensa en qué es lo que siente la enorme mayoría de la gente del mundo sobre eso, y quién le preguntará al Presidente Obama, al Papa Francisco, a Ban Ki Moon y a la directora del clima de la ONU Christiana Figures, algunas de estas preocupantes e inconvenientes preguntas".