La Gran Misión de dos generaciones, en esta grave amenaza para la humanidad

23 de agosto de 2011

Comentarios iniciales de Lyndon LaRouche en cena diplomática

Versión imprimible de 4 páginas en formato PDF

10 de agosto de 2011

Muy bien, estamos enfrentados, como muchos de ustedes sospechan o saben con la crisis más grande en la historia moderna del hombre. No hay nada comparable a esto, a lo que enfrentamos hoy. Hay soluciones, pero la pregunta es, ¿se tolerarán esas soluciones, se aceptaran?

Hay dos generaciones en Estados Unidos, que son interesantes; las otras, son poco menos que interesantes. Una es la generación mayor, la cual tengo el privilegio de representar, probablemente soy la persona más vieja aquí, y por lo tanto, todavía sigo en pie y peleando, y eso es una buena señal en sí misma. La otra cosa es, que tenemos una generación más joven, que está generalmente en el rango de los 25 a los 50 aproximadamente, entre ellos, encontrarán gente que conoce un poco menos de lo que conocíamos los de mi generación, pero que tienen el espíritu de tratar de conquistar estos problemas, como yo lo he visto.

Y luego, tenemos una generación en el medio, la generación sesentaiochera, que es la víctima de lo que pasó con el asesinato de John F. Kennedy y su hermano, que fueron asesinados, porque John se oponía a la guerra en Indochina, y la única manera en que se podía conseguir una guerra en Indo-China era matando a John F. Kennedy. Y no se conformaron con eso, y por las dudas que su hermano fuera a ser efectivo, porque el hermano estaba a punto de ser nominado como candidato a presidente, para suceder a su hermano. En ese punto, la generación intermedia, la que llamamos la generación del 68, colapsó. A veces tienen buenas ideas, pero no tienen hábitos acordes, si tienen buenas ideas.

Entonces estamos enfrascados en una situación en donde lidiamos con una generación más joven que, particularmente entre las edades de, digamos, 25-50, que tenderán, entre ellos, a pelear, a mostrar cierto grado de confianza, cierto grado de esfuerzo para tener éxito. La generación más vieja, la generación del 68 está desalentada profundamente, aunque algunos de ellos tienen buenas ideas y un juicio válido, su habilidad para actuar sobre las bases de ese juicio es nula. No son una generación que uno quisiera tener que llevar a la guerra, si estuvieras al comando de algo, porque siempre vacilarán, siempre vacilarán, siempre fallarán.

Como vemos, tenemos un movimiento llamado Ecologista en Europa, en la región transatlántica: encontrarás que entre los sesentaiocheros, no tienen el coraje para hacer nada sobre las preocupaciones; siempre serán respetuosos con esa generación, o de-generación, que se llaman Ecologistas. Y la generación de Ecologistas es uno de los mayores problemas de la humanidad hoy.

¿Cuál es el asunto? Al contrario de la errónea creencia popular, de que el curso de los acontecimientos no está determinado por un límite fijo. Toda la idea de fijar el límite del crecimiento, toda la idea de la llamada Segunda Ley de la Termodinámica, ¡es un fraude total! Si alguien se tomara el cuidado de examinar la historia de los procesos vivos en este planeta, y un poco más allá, entenderían que hay un progreso, en el cual, de todas las especies de vida que han existido sobre este planeta Tierra, durante su existencia entera, 98% de esas formas de vida, ¡se extinguieron! ¡Igual que los dinosaurios, se extinguieron!

Luego tienes que mirar el otro lado de esto: si miras desde digamos, 500 millones de años atrás, por ejemplo, hasta el momento actual, y examinas la historia de los procesos vivos. Y encontrarás, que la historia es, que el orden de los procesos vivos, los cuales se superan unos a otros en este gran tren, es que el orden va en términos de densidades de flujo energético más altas; en otras palabras, niveles más elevados de concentración de la energía. ¡Especies superiores! Las especies superiores, biológicamente, superan al orden inferior de las especies, ese es el patrón general de la destrucción de especies.

Entre estas especies, todas ellas, existe sólo una, que podemos esperar que sobreviva las muertes periódicas que generación tras generación se extinguen. La única especie que conocemos, no conocemos el universo en su totalidad, entonces no podemos hablar de más allá de nuestra galaxia, no sabemos lo que podemos encontrar allí afuera. Pero, sabemos que dentro de esta galaxia, hasta donde conocemos, la única especie que es capaz de sobrevivir la serie de grandes matanzas que han eliminado al 98% de las formas de vida en este planeta y dentro del sistema solar, es la humanidad. Sólo la humanidad posee los poderes realmente creativos de la razón, con los cuales descubrir los medios, que le permiten sobrevivir las grandes matanzas periódicas que eliminan capas enteras de especies, extinguiéndolas.

Por lo tanto, la pelea hoy, que es la razón subyacente de todas estas crisis, es que la humanidad se ha infectado con la plaga de que debe haber un límite al crecimiento, un límite al progreso. Sólo la humanidad tiene la habilidad específica de la creatividad voluntaria, para crear las condiciones bajo las cuales nosotros, como especie, podemos sobrevivir la amenaza de las grandes matanzas, que eliminaron el 98% de las especies conocidas, hasta hoy.

Y por lo tanto, debemos enaltecer a la humanidad, celebrar el avance de la ciencia y la tecnología, celebrar la aplicación de este poder para el mejoramiento de las condiciones de vida para la humanidad, y pensar en medidas, de generación a generación, y pensar sobre los motivos involucrados en eso. ¿Cuál es la mayor motivación para la humanidad? ¿Cuál es el gran impedimento para la humanidad? La creencia en que el sentido de la vida se termina con la muerte: ese es el gran problema.

Y sólo cuando entendamos a la humanidad como una especie voluntariamente creativa, y permitamos que esa creatividad voluntaria específica del progreso de la humanidad, tome la dirección de nuestras decisiones políticas, entonces seremos capaces de crear las condiciones, por medio de ese entendimiento, y por la inspiración que ese entendimiento nos da, seremos capaces de crear, y motivar, los cambios en la manera de pensar, lejos de la idea del crecimiento cero, lejos de esta degeneración que ahora prevalece, y pensar nuevamente, en términos de la creatividad de la humanidad: la promoción de la creatividad de la humanidad; la inspiración para realizar descubrimientos, ir a densidades de flujo energético más elevadas, como lo ejemplifica la tecnología, esa es la oportunidad que tenemos para la humanidad.

Una vez tuvimos, hasta el asesinato de Kennedy y su hermano, aún teníamos en Estados Unidos, la inspiración que llevó a la fundación del Programa Espacial y cosas similares que involucraron grandes esfuerzos. Ahora, hemos aplastado esos esfuerzos. ¡Los hemos suprimido!

Estamos gobernados por un tirano, que no es realmente un ciudadano estadounidense, es un agente del Imperio Británico, que siempre tuvo este tipo de política. Y nosotros, de las naciones que siempre creímos en la humanidad somos la única esperanza para toda la humanidad en este momento. Hay muchos como nosotros en varios países, en las Américas, en la región transatlántica; en Rusia, hoy, vemos un resurgimiento del optimismo entre algunos círculos; en China, hay un sentido de optimismo; en India, un poco menor, etc.

Existe la esperanza en la humanidad, de que el desarrollo de nuestros poderes creativos y la realización de los mismos, puede conducirnos hacia una mejor condición para la humanidad; y puede llevarnos al punto, que hoy es posible, científicamente posible; tenemos la posibilidad de grandes avances en tecnología, en la ciencia y la tecnología.

Si desatamos estos beneficios, podemos llegar al punto en donde podremos crear las condiciones de una Densidad de Flujo Energético muy elevada, como lo indica el término; podemos crear esas condiciones bajo las cuales la humanidad será capaz de desafiar el tipo de muerte en masa que amenaza a las especies en el cambio de fase actual en el sistema, el sistema galáctico. Estamos llegando al punto en donde el sistema solar, se está moviendo, fatalmente, hacia la misma posición, en la que fueron eliminados los famosos dinosaurios, ¡como de un solo soplo!

Nosotros, con la tecnología, tendremos la capacidad, si la usamos, de derrotar esta amenaza a la humanidad. Sólo la humanidad tiene el poder de juicio creativo, que es capaz de realizar ese tipo de defensa en contra de la amenaza de extinción de la especie humana. Entonces peleemos como miembros de las naciones; peleemos como representantes de las culturas; cooperemos unos con otros, para realizar estos cambios que son necesarios, ahora. Debemos comenzar ahora, para preparar el camino para el futuro, el gran desafío con el cual nos enfrentamos, mientras que el Sistema Solar se mueve gradualmente, al punto, en que está por encima del plano de la galaxia, allí donde ocurren las matanzas masivas, porque hoy no tenemos defensa para la radiación a la que seremos expuestos, pero nos podríamos defender en el futuro, si comenzamos a trabajar en ello hoy.

Y debemos pensar en el otro aspecto de esto, ese aspecto personal y social de todo esto: debemos pensar en lo que podemos hacer, para proteger a la especie humana. Al hacer esto debemos pensar, también, en que no morimos completamente, como seres humanos, cuando morimos. Porque si contribuimos al proceso de descubrimiento, del cual depende el progreso, si desarrollamos el tipo de sistema educativo y la orientación, que esto demanda, cada uno puede sentir que está participando, incluso si caminamos hacia la muerte, en haber hecho las contribuciones a la humanidad, que aseguran la existencia continuada y el poder de la especie humana dentro de esta galaxia. Podemos hacer esto. Pero debemos comenzar. Debemos comprometernos con ese método de pensamiento, esa visión.

Todavía es posible. Es posible entre nuestra gente más joven. Es posible entre la gente más anciana como yo, que todavía nos queda el fuego de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. Todavía nos acordamos de eso, recordamos esa pasión. Recordamos la pasión que inspiró a una generación que apoyó al presidente Kennedy, en el programa espacial y otros programas: todavía podemos hacer eso, ¡pero tenemos que empezar ahora! Debemos revertir el patrón que nos está llevando a la extinción, en este mundo.

Hay naciones con esperanza. China tiene esperanza; India tiene un poquito menos de esperanza en ese sentido. Hay otros países que tienen esperanza, en Asia, como en otros lugares. Tenemos que dar paso, al derecho de aquellos que tienen esperanza, para que nos guíen afuera de esta oscuridad.

Y con eso, es como algunas de las grandes concepciones de la historia, que, de un lado, la humanidad es la única especie que posee este tipo de optimismo, sólo la humanidad. Si activamos a la humanidad, en el beneficio de la humanidad, podemos inspirar entre nuestros pueblos, aquellas medidas que son necesarias para producir este efecto. Pero debemos entender, estamos amenazados por un gran peligro: estamos amenazados por una fuerza del mal, que dice, que debemos bajar nuestro nivel de tecnología, debemos frenar la ciencia, debemos tener una política ecologista: estas cosas son la traición más grande de seres humanos contra seres humanos. ¡El ecologismo es el gran peligro que podría exterminar a la especie humana! Y debemos combatirlo de manera consecuente.

Debemos combatirlo con optimismo, con el entendimiento de que cuando creamos algo de valor para la humanidad futura, alcanzamos cierto tipo de inmortalidad, no la inmortalidad de la carne, sino la inmortalidad en las consecuencias de lo que contribuimos al proceso del progreso humano.

Nos encontramos en esa situación ahora: Esta semana, por ejemplo, hay una política en este mismo momento, que viene de Europa y del actual gobierno de Estados Unidos, una política que garantizará, ¡el exterminio virtual de la humanidad! Porque los recortes que se implementarán, el nivel tan bajo de producción permitido, el cierre de la energía nuclear, el cierre de otros tipos de energías de las cuales depende nuestra existencia, el poder para hacer grandes inventos, y suministrarles energía, ¡nos están quitando estas cosas!

Si permitimos que se degrade nuestra cultura, ahora, como lo prescriben la monarquía británica y nuestro presidente chiflado, crearemos una situación irreversible, en la cual la extinción de la humanidad se vuelve probable. Si hacemos el cambio ahora, no sólo frenaremos una depresión, la mayor depresión de la historia moderna, globalmente, porque China no puede soportar el colapso del sistema transatlántico; India no puede sobrevivir a ello; otros países no pueden: esto en tanto que el peligro inmediato proviene del sistema transatlántico, el llamado sistema transatlántico europeo, el peligro proviene de allí. Pero si permitimos que ese peligro estalle, considerando la actual situación económica del planeta entero, no podríamos mantener a la humanidad. Todo el mundo se iría al pozo, hacia una prolongada era de tinieblas, y la interrogante es si seríamos capaces, bajo esas condiciones de destrucción, si nos recuperamos a tiempo, de salvar a la especie humana.

Debemos amar a la humanidad entre todas las naciones, porque la humanidad es preciosa. Las naciones representan las culturas de la humanidad; se deben de poner en armonía, en términos de un interés común fundamental, el interés del futuro de la humanidad. Y eso es lo que tenemos ahora adelante nuestro. Y esa es la raíz de la crisis de hoy.

Hay fuerzas en Estados Unidos, y en Europa, en particular, que están determinadas a realizar este gran resurgimiento, el resurgimiento de la muerte, del crecimiento cero y ¡del decrecimiento! Si no paramos eso, la humanidad está condenada. Eso significa, que si no sacamos a este presidente de su cargo, ¡probablemente la humanidad esté condenada como resultado! Este presidente debe ser sacado de su cargo: ha violado muchas leyes. Además, no es mentalmente capaz de ser presidente, según la norma de la enmienda 25, sección 4: esa condición resultaría en su expulsión.

Él, también, ha cometido ofensas en contra de la Constitución de Estados Unidos, que demandan su expulsión del cargo, ¡inmediatamente! Si no lo sacamos de su cargo, las oportunidades de la humanidad en general, son muy pocas.

Y vemos la cobardía de la generación que gobierna, ellos no lo van a asumir. Y somos nosotros, los que lo asumimos, de quienes dependemos, para socorrernos en esta gran amenaza de extinción en el futuro de la especie humana. Esta es la situación: este es el resultado del patrón económico de las decisiones políticas, desde los asesinatos sucesivos del presidente Kennedy y su hermano. Esta es la cuestión. Porque nosotros en Estados Unidos somos decisivos, porque somos Estados Unidos: nos fuimos de Europa, para escapar de esta amenaza, este tipo de amenaza que dominaba Europa, por entonces, y todavía la domina hoy. Cuando Estados Unidos falla en su misión específica, de proporcionar la alternativa a la corrupción de Europa, entonces, como en la actualidad, el mundo se halla todavía en problemas.

Entonces: Ese es mi punto de vista. Véanlo y veamos lo que tienen que decir sobre esto.