Más repercusiones por el ataque de Obama al Seguro Social

12 de julio de 2011

 

10 de julio de 2011 – Después de que el presidente Obama hizo pública su intención de recortar el Seguro Social, como parte de cualquier acuerdo de reducción de la deuda con los republicanos del Congreso, la dirigente de la bancada de minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, despachó enseguida una nota furiosa al director de la Oficina de Administración y Presupuesto, Jack Lew, donde le dice a él, y por su conducto, a Obama, que no espere el Presidente que pueda aprobar un acuerdo sobre el endeudamiento sin el apoyo de los demócratas en la Cámara de Representantes. "No nos insulte" se dice que le dijo a Lew, cuando trató de explicarle el porqué habían dejado por fuera a los demócratas en las discusiones sobre el proyecto de ley de presupuesto a principios de este año. " Ustedes no saben contar".

Pelosi y otros cercanos a ella insisten en que su prioridad es defender el programa de los demócratas en la Cámara de Representantes, pero un aliado le dijo al periódico Político que "ella no está en contra de llegar a un trato". Pero parece que otros demócratas si lo están. Según el mismo informe de Político, para muchos demócratas, el término "trato" se ha convertido en sinónimo de asalto, dada la propensión de Obama a cerrar tratos con el Partido Republicano (GOP) dejando por fuera en el proceso a los demócratas de la Cámara de Representantes, y en particular a Pelosi. Se dice que en una reunión de la bancada el viernes, el presidente del Comité de Campaña Congresional Demócrata Steve Israel (D-Nueva York) declaró que "Vamos a defender el Medicare y si tenemos que hacerlo vamos a irnos por nuestro propio lado, al margen de la Casa Blanca".

El columnista Miles Mogulescu va más allá de lo que Pelosi y la mayor parte de los demócratas en la Cámara de Representantes parecen estar dispuestos a ir hasta ahora, en el artículo que publicó en Huffington Post de tendencia liberal. La única diferencia real entre los planes de Paul Ryan y los de Obama para el Seguro Social, el Medicare y el Medicaid, argumenta Mogulescu, es que Ryan los mataría de un solo golpe. El plan de Obama es "matar con miles de cortes".

"Una vez que los demócratas le quitan el dedo al dique del Seguro Social, y el Medicare y el Medicaid y permiten que empiecen los recortes" escribe Mogulescu, "con el tiempo la inundación los van a arrasar y estos programas vitales de la red de seguridad social de la clase media se van a desmantelar pieza por pieza".