Uruguay y Paraguay son los primeros en renunciar a participar en el corporativista TiSA

28 de septiembre de 2015

28 de septiembre de 2015 — Después de una huelga nacional general este mes en contra del corporativista Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (TiSA, por sus siglas en inglés), el Presidente uruguayo Tabaré Vázquez anunció que su país ya no iba a participar en las negociaciones secretas que involucraban anteriormente a 53 naciones. Ahora son 51 porque Paraguay siguió inmediatamente los pasos de Uruguay, informa Daily Kos.

Aunque las economías de los dos países son pequeñas, sus acciones podrían provocar que otros países se salgan del TiSA. En los medios informativos no se hace mención a estos acontecimientos.

TiSA involucra más países que la Asociación de Inversiones y Comercio Trasatlántica (TTIP) y la Asociación Transpacífica (TPP) juntas: los Estados Unidos, todos los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE), Australia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Nueva Zelandia, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú. Corea del Sur, Suiza, Taiwán y Turquía. No involucra a ninguna de las naciones del BRICS.

Los tres tratados combinados, si se lograran imponer, establecerían el dominio del gobierno corporativista, que anularía lo que queda de soberanía de las naciones, en buena parte del globo.

Al igual que el TPP y el TTIP, el TiSA se está negociando en secreto. Pero Wikileaks reveló lo siguiente:

TiSA aseguraría las privatizaciones en los servicios.

TiSA restringiría los derechos de los gobiernos firmantes de regular normas más fuertes en el interés público.

TiSA prohibiría cualquier restricción en los flujos de información transfronterizos y los requisitos de localización para los proveedores de servicios de tecnología de información y de comunicación (ICT).

Las disposiciones de TiSA no se van a hacer públicas sino hasta cinco años después de que haya sido ratificado el tratado.