Discurso de Helga Zepp-LaRouche a la Conferencia del 30 Aniversario del Instituto Schiller en Nueva York

7 de julio de 2014

Conferencia del 30 Aniversario del Instituto Schiller,
"Hora de crear un mundo sin guerras"

15 de junio de 2014
Nueva York, Nueva York


Helga Zepp-LaRouche
Es tiempo de crear un mundo sin guerra


Helga Zepp-LaRouche.

6 de julio de 2014 – Helga Zepp-LaRouche, fundadora del Instituto Schiller Internacional, dio el discurso inaugural de la conferencia que se realizó el pasado 15 de junio en Nueva York para conmemorar el 30 Aniversario del Instituto Schiller, con el título de “Es tiempo de crear un mundo sin guerra”. Enseguida reproducimos el discurso en su totalidad, con la presentación que hizo Jeffrey Steinberg, de EIR, quien moderó el primer panel.

Jeffrey Steinberg: Hace exactamente 30 años, Helga Zepp-LaRouche estaba muy preocupada de que la relación transatlántica estaba en una profunda crisis. La gente recordará que en ese tiempo se daba la batalla sobre el despliegue de los misiles Pershing en Europa. Había una gran preocupación sobre el peligro de que la situación se saliera de control, llevando a una potencial guerra mundial, una guerra termonuclear potencialmente desastrosa. Y fue en ese contexto, en un periodo de cierto encono recíproco entre los Estados Unidos y Europa, que Helga emprendió la tarea de fundar el Instituto Schiller, con el fin de crear las bases históricas y culturales para un resurgimiento de la cooperación transatlántica, en torno a los grandes principios de libertad y justicia que fueron los pilares de todos los escritos del gran Poeta de la Libertad, Federico Schiller.

Y aquí estamos ahora, de nuevo, desafortunadamente enfrentando otra vez una grave crisis mundial; la amenaza de guerra, inclusive guerra termonuclear, aparece de nuevo muy grande, y es en ese contexto que convocamos a esta conferencia hoy, tanto para celebrar 30 años de labor extraordinariamente importante del Instituto Schiller, como también, de nuevo, para hacer un fuerte llamado sobre la necesidad de una cooperación global para evitar el estallido de otra guerra innecesaria y potencialmente devastadora.

Helga realmente no necesita mayor presentación. Ella es la fundadora del Instituto Schiller, es la esposa del estadista estadounidense Lyndon LaRouche, así que quiero presentar a Helga para dar la presentación de apertura para esta conferencia.

Helga Zepp-LaRouche: Ustedes han venido aquí para discutir en esta conferencia cómo crear un mundo sin guerra, y esa parece ser una proposición muy improbable, dado el estado actual del mundo. Pero antes de entrar en la discusión de por qué yo todavía tengo un profundo optimismo de que podemos lograr esta meta, permítanme referir un par de ideas que llevaron a la fundación del Instituto Schiller hace 30 años.

Como Jeff mencionó, fue el periodo de peligro de guerra extremado. La gente hablaba de las posibilidades de los misiles de mediano alcance, el Pershing-2 y el SS-20, que estaban a una distancia de solo un minuto uno de otro en Europa Central; que podía haber un lanzamiento accidental de un solo misil, y en ese caso, el oponente dispararía todo su arsenal, porque el tiempo era muy corto. Mucha gente hablaba de que estábamos al borde de la Tercera Guerra Mundial, y yo creo que la gente estaba mucho más consciente de lo que lo está ahora, aun cuando ahora estamos a un pelito de la potencial extinción de la civilización.

¿Por qué Schiller?

La razón de por qué le di el nombre de Schiller al esfuerzo para instituir una concepción completamente diferente de las relaciones entre naciones —y quiero decir esto porque quiero animar a la gente a ir a la biblioteca o al Internet y leer a Schiller— es porque él tiene, hasta donde yo sé, la más bella imagen del hombre. Él estaba convencido –y está convencido, porque es inmortal— de que cada ser humano tiene el potencial de llegar a ser un alma bella. Que cada ser humano tiene el potencial de convertirse en un genio, y que finalmente, la humanidad llegará a esa condición, en la que toda la gente que nazca será capaz de desplegar todo el potencial que tiene.

Sus ideas fueron como el hilo conductor en mi vida, desde la etapa escolar en adelante, y cuando pensé cómo crear una nueva era de la civilización, no pude pensar en un mejor sinónimo que él.

Ahora, la idea del Instituto Schiller era que la política exterior ya no debería estar basada en golpes de Estado, subversión, sabotaje, asesinato —lo cual desafortunadamente domina mucho de la política exterior del mundo hoy en día— sino que cada nación debería referirse a la otra en el nivel más alto de sus logros científico-culturales. Así que cuando se habla de Estados Unidos, no se debe pensar en la esclavitud y la Guerra de Vietnam, y muchas otras cosas, sino que se debe pensar en Benjamin Franklin, la Declaración de Independencia, la Constitución, John Quincy Adams, Lincoln, Franklin D. Roosevelt, Martin Luther King, John F. Kennedy, y esa tiene que ser la imagen de Estados Unidos.

Del mismo modo, cuando hablas sobre Alemania, no la debes reducir a 12 años de terror nazi, sino que tienes que pensar en todos los grandes pensadores y poetas, y compositores, que Alemania ha producido; la cultura clásica y la contribución científica.

Así que el Instituto Schiller se fundó sobre esa idea el 3 y 4 de julio, hace 30 años, en Arlington, Virginia, y luego dos meses después, en Wiesbaden, Alemania. Y en la conferencia de fundación de Arlington, tuvimos un gran público de 1,200 personas de 50 naciones, quienes vinieron desfilando con sus banderas, se tocaron sus himnos nacionales, y decidimos que trabajaríamos incasablemente sobre la idea: “Ahora viene el tiempo de Schiller”; que íbamos a crear un tiempo en el que las ideas de Federico Schiller dominarían el mundo.

Al principio se trataba de un esfuerzo germano-estadounidense, pero se hizo muy patente que la relación entre Europa y los Estados Unidos estaba en un estado terrible y con el llamado Tercer Mundo, era todavía peor. Así que, rápidamente se convirtió en un esfuerzo internacional.

Y desde entonces, hemos tenido realmente cientos de conferencias en todo el mundo. Hemos trabajado en planes de desarrollo para todo el mundo: para África, para Latinoamérica, un Plan Oasis para el Medio Oriente, un programa de desarrollo de 40 años para India, en el que trabajamos en conjunto con Indira Gandhi; un Plan de la Cuenca del Pacífico, de 50 años, y después de 1989, después de la caída del Muro de Berlín, tuvimos la idea de unir a Europa y Asia a través del llamado Puente Terrestre Eurasiático, a través de corredores de infraestructura. Y mientras tanto, durante los últimos 25 años, lo hemos extendido al Puente Terrestre Mundial, lo que significa un verdadero desarrollo a profundidad para todas las partes del mundo, y ese es todavía en absoluto, el concepto para un orden de paz para el siglo 21.

Los orígenes del “Cambio de Régimen”

Ahora, obviamente, esa no es la situación del mundo en este momento. Así que quiero abordar la cuestión de cómo llegamos al punto en el que, 69 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial, la cual, si ocurriera, sería, por la naturaleza de las cosas, una guerra termonuclear, y por lo tanto, llevaría a la extinción de la civilización.

La razón es que, cuando tuvimos esta idea del Puente Terrestre Eurasiático, en 1989, y especialmente cuando lo extendimos después del colapso de la Unión Soviética, ¿por qué fue rechazado?

Bueno, la desafortunada coincidencia histórica fue que en ese tiempo estaba Margaret Thatcher como primera ministra del imperio británico; y en Estados Unidos estaban los neoconservadores. Y en vez de aprovechar la oportunidad de la desaparición del comunismo para crear ese nuevo orden de paz, decidieron elegir la doctrina del mentado Nuevo Siglo Estadounidense, que realmente era una receta para un imperio mundial de dominación angloamericana.

El primer objetivo de esta gente era reducir a Rusia, de una superpotencia ex soviética, a un país del Tercer Mundo, productor de materias primas. Y el medio por el cual lograron eso fue aplicar la llamada terapia de choque, por medio de la cual, por ejemplo, redujeron las capacidades industriales de Rusia en 30% de 1991 a 1994.

El segundo objetivo principal era eliminar a Rusia como un competidor potencial en el mercado mundial. Después de que la segunda superpotencia había desaparecido, ellos fueron tras la llamada globalización, o globalización desenfrenada, que significó la desregulación total del sistema financiero, creando mercados de trabajo barato, convirtiendo toda la economía en una economía de casino, protegida por empresas de seguridad privadas, convertida en lo que mi finado amigo J. C. Kapur, un gran filósofo indio, llamó “capitalismo blindado”.

Entonces, decidieron proseguir con un cambio de régimen en contra todos los países que no se sometieran a este nuevo imperio mundial. Esta fue la razón principal de la primera guerra de Iraq en 1991, llevada a cabo por Bush padre. Después fueron los ocho años del gobierno de Clinton, que fue un poco como una forma mixta, un poco imperial, un poco más republicano. Pero después de eso, se metieron en la idea de eliminar todos los Estados nacionales soberanos, que eran considerados como un obstáculo a este control por parte del imperio mundial.

Y empezó el cambio de régimen. Sucedió en Iraq, Afganistán, Libia. Lo intentaron en Siria. Lo lograron en Ucrania, por ahora. Y para Europa, ellos decidieron convertir a la Unión Europea en la expresión regional de este imperio. El canciller Kohl exigió renunciar al marco alemán, para establecer la Unión Monetaria Europea, como el precio de la reunificación alemana, especialmente con el objetivo de evitar que Alemania desarrollara lazos fuertes con Rusia, lazos que históricamente ha tenido muchas veces.

Luego transformaron la Unión Europea del Tratado de Maastricht de 1991 en un imperio. Se acordaron los criterios para la Unión Monetaria Europea, el Pacto de Estabilidad, lo cual convirtió a la Unión Europea esencialmente en un instrumento de los intereses de los bancos.

En 1999, se introdujo la versión monetaria de la UE, y en 2002, el euro como moneda de curso legal.

Mientras tanto, el 4 de noviembre de 1999, se dio la derogación de la Glass-Steagall, que fue el punto de inicio de la desregulación total del sistema financiero, y al mismo tiempo, estas fuerzas despejaron la consolidación conceptual definitiva del imperio.

Extremadamente importante fue el discurso de Tony Blair en Chicago, cuando declaró de facto el fin del orden de Westfalia; la base del derecho internacional estaba terminada, y se tenía que reemplazar por las intervenciones dizque humanitarias en todo el mundo, lo cual condujo, en Estados Unidos, a la “Responsabilidad de Proteger”.

Entonces la doctrina Blair se empezó inmediatamente a dirigir hacia una confrontación total con la doctrina Putin. Putin decía que se tiene que respetar el derecho internacional, que se debe mantener la Carta de las Naciones Unidas, que no se debe violar la soberanía de los países, en contraste con Blair, que decía, “no; podemos encontrar pretextos para intervenir militarmente por todo el globo”.

Así que, ellos básicamente decidieron apostar a un cambio de régimen en contra de todas las naciones que no se sometieran, y se convirtió a la Unión Europea en todo un imperio. Si se mira la condición de la UE hoy en día, que está cometiendo genocidio en contra de la población del Sur de Europa, se puede ver que no hay nada de verdad en las palabras que utilizan.

Las Revoluciones de Colores y el 11 de septiembre

En especial con relación a los países de la ex Unión Soviética, decidieron crear “revoluciones de colores”. Ahora bien, las revoluciones de colores son un sinónimo de toda una variedad de modalidades de cambio de régimen. Es una guerra no declarada, pero es guerra, con una característica diferente apropiada para cada país.

Lo que digo probablemente será sorprendente para la mayoría de la gente, pero mi esposo, el señor LaRouche, dijo recientemente que el 11 de septiembre en Estados Unidos fue una forma de “revolución de color”, porque convirtió a la república estadounidense —que ya tenía algunos problemas con anterioridad— en un instrumento del imperio. Y convertir a Estados Unidos en el brazo militar, el músculo, donde los británicos serían el cerebro, fue como la precondición para que los demás cambios de régimen tuviera éxito.

Bajo el gobierno de Clinton, Estados Unidos era aún un tipo de semirepública, pero después del 11 de septiembre, se convirtió en la punta de lanza de este imperio.

Que quede constancia: algunos de ustedes recordarán que el señor LaRouche hizo una videoconferencia profética el 3 de enero de 2001, tres semanas antes del inicio del gobierno de Bush, en la que dijo que este gobierno sería confrontado con tantos problemas en el sistema financiero, que ellos maniobrarían para crear un Incendio del Reichstag. Eso fue exactamente nueve meses antes de que ocurriera el 11 de septiembre.

Y todos ustedes recuerdan lo que pasó con el 11 de septiembre, qué tipo de histeria atrapó a la población, con sus lazos amarillos, con los videos en televisión de los aviones impactando en el Word Trade Center una y otra vez, y todas las demás fotos. Y eso fue utilizado entonces para implementar la Ley Patriota, la Ley de Autorización de la Defensa Nacional [en 2012], toda la extensión de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para espiar a toda la población mundial, violando los derechos humanos de prácticamente todos los ciudadanos de este planeta. Y lo que sucedió después, cada vez más, con Bush, y después con el presidente Obama, fue el gobierno por decreto, eliminando la separación de los tres poderes del gobierno.

A la sombra del 11 de septiembre se declaró después la guerra contra Afganistán, evocando el artículo 5 de la OTAN, y después, si ustedes piensan en lo que realmente ha salido a la superficie –y vamos a escuchar más sobre eso hoy— lo que realmente estuvo involucrado en el 11 de septiembre, que es exactamente lo que se va a revelar cuando salgan a la luz finalmente las 28 páginas clasificadas del informe original de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11 de septiembre —y ustedes van a escuchar sobre eso más tarde, con los mensajes de Walter Jones y Terry Strada— que un motivo poderoso para asumir que fue realizado por los británicos, en donde los sauditas también metieron la mano.

Luego, vean lo que sucedió después de 13 años de guerra en Afganistán. Hay ahora en Afganistán 40 veces la producción de opio que antes de la guerra. Entre Iraq y Afganistán, hay 120,000 soldados de la OTAN traumatizados, cuyas vidas han sido destruidas. En Afganistán, el entrenamiento de las mentadas fuerzas de seguridad parece más como una mafia, que ahora está, con los soldados estadounidenses y de la OTAN todavía allá, aterrorizando a la población.

Figura 1

Tony Blair.

Luego en 2003 fue la segunda guerra de Iraq, que, como se sabe ahora, estuvo basada completamente en mentiras. No había armas de destrucción masiva. No había misiles que pudieran alcanzar cualquier ciudad del mundo en 45 minutos. Lo que sí pasó es lo que prometían ambas guerras de Irak: regresar al país a la Edad de Piedra a punta de bombardeos, y todo esto se basó principalmente en las mentiras de este hombre (Figura 1), quien dio instrucciones al MI-5 y al MI-6 para hacer el famoso informe que después fue utilizado por Colin Powell en su tristemente célebre discurso en la ONU.

Ahora bien, algunos de ustedes recuerdan que el presidente Bush llegó a Irak con su chaqueta de aviador, y declaró “misión cumplida”. Si ustedes ven lo que está pasando ahora en Iraq, donde viene tomando el controla el [EIIS], esta escisión radical de al-Qaeda, un grupo cuyo terrorismo es, incluso para al-Qaeda, demasiado violento, que ha tomado el control de Mosul y varias otras ciudades en Irak.

Y esto, de acuerdo con varios artículos en la prensa británica, significa que ha muerto la vieja división del Medio Oriente basada en el Tratado Sykes-Picot, que se estableció durante la Primera Guerra Mundial (1916). Está llevando, ya ahora, a un rediseño de los mapas. El petróleo de Mosul ahora es petróleo sunita, que pertenece a los saudíes. Solo en Mosul, más de un millón de personas están huyendo, y el EIIS anunció que van a derrocar al rey Abdullah de Jordania. Van a tratar de ocupar el Sinaí, Gaza, Líbano. Y obviamente existe el peligro inmediato de una guerra general de gran alcance en toda la región.

Y este es un problema de seguridad, naturalmente, también para Europa y los Estados Unidos, porque entre esta gente hay miles de europeos y estadounidense que se les han unido.

Ahora ya empezó la revolución de color en contra de Rusia y de China, de alguna forma, en los setentas y ochentas, con el Proyecto Democracia y la Fundación Nacional para la Democracia [NED, por sus siglas en inglés], que fue fundada en 1983, y financiada por el Instituto Republicano Internacional, el Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales, y el Instituto Sociedad Abierta, de George Soros. Ellos procedieron a construir supuestos “movimientos democráticos” en contra de gobiernos que resistieron la tendencia hacia la globalización. Eso iba de la mano con la idea de un sistema de libre comercio, para convertir a las poblaciones en mano de obra barata, y organizar básicamente la economía mundial en su totalidad sobre el principio de “comprar barato y vender caro”, y tratar a mucha gente de muchos países como ilotas, como “comensales inútiles” , como los ve el príncipe Felipe (de Edimburgo), que ha anunciado muchas veces que él desearía que la población mundial se redujera de siete mil millones a mil millones de personas, y de quien consta que ha dicho que quiere reencarnar como un virus, porque así podría ayudar mejor a reducir la población.

Ahora, todo este sistema ha llevado cada vez más a un abismo entre los súper ricos y los pobres. Recientemente se publicó que 85 individuos en este planeta ¡poseen lo mismo que 3,500 millones de personas!

La “madre” británica

Esto se intensificó, naturalmente, después del colapso de la Unión Soviética, cuando las mismas fuerzas procedieron a construir la “sociedad civil”, como ellos le dicen, en Europa Central y del Este. Mientras que el principal financiamiento provenía de instituciones estadounidenses, los conceptos y la estrategia realmente se originan en universidades británicas, especialmente Oxford y Cambridge, que son como los cuarteles generales intelectuales del imperio británico. Mientras que Cambridge estuvo más a cargo del lado tecnológico, en cosas relacionadas con la era de la información, Internet, medios sociales, el aparato de espionaje, el GCHQ, que es el equivalente de la NSA en Gran Bretaña, Oxford fue el lado más operativo. Estas ya eran la base de operaciones, a la vuelta del siglo 19 al 20, de Cecil Rhodes, que tenía planes bastante siniestros para el Tercer Mundo; allí se originó la Mesa Redonda; seleccionaron becarios Rhodes de todo el mundo, y el objetivo principal de esto era reconquistar la ex colonia norteamericana.

Luego de que no lograron deshacer la Revolución Americana por medios militares, en la Guerra de 1812 y la Guerra Civil, decidieron subvertir a la clase dirigente estadounidense para que adoptara el modelo del imperio británico como propio, para crear un imperio mundial basado en la relación especial angloamericana. Cualquiera que quiera investigar esto, lea el libro de H.G. Wells, de 1928, La Conspiración Abierta.

Ahora, un mentor que salió de esto fue William Yandell Elliot, que fue el profesor y mentor de gente como McGeorge Bundy y sir Henry Kissinger, Zbigniew Brzezinski, Samuel Huntington. Y naturalmente, ellos de nuevo tienen a una generación nueva, con los intervencionistas que están alrededor de Susan Rice [Consejera de Seguridad Nacional] y otros.

Figura 2
Los promotores de las revoluciones de color


Nadia Diuk, de la Fundación Nacional por la Democracia (izquierda); el entonces embajador en Rusia, Michael McFaul, con el Presidente Obama..

El proyecto Oxford, de donde provino todo esto, se llamó “Resistencia civil y política del poder”, dirigido por sir Adam Roberts, quien fue uno de los mentores de Susan Rice, y quien es uno de los principales abogados del “internacionalismo liberal”. Y ellos se remontan a la doctrina de lord Palmerston del siglo 19. Colaboradores de sir Adam Roberts y Timothy Garton Ash dirigieron este proyecto en la Universidad de Oxford, que se llamó “Programa de la Universidad de Oxford sobre el carácter cambiante de la guerra”. La idea era generar una resistencia civil en términos de estrategia militar, y en marzo del 2007, tuvieron una conferencia en el St. Anthony College, en Oxford, con el título “Resistencia civil y política del poder; la experiencia de la acción no violenta desde Gandhi al presente”. Ellos decidieron desarrollar nuevas técnicas, y en el catálogo de estas nuevas técnicas, preguntan: “¿Son útiles las sanciones económicas para apoyar las acciones de los movimientos de resistencia civil pacífica?”

Figura 3
Gene Sharp, autor de las revoluciones de color

Uno de los ponentes en esta conferencia fue Michael McFaul. Aquí tienen a Nadia Diuk, de la Fundación Nacional para la Democracia, y a McFaul (Figura 2); otro participante fue Gene Sharp (Figura 3), quien es realmente el autor de las revoluciones de colores. Trabaja en el Instituto Albert Einstein en Boston, Massachusetts, y es el autor de un libro en tres volúmenes, La política de la acción no-violenta, que él escribió como una disertación ya en 1968; De la dictadura a la democracia; un marco conceptual para la liberación, que fue publicado en 1993.

Este libro ha sido publicado en 40 idiomas, financiado por George Soros, y enseña las técnicas para el desafío político. Sharp enumera 198 tácticas desde el boicot hasta el simbolismo, y no busquen un apuntalamiento teórico; yo traté de encontrarlo, pero no pude. Se trata de un simbolismo, de reducir todo a una palabra, o una frase, como un color, “naranja” o “rosa”, o ademanes toscos, o cualquier otro simbolismo, como un puño. Y después ellos les proporcionarían a estos activistas en los países seleccionados, botones, volantes, algunas veces bandas de rock, prendas de vestir, y harán falsas referencias a gente como Mahatma Gandhi y Martin Luther King, pero en realidad, se trata básicamente de activistas pagados.

Hay un video con un discurso de Gene Sharp de 1990, que se puede ver en Youtube, que no tiene contenido, es solo “resistencia”, de manera monótona; pero eso se ha extendido ahora a docenas de países por todo el globo como las “revoluciones de colores”.

Por ejemplo, el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el American Enterprise Institute (AEI) tuvieron sesiones de entrenamiento, en el 2000 en Hungría, donde ellos crearon la organización serbia de la revolución de color “Otpor! ”, que significa “¡Resistencia! ”. Ellos fueron los responsables del derrocamiento de Slobodan Milosevic. Después la NED admitió el financiamiento de Otpor! para Georgia, Ucrania, y también en Youtube se puede encontrar un video de Otpor! donde su líder actual en Serbia admite que tienen activistas entrenados en todo el mundo. Ellos asumen responsabilidad de la Primavera Árabe. Gene Sharp dice que él también fue una figura clave en la revuelta de la plaza Tian’anmen en 1989 en China.

En Ucrania este aparato ha reclutado ¡2,200 ONG! Ellos hicieron la Revolución Naranja antes, ellos hicieron la Revolución Rosa en Georgia, y después, lo que estalló en la plaza Maidan en Kiev después de que el Presidente Yanukóvich canceló el Acuerdo de Asociación de la Unión Europea en noviembre del año pasado; fue exactamente ese aparato, una mezcla de tales ONG financiadas principalmente desde Estados Unidos, y neonazis que tenían una tradición ininterrumpida desde Stepan Bandera, que fue uno de los colaboracionistas con los nazis para ayudarles a invadir Ucrania en los cuarentas.

Ahora bien, de acuerdo con este concepto, estos militantes son reforzados por tipos de mercenarios, que han entrenado con al-Qaeda y el EIIS en Siria. Los embarcaron hacia Ucrania, y fueron en gran medida los responsables de las atrocidades que se cometieron allí: las barricadas, las bombas molotov, los francotiradores que dispararon a ambos bandos, tanto a la policía como a los manifestantes, y que fueron responsables del golpe de Estado en Ucrania del 22 de febrero.

Ahora el actual gobierno de “Yats” —no lo llamo Yatsenyuk, sino “Yats”, porque ese es el nombre que le dio Victoria Nuland, y ella lo puso allí— este es un gobierno basado en un golpe de Estado. Ellos tienen ahora a siete miembros de Svoboda en su gobierno, la cual es una organización nazi; el Sector Derecha está integrado muy de cerca con el Ejército Ucraniano, y actualmente están llevando a cabo bombardeos aéreos contra su propia población en el este de Ucrania.

Y todo esto ha llevado a una situación en la que, ahora, hoy, puede haber más acciones militares después de que las fuerzas del este de Ucrania a favor de la federalización derribaron a este avión de ataque, y ahora hay peligro de una verdadera erupción de un conflicto más grande entre Ucrania y posiblemente Rusia, si esto continúa por más tiempo.

Nueva doctrina de Rusia

En respuesta a todo esto, la fuerza armada rusas anunció una nueva doctrina militar, que es de la mayor importancia. Esto fue en el contexto de la Conferencia de Seguridad de Moscú que se realizó el 23 de mayo, donde ellos declararon que el uso de las revoluciones de color es una forma de guerra contra Eurasia.

El general ruso Vladimir Zarudnitsky, jefe de operaciones de la División del Comando Militar de las Fuerzas Armadas rusas, declaró que “las revoluciones de color son una forma completamente ilícita, medieval y repugnante de guerra agresiva. Una nueva forma de Guerra de los Treinta Años que emplea tácticas que van mucho más allá de lo que hicieron los nazis”. Y si ustedes ven lo que estas otras revoluciones de color están haciendo en Iraq o Siria, o en el este de Ucrania, no pueden más que coincidir en eso. Ellos están empleando nuevas técnicas de agresión, con el propósito geopolítico de desestabilizar a países que tienen una política independiente y, según este general, tienen en la mira a Rusia, China, el Oriente Medio y Cercano, África, Asia Central y del Sur.

Figura 4
Figura 5
Ministerio de la Defensa de Rusia
A la izquierda y arriba: Gráficos de la presentación del general Valery Gerasimov, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, en la Conferencia sobre Seguridad Internacional del 23 de mayo en Moscú.

Uno de los estadounidenses que participó n en esta conferencia, Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), estaba tan impresionado por las ponencias presentadas en esta conferencia que publicó un informe de 52 páginas con sus notas en su página web [http://csis.org/publication/russia-and-color-revolution], donde dice básicamente que la fuerza armada rusa ahora está considerando las revoluciones de color como un nuevo método de guerra de los Estados Unidos y Europa contra Rusia y China, sustentados en que tienen el mínimo de costos y de bajas, pero que todo esto conduce a una importante fuente de terrorismo (Figuras 4 y 5). Esto se ha tomado de la presentación en PowerPoint que se hizo allí.

Figura 6
  Figura 7
Ministerio de la Defensa de Rusia
A la izquierda y arriba: Gráficos de la presentación del general Valery Gerasimov a la Conferencia sobre Seguridad Internacional en Moscú.

Luego, el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu también subrayó que estas protestas, que supuestamente proceden de la población, en realidad están respaldadas por medios militares y guerra irregular (Figura 6). Se están empleando en Serbia, Libia, Ucrania y Venezuela, y en la llamada “primavera árabe”, que ha desestabilizado (Figura 7) toda la zona de África del Norte. Y como resultado de esto, varias naciones africanas están a punto de desintegrarse por completo, como resultado de lo que sucedió en Libia, porque entonces los tuareg y otros huyeron a Mali y otros países, diseminando el terrorismo.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, Valery Gerasimov, también dijo que este es un nuevo método de guerra, conducida por los Estados Unidos. Empieza con las tácticas no militares de la revolución de color, pero luego, detrás de eso, está la fuerza militar y si el potencial de la revuelta no basta, interviene abiertamente la fuerza militar para el cambio de régimen, como lo hemos visto en Ucrania o en Siria y muchos otros lugares.

El ministro de Defensa de Bielorrusia, Yuri Zhadobin, señaló a Gene Sharp como el autor de estas revoluciones de color, y declaró que estas siempre se inician desde el exterior. El general ruso Zarudnitsky también dijo que Occidente considera a la revolución de color como un medio pacífico de cambio de régimen, pero los acontecimientos en el Cercano Oriente y África del Norte “muestran que la fuerza militar es una parte integral” de esta, y si las sanciones no son suficientes, entonces inician las operaciones militares.

Obviamente, esto es totalmente ilegal, no se ciñe a las Convenciones de Ginebra, que han establecido reglas para declarar la guerra, y por lo tanto hace todo esto aún más peligroso y criminal, y además lo conducen terroristas abiertos y firmas privadas de seguridad, como lo hemos visto en Ucrania, donde se desplegó a mercenarios de Blackwater y Academi.

Esto es muy similar a la forma en que John Perkins describe el derrocamiento de gobiernos en su famoso libro Confesiones de un sicario económico, en que se emplean diferentes técnicas para atraer a los países, primero al endeudamiento y luego al uso de sobornos; si estos no funcionan, acuden a la desestabilización y si todo esto no funciona, emplean medios militares, que Perkins describe con gran detalle.

La importancia de esta nueva doctrina militar de Rusia y Bielorrusia es absolutamente enorme y el que usted no haya leído sobre ella en el New York Times no significa que no es así. Porque si Rusia dice que las revoluciones de color son una guerra no declarada de agresión, ¡entonces eso significa que actualmente estamos en un estado de guerra! Por lo tanto, si usted considera eso, además de todas las otras situaciones, en el Oriente Medio y el Pacífico, pienso que la gente debiera estar más asustada y hacer algo al respecto, en lugar de ser complaciente.[1]

El cerco de la OTAN a Rusia y China

Todo esto se debe ver en el contexto de la política de la OTAN y la Unión Europea (UE) para cercar a Rusia y China.

Figura 8:
¡Alto al riesgo de guerra termonuclear mundial!

También ha habido un cambio en la doctrina militar de los Estados Unidos y la OTAN, porque cuando tuvimos la crisis de los misiles de mediano alcance a principios de la década de 1980, que fue el contexto para la creación del Instituto Schiller, todavía existía la doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada (MAD, por sus siglas en inglés), que fue la idea de que el uso de armas termonucleares era completamente imposible, porque conduciría a la extinción de toda la humanidad. Pero, entretanto, esta se ha transformado en una doctrina del primer ataque, que es la base para el despliegue del sistema de misiles antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) en Europa del Este, que los rusos han denunciado como tal, es la base para la doctrina del Ataque Global Rápido, que es la idea de que, con medios modernos, la ciberguerra y otras tecnologías modernas, se pueden escabullir de alguna manera detrás de las líneas de defensa de un país contrincante, y eliminar su capacidad para un segundo ataque (Figura 8). Y también está la idea de la doctrina de Batalla Aire Mar contra China.

Esta es la concepción utópica de que se puede ganar una guerra nuclear. Y hay algunos militares, incluso en los Estados Unidos, que han destacado que esta doctrina del primer ataque alienta a ambos lados a decidirse por un primer ataque, porque si usted espera mucho tiempo, entonces está indefenso, así que es mejor ser el primero.

Hace unos dos años, en la Conferencia de Seguridad de Moscú, el entonces Presidente Dmitri Medvédev dijo, y también lo hizo en un foro sobre derecho en San Petersburgo, que esta política de los Estados de Occidente, utilizando el pretexto de las intervenciones humanitarias, está conduciendo a guerras regionales, incluyendo el uso de armas nucleares. En esa misma conferencia, el entonces Jefe del Comando Conjunto, general Nikolai Makarov, dijo que Rusia no aceptará la continuación del sistema ABM de EU a su tercera y cuarta fase, porque entonces le daría una capacidad para un primer ataque que dejaría a Rusia sin defensa.

En comparación con esta declaración de hace dos años, la nueva doctrina militar rusa es un refinamiento muy claro, porque ellos ahora han confirmado lo que nosotros hemos publicado desde hace muchos, muchos años, pero esta es ahora la doctrina oficial de Rusia.

Y si ustedes reúnen todo lo que he dicho en una sola imagen, cosa que debería hacer, no pueden más que llegar a una conclusión: actualmente estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial, y por lo tanto, del peligro de la extinción de la humanidad. Necesitamos urgentemente un debate internacional sobre esto. Tenemos que declarar absolutamente ilegítimas a las revoluciones de color. Tenemos que denunciar la farsa, que esta gente circula por todo el mundo, de intervenir militarmente en todas partes y llamarlo “democracia”, “libertad”, “derechos humanos”, cuando en realidad es asesinato, crimen, terrorismo y guerra de agresión.

Si usted mata a alguien en una guerra declarada oficialmente, eso puede ser terrible y trágico, pero ocurre de acuerdo con las reglas de las convenciones internacionales establecidas, como las Convenciones de Ginebra. Pero si usted mata a alguien en una guerra no declarada, es asesinato. Instigar una guerra de agresión convierte a la persona que lo hace en un criminal de Nuremberg.

El hecho de que ya estamos en una guerra, en una especie de guerra global, significa que estamos sentados en un barril de pólvora global cuyo detonador ha sido encendido en muchos lugares: en Ucrania, en el Oriente Medio, en el Pacífico. Y entonces la pregunta es: ¿Podemos detener esto a tiempo, antes de que la humanidad se extinga a sí misma?

¡Consolidemos la alternativa!

Figura 9
El Puente Terrestre Eurasiático, con extensión hacia África

Afortunadamente, ya está planteada la alternativa potencial: Lo que el movimiento de LaRouche ha estado trabajando durante 39 años, lo que el señor Lyndon LaRouche propuso por primera vez en 1975, reemplazar al Fondo Monetario Internacional con el Banco de Desarrollo Internacional, y luego, en particular, luego de que propusimos el Puente Terrestre Euroasiático, hace 25 años (Figura 9), ahora está sobre la mesa.

La buena noticia es que el gobierno chino ha puesto el Puente Terrestre Euroasiático, o la Nueva Ruta de la Seda, sobre la mesa de discusión. En septiembre pasado, en una conferencia en Kazajistán, y entretanto, en la reciente reunión cumbre entre Rusia y China en Shangai, Xi Jinping y Putin no solo firmaron el acuerdo de 30 años por el gas, sobre el cual se habló mucho en los medios de comunicación, sino también 46 acuerdos de cooperación sobre la Nueva Ruta de la Seda y el hecho de que en el más alto nivel, específicamente, entre los presidentes de los dos países hay un acuerdo para cooperar, lo que nos da la esperanza de que también en niveles más bajos y niveles regionales, se puedan superar las tensiones aún existentes.

Ahora, mientras el sistema transatlántico está a punto de estallar financieramente, hay una dinámica gigante para el desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda, muy, muy rápidamente. El nuevo primer ministro de India, Narendra Modi, ha expresado toda su intención de cooperar con Rusia y China en esta Nueva Ruta de la Seda, y para ayudar a construir su prolongación norte-sur. Recientemente, el ministro de Relaciones Exteriores de China Wang Yi estuvo en India, donde prometió total apoyo para su desarrollo, renovar las vías férreas y autopistas, instalar parques industriales, construir muchas plantas nucleares allí. Entretanto, el primer ministro chino Li Keqiang estuvo en Bucarest, donde se reunió con 16 jefes de Estado de Europa Central y anunció que China va a construir un sistema de trenes de alta velocidad en Europa Central y del Este, algo que la UE obviamente es incapaz de hacer.

Wang Yi también visitó varios Estados de África y prometió que China conectará todas las capitales africanas mediante un sistema de ferrocarriles de alta velocidad. Y después de la próxima reunión del BRICS en julio, Xi Jinping y Putin realizarán una gira por toda Latinoamérica, para involucrarla en la idea de la Nueva Ruta de la Seda y el Puente Terrestre Mundial.

Esta es la única esperanza para detener y revertir esta guerra y el terrorismo que ahora está explotando en el Oriente Medio, e impedir que se disemine a Europa, Asia y África. En una conferencia del Instituto Schiller en noviembre de 2012, que también convocamos debido al creciente peligro de guerra, presentamos un plan completo para el Puente Terrestre Euroasiático, para toda la región entre Afganistán y el Mediterráneo, Asia Central y el Golfo.

Figura 10
Diseño artístico de una planta de energía nuclear flotante en Rusia.

www.antiatom.ru

Si ven todo esta región, desde la costa atlántica africana, pasando por la península arábiga y hasta China, tienen una gran franja de desierto. Gran parte del Oriente Medio es desierto. Y la única esperanza de que haya paz en esta región es reverdecer el desierto, con acuíferos, cambiando el curso de los ríos, desalinizando en gran escala el agua de mar mediante el uso pacífico de la energía nuclear (Figura 10), y con la esperanza de que Rusia, China e India, Irán, algunas naciones europeas que con optimismo se liberen del yugo de la Comisión de la Unión Europea, y un Estados Unidos transformado, trabajen juntos en hacer que el desarrollo sea el nuevo nombre para la paz.

Recientemente se realizó una conferencia de dos días en Dushanbe, Tajikistán, del nuevo Club de Expertos de Asia Central sobre el Desarrollo Euroasiático, donde el director del Centro de Estudios Estratégicos, Sayfullo Safarov y Yuri Krupnov, de la Junta Supervisora del Instituto Ruso para la Democracia, Migración y Desarrollo Regional, presentaron un programa de desarrollo económico para la eliminación de la producción de droga en Afganistán, un programa que Viktor Ivanov (director del Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia) ya había propuesto en marzo, en Moscú, y se presentó de nuevo en Islamabad, Pakistán, para un programa de desarrollo de Pakistán y Afganistán.

Yuri Krupnov planteó cuatro áreas claves de ese desarrollo para Afganistán: agricultura y procesamiento de alimentos; producción de maquinaria; infraestructura de transporte y la rápida construcción de plantas de generación hidroeléctrica a lo largo del río Panj; educación en ciencia y tecnología. En esa conferencia ellos también decidieron imponer medidas preventivas para mantener a raya un escenario ucraniano en la región.

Figura 11
El Puente Terrestre Mundial

EIRNS

Esto es lo que el Instituto Schiller y el movimiento de LaRouche propusieron hacer 30 años, comenzando con el llamado “Triángulo productivo” para Europa oriental y occidental, y después de que se desintegró la Unión Soviética, con el Puente Terrestre Euroasiático, el cual entretanto hemos ampliado al Puente Terrestre Mundial (Figura 11). Básicamente, un programa global para la reconstrucción de la economía mundial y ese programa se está convirtiendo en realidad. Esto representa una perspectiva muy concreta para todas las naciones de este planeta.

El problema es el dominio del imperio británico en los Estados Unidos. Y el señor LaRouche ha declarado muchas veces en el período reciente que el único camino para detener la Tercera Guerra Mundial es que Estados Unidos retorne a su carácter constitucional como república, y eso requería un cambio de gobierno, sobre lo cual también oiremos hoy más tarde.

El señor LaRouche ha presentado un programa de cuatro puntos: es un documento científico, una base para la legislación, para que lo adopte Estados Unidos.

Rescate interno contra Glass-Steagall

Esta no es una pregunta teórica, sino, como he dicho, el sistema financiero transatlántico está a punto de estallar. Está mucho, mucho más quebrado que en 2008. El Banco Central Europeo (BCE) acaba de implementar tasas de interés negativas y el director del Instituto Económico de Hamburgo, Straubhaar, quien es un economista muy conservador, declaró que eso significa “el fin del capitalismo”.

Lo que ellos han planeado para Europa y los Estados Unidos es el llamado “rescate interno”, el modelo de Chipre, pero nosotros hemos calculado que incluso si usted expropia las cuentas de todas la gente de Europa y de Estados Unidos, se le impone una quita a los dueños de cuentas de ahorros y cuentas de las empresas, esto le daría solo el 1% de los espectaculares contratos con derivados. Así que lo que en realidad estamos viendo es el peligro súbito de un colapso de la economía real, y yo me sospecho que esto solo se podría manejar bajo condiciones de tiempos de guerra, o eso es lo que esa gente espera.

Por lo tanto, el señor LaRouche dice que la única esperanza para detener este peligro es acabar con el imperio, acabar con este monstruo que se ha desarrollado después del colapso de la Unión Soviética. Y el único camino para hacerlo es quebrar a Wall Street, declarar la Glass-Steagall, hacerlo exactamente como lo hizo Franklin D. Roosevelt, y luego avanzar hacia un programa de Banca Nacional en la tradición de Alexander Hamilton, el Sistema Americano de economía, y reemplazar al actual sistema monetarista.

Ahora bien, todo esto se tiene que hacer desde la perspectiva del cuarto punto de la idea del señor LaRouche, que es la idea de Vladimir Vernadsky, quien definió básicamente la ley de la evolución del universo: específicamente, que la noosfera, la influencia de la cognición y la invención humana, está deviniendo más y más dominante sobre la biósfera, que el rol de la cognición humana, de la creatividad humana, será más eficiente en todo el universo.

Un nuevo estándar para la ciencia

Esto también establece un estándar completamente nuevo para la ciencia física. La especie humana es la única capaz de la razón creativa y es distinta de todos los otros seres, porque fue capaz de controlar el fuego—ningún animal lo puede hacerlo— y aumentar el control sobre las fuerzas de la naturaleza mediante un proceso constante de descubrimientos que coinciden con densidades de flujo energético cada vez mayores, para emplearse en el proceso de producción. Y esta capacidad del ser humano ha conducido a un incremento en la densidad relativa potencial de población, y por lo tanto, esa debe ser la vara de medir para la economía física, para la decisión de si una inversión es buena o mala.

Pobisk Kuznetsov, el finado científico ruso, hace varios años anunció en una conferencia científica en Moscú, que el señor LaRouche será conocido por su descubrimiento, a saber, para representar la densidad relativa potencial de población con la palabra “La” de “LaRouche”, de la misma manera como otros inventores y descubridores dieron su nombre a su invento, como “watt”, “ampere”, etc.

¡La intención del universo es el progreso humano! Es un principio físico y es la ley del universo mismo. Vernadsky se basó en Nikolaus von Kues (Nicolás de Cusa), el gran pensador del siglo 15, quien fue el primero en descubrir la ley biogenética de la evolución. Él fue el primero en distinguir entre lo inorgánico, lo orgánico o biológico, y el tercer nivel, la razón creativa, y también definió luego un cuarto nivel, que es el Creador. Cusa decía que la evolución en el universo ocurre de tal forma que cada especie solo resalta plenamente su carácter, si participa al menos en un punto en la siguiente especie superior.

Por lo tanto, de acuerdo con Cusa, la evolución no ocurre desde abajo, como una supervivencia darwiniana del más fuerte, sino desde arriba. El nivel superior jala al inferior hacia arriba, casi en un violento jaloneo hacia arriba. Por lo tanto, uno nunca puede medir el dominio superior con la vara de medir del inferior; usted no puede medir el reino biológico con la vara de medir de lo inorgánico, y no puede medir la mente humana con las herramientas de la esfera biológica. Por lo tanto, el principio humano de una evolución ascendente, del incremento del poder de la noosfera, es la única vara para medir los asuntos humanos.

LaRouche dice en este cuarto punto: El hombre es la única medida verdadera de la humanidad en el universo, y esa es la idea que debe guiar la práctica en la economía física.

Cusa ya analizó esta idea en principio, al decir que el Creador creó el universo físico, pero después de que creó al hombre, el hombre continuó la creación del universo físico como imago Dei mediante su vis creativa, sus poderes creativos.

El problema con el presente sistema de imperio, de globalización, de monetarismo, es que mide a toda la humanidad desde el nivel de lo orgánico o lo inorgánico, desde la perspectiva del dinero: por esta razón conduce a esos resultados inhumanos. El Puente Terrestre Mundial y la Nueva Ruta de la Seda son sinónimos de la decisión consciente para avanzar a la siguiente fase de la evolución ascendente de la humanidad, porque solo la terminación del Puente Terrestre Mundial, que incluye la cooperación entre muchas naciones en los viajes espaciales tripulados y no tripulados, la colonización del llamado “exterior cercano” en el espacio. Esa es la conclusión del Puente Terrestre Mundial.

Nicolás de Cusa ya lo dijo en el siglo 15, que cada individuo humano recapitula la evolución entera del universo en su mente, y cuando deviene consciente sobre esto, puede determinar, con absoluta precisión científica, cuál debe ser el siguiente paso necesario del descubrimiento. Por esta razón LaRouche, quien desarrolló este concepto de la densidad relativa potencial de población, que concuerda con la necesidad absoluta de niveles superiores de densidad de flujo energético en el proceso de producción, ha determinado que la humanidad solo superará esta crisis si iniciamos un programa intensivo de energía de fusión termonuclear. Porque solo entonces podremos tener alguna esperanza de que la humanidad tiene un futuro como especie en el universo, porque nuestro planeta no es solo un planeta en sí mismo, sino que estamos situados en un sistema solar, en una galaxia, y tenemos que afrontar los retos que vienen de allí.

Libremos del imperio al mundo

Por lo tanto, debemos llegar a una situación donde la verdadera identidad de la humanidad es la de una especie creativa. Si queremos sobrevivir, tenemos que librar a nuestras instituciones de la oligarquía y del imperio que las han vuelto satánicas. La guerra no puede ser más un medio de resolución de conflictos. Por lo tanto, se le debe prohibir, castigar, erradicar, ilegalizar, proscribir y condenar, y nosotros tenemos que hacer una campaña internacional para lograr exactamente eso.

A los perpetradores de esta guerra se les debe llevar ante un tribunal, y sugiero un nuevo Tribunal de Núremberg. Incluso el ministro del Interior británico Norman Baker dijo, con relación a Iraq, que fue la intervención de Blair y Bush la que destruyó a ese país y lo abrió a los extremistas, y eso que ahora vemos en Iraq es el legado de Tony Blair.

En este momento Blair está tratando de hacer campaña para convertirse en el nuevo Presidente de la Comisión Europea, maquinando para que Juncker no consiga ese puesto, y yo estoy totalmente comprometida, y los llamo a todos a ayudar a que eso no suceda, pues Blair debería ocupar un lugar muy diferente, tal vez menos confortable, pero seguro. Quienquiera que en el fondo apoye a esta persona, que es un criminal de guerra desde mi punto de vista, no está a la altura de las normas morales.

Por lo tanto, tenemos una situación extraordinaria y solo puedo decir que habiendo estado en este movimiento durante 40 años, el movimiento de LaRouche, habiendo pasado algunas experiencias desagradables, de las que Ramsey [Clark] también conoce mucho, sin embargo, debo decir que el mundo está en un gran peligro. Y no puedo garantizar a nadie que estaremos aquí en un par de semanas o días, porque esto es muy, muy peligroso. Sin embargo, les puedo decir, nunca he perdido mi profundo optimismo en cuanto al verdadero carácter de los seres humanos, y creo que Leibniz estuvo absolutamente correcto cuando dijo que un gran mal también presenta a los seres humanos un mayor deseo y poder para el bien. Y por lo tanto, después de 30 años del Instituto Schiller, todavía creo que: ¡Ahora viene el tiempo de Schiller!

[1] Vea EIR (inglés), 13 de junio de 2014: http://www.larouchepub.com/eiw/public/2014/eirv41n24-20140613/index.html