¿Prepara el Presidente Santos de Colombia, el asilo al criminal de guerra Tony Blair?

27 de junio de 2014

27 de junio de 2014 — Lo primero que hizo Manuel Santos después de su reelección para un segundo mandato, fue anunciar que convocó a una conferencia para el 1 de julio en Cartagena, Colombia, para promover al criminal de guerra Tony Blair, en contra de quien, en estos momentos, se llevan a cabo en el Parlamente británico los procedimientos para hacerle un juicio político, de cuyo resultado Tony Blair podría terminar en la cárcel por sus crímenes de guerra.

El 16 de junio, en su primera conferencia de prensa después de las elecciones, Santos anunció esta conferencia. Desde entonces, parece ser que cuanto más crece el malestar contra Blair en su Reino Unido, Santos con más fuerza promueve a Blair y a la conferencia.

En tanto el sistema transatlántico está en proceso de derrumbarse, vemos al segundo en la fila de los protegidos de Blair en las Américas (el primero es Barack Obama), hablando de cómo intenta a través de esta conferencia, "relanzar" el modelo británico de la "Tercera vía" fraguado por Anthony Giddens y Tony Blair. La misma invitación a la conferencia especifica que ésta no es más que el thacherismo revisado que "no busca sacar la globalización de los mercados".

Blair es el invitado principal al "Conversatorio sobre La Tercera Vía: el Camino a la Prosperidad Económica y Social". Va a participar en un "intercambio de opiniones" con los ex Presidentes Fernando Henrique Cardoso (Brasil) y Ricardo Lagos (Chile), ambos miembros del establo de George Soros de ex Presidentes que promueven la legalización de las drogas; el ex primer ministro español Felipe González, que está ocupado coordinando, con la monarquía española, cómo organizar un gobierno de unidad del Partido Socialista con el derechista Partido Popular actualmente gobernante, con el propósito de asegurar que el genocidio de la Troika se implemente en España; y con el ex Presidente Bill Clinton.

A este primer panel le seguirá el segundo que estará dedicado a la promoción de la rehabilitación que se propone hacer Santos del cartel colombiano de la cocaína, las FARC, incluyendo la legalización de las drogas, que se presenta descaradamente como una política de "paz".