S&P amenaza con bajarle la calificación a Brasil si aumenta sus gastos sociales

10 de julio de 2013

9 de julio de 2013 — Al hablar a nombre de los depredadores financieros de Londres y Wall Street, la firma calificadora de deuda “Standard & Whores” amenazó con bajarle la calificación crediticia a Brasil, si se atreve a aumentar los gastos sociales en respuesta a las protestas nacionales que han sacudido al país en las últimas semanas.

Las amenazas de S&P forman parte integral de la operación de pinzas que el imperio británico y sus aduladores están aplicándole a Brasil, como se vio en la exigencia del 8 de junio del 2013 del semanario Economist de Londres, de que el gobierno de Rousseff no se meta con el libre mercado o, por implicación, con las transacciones de acarreos de fondos internacionales que han saqueado a Brasil sin misericordia en la última década, bajo el ojo vigilante del grupo de bancos del Inter Alfa.

Sebastian Briozzo, el principal analista sobre Brasil de S&P fue explícito. Durante una videoconferencia el 2 de julio con los inversionistas dijo que se le bajaría la calificación a Brazil, "si existe un sentido de mayor intervención en el sector público, que aumente los niveles de deuda. Existe muy poco espacio de maniobra en el lado fiscal". El 6 de junio, S&P cambió la perspectiva de calificación a Brasil a negativa, agregó, porque "hemos visto algunas señales de potencial uso de la política fiscal de una forma que no es consistente con la calificación actual" de grado de inversión.

S&P advirtió que no va a tolerar nada más que lleve al aumento de los gastos del gobierno para que mejoren los servicios públicos, como lo exigen los manifestantes, o al abandono de las estrategias anteriormente establecidas por el gobierno de dejar que "las inversiones privadas tomen el liderato" para dizque atender estas necesidades.