Obama, flanqueado, eclipsado, marginado, pero todavía en el puesto

30 de septiembre de 2015

30 de septiembre de 2015 — En la dinámica del nuevo liderazgo que se mostró en la Asamblea General de la ONU, encabezado por el Presidente Putin, el Presidente Xi, demás naciones del BRICS y sus aliados, el Presidente Obama y sus controladores fueron flanqueados y eclipsados dramáticamente. El peligro, no obstante, es que Obama sigue en el puesto. Esto define la tarea de los estadounidenses, como se puso de manifiesto para quien tenga ojos en el animado mitin del lunes en la Plaza de la ONU, que realizaron los activistas del Proyecto Manhattan de LaRouchePAC, con el mensaje claro en sus grandes pancartas, que decía, “Obama: Ayuda a la paz mundial: ¡Renuncia ya!”

La foto de una de estas pancartas, y otra más, “Putin Stops Obama’s Holocaust; Throw Obama Out” (Putin detiene el holocausto de Obama; Saquen a Obama) las puso en circulación alrededor del mundo el servicio noticioso ruso Sputnik durante las últimas 48 horas. La edición estadounidense de Sputnik, reportó las declaraciones del ex senador Mike Gravel ayer, con el encabezado de “Obama se debe unir a Putin en el esfuerzo unificado en Siria: ex senador de EU”.

Con relación a Siria, el único resultado concreto inmediato de la reunión de 90 minutos el lunes en la mañana entre Putin y Obama, fue la confirmación de que las fuerzas armadas de Estados Unidos y Rusia se pondrían en comunicación con el propósito de “suprimir el conflicto” (“desconflicto” en la jerga del Pentágono) en las operaciones militares que realizan en el mismo territorio. Esto es verdaderamente irónico, ya que este mismo proceso se inició el 18 de septiembre en una conversación telefónica entre el Ministro de Defensa ruso Seguéi Shoigu y el Secretario de Defensa de EU, Ash Carter, pero poco después, fue negada oficialmente por el gobierno de Obama. Esto es emblemático, y peligroso. El miércoles 30 se reúnen el Secretario de Estado de EU, John Kerry y el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Serguéi Lavrov para seguir explorando las iniciativas diplomáticas rusas. De acuerdo a una fuente estadounidense, Putin dominó la discusión con Obama, haciendo propuestas concretas para llevar a cabo una guerra genuina con el mandato de la ONU para aplastar al Estado Islámico (EI o EIIS), y salió con la sensación de que, por primera vez, Obama se vio obligado a escuchar.

Pero como lo reiteró el martes Lyndon LaRouche, no hay seguridad hasta que Obama sea destituido del cargo por completo.

Luego de la reunión con Obama, Putin llevó a cabo un extenso diálogo abierto con periodistas rusos (disponible en su totalidad en el portal del Kremlin). Pero Obama salió de la reunión y no dijo nada.

Putin reiteró a los periodistas los planteamientos que hizo ante la Asamblea General de la ONU: Los bombardeos de Estados Unidos, Francia y Australia en Siria son ilegales, sin un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU ni invitación alguna del gobierno sirio. En vez de esto se debe actuar en estricto “cumplimiento con las normas del derecho internacional”.

Putin hizo un llamado para colaborar con Siria en contra del terrorismo y a realizar una reunión de todas las naciones interesadas para octubre. Previo a la sesiones de la ONU esta semana, ya había una serie de iniciativas rusas al respecto. Se inauguró el centro de inteligencia conjunto que se estableció en Bagdad (Rusia, Irán, Iraq y Siria) y estará funcionando plenamente para octubre; hay un canal bilateral paralelo entre Rusia e Israel; y finalmente, Rusia, China e India se reunieron hace tiempo en Pekín, para poner en marcha, en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, una colaboración integral con relación al terrorismo internacional.

En medio de estos importantes acontecimientos merece atención especial una iniciativa estratégica contra el fascismo verde. En su discurso ante la Asamblea General de la ONU el lunes 28, el Presidente Putin hizo el ofrecimiento de que Rusia auspiciaría con las Naciones Unidas una conferencia mundial sobre “la biosfera y la tecnosfera” para considerar las nuevas tecnologías avanzadas que puedan enfrentar el agotamiento de los recursos y mejorar el ambiente del planeta. Asimismo, el Primer Ministro indio Narendra Modi, reanudó el ataque contra los esquemas que plantearon los dizque países desarrollados en Copenhagen, y advirtió que India no aceptará ningún acuerdo sobre el mentado calentamiento global que impida el crecimiento económico de los países en desarrollo impulsado por la ciencia verdadera. En una reunión privada de Modi con el Presidente Obama, éste mostró una rabia reprimida según se informa, debido a la resistencia de Modi, y en consecuencia piensa enviar a varios funcionarios a Nueva Delhi para intentar torcerle el brazo a India antes de la reunión de diciembre en París.