Standard & Poor's y Susan Rice aumentan la guerra económica contra Rusia

29 de abril de 2014

29 de abril de 2014 — La agencia calificadora de la City de Londres, Standard & Poor's, llevó a cabo una acción de guerra económica en contra de Rusia el 25 de abril, al bajarle la calificación a los bonos de deuda pública de Rusia a BBB-, solo un paso por encima del nivel de bonos chatarra. S&P afirmó que "la intensa situación geopolítica entre Rusia y Ucrania podría contemplar más salidas tanto de capital extranjero como nacional de la economía rusa y por lo tanto socavar aún más las ya débiles perspectivas de crecimiento".

Simultáneamente S&P informó que durante el primer trimestre del 2014, salieron de Rusia $51,000 millones de dólares, la mayor fuga de este tipo desde el 2008. Las sanciones británico-estadounidenses en contra de Rusia han aislado significativamente a Rusia de los mercados de crédito internacionales. En lo que va del año desde el 1 de enero, ha habido solo dos emisiones de eurobonos en Rusia, una de Gazprom y otra de Sherbank, por mil millones de dólares cada una, comparados con los $13,000 millones emitidos el año pasado.

El gobierno de Obama está manipulando y utilizando cada acontecimiento en Ucrania para pedir que aumenten las sanciones, en un intento por orquestar una fuga de capitales y quebrar a Rusia. El servicio noticioso Bloomberg informó el 18 de abril, y fue confirmado por el New York Times el 25 de abril, que el gobierno de Obama había celebrado una reunión de ejecutivos de fondos mutualistas y fondos compensatorios en Washington la semana del 12 de abril para promover lo "poco aconsejable" que era invertir en Rusia, o mantener fondos en inversiones rusas. Bloomberg afirmó que el Consejo de Seguridad Nacional de Susan Rice es la agencia encargada de dirigir esta estrategia.

En respuesta, el viernes 25 de abril, el Banco Central de Rusia elevó su tasa de interés directriz a 7.5% (la había elevado a principios de marzo de 5.5% a 7%) en parte para apoyar al rublo y para contener una salida de capitales. Si se mantienen altas las tasas de interés, esto podría causarle cierto daño a la economía. Sin embargo, de manera significativa, el 25 de abril, según el Wall Street Journal, el Banco Central de Rusia "dijo que iban a inicia una nueva disposición de prestar fondos a largo plazo a grandes bancos comerciales a tasas de interés más bajas para ayudar a financiar proyectos de inversión" (énfasis agregado)

Aunque las sanciones son peligrosas, la situación es sumamente alineal. Las sanciones podrían empujar a Rusia a adoptar el plan de 15 puntos del académico Sergei Glazyev, para que Rusia siga un plan dirigista de crédito a largo plazo para el desarrollo y acabar con lo que Putin llama la "des-offshorization" del sistema financiero de Rusia. Se dice que para mayo el Presidente Vladimir Putin va a visitar China. Ahí, va a tratar de finiquitar el acuerdo de largo plazo por $22,000 millones de dólares para abastecer de gas a China. Las desquiciadas sanciones podrían acelerar el viraje de Rusia hacia el desarrollo euroasiático.