LaRouche llevará a los demócratas a la victoria en noviembre

3 de agosto de 2004

<body><div align="center" class="style31"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><span class="style37"></span></font></font><p><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><span class="style37"><span class="style37"><span class="style61"><span class="style32"> <strong>Boletín de prensa</strong> <br />De circulación inmediata<br />Contacto: Angela Vullo<br />Telf. 1-800-278-3135</span><br /><br />LAROUCHE LLEVARÁ A LOS DEMÓCRATAS A LA VICTORIA EN NOVIEMBRE</span></span></span></font></font></p><span class="style67"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1"></font></span><h5 align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1"> <em>por Jeffrey Steinberg y Michele Steinberg</em> </font></h5><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Si fuera por la prensa o la internet, nunca sabrías del alcance de lo sucedido en la convención nacional que el Partido Demócrata celebró en Boston del 26 al 30 de julio para elegir a su candidato a la Presidencia de los Estados Unidos; ni siquiera lo sabrías de haber estado ahí como delegado. A pesar de todos los esfuerzos del Comité Nacional Demócrata (CND) y su presidente, Terry McAuliffe, por <i>censurar</i> cualquier ataque contra las políticas fascistas del Gobierno de Dick Cheney y George W. Bush, la distribución de más de 50.000 copias del documento “Una verdadera plataforma demócrata para noviembre de 2004” de Lyndon LaRouche, realizada por una fuerza política única, el Movimiento de Juventudes Larouchistas (MJL), catalizó un cambió dramático en Boston.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Los delegados del partido, dirigentes de los Jóvenes Demócratas, funcionarios públicos y activistas que asistieron a los tres actos públicos organizados por el precandidato presidencial Lyndon LaRouche en esa semana, empezaron a trabajar de la mano con el MJL para delinear la estrategia para emprender una ofensiva organizativa inmediata, con el fin de sacar de la Casa Blanca a la dictadura de Cheney y Bush.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">LaRouche culminó su intervención de una semana en la convención del Partido Demócrata en Boston con una conferencia de prensa el 30 de julio, en la que anunció la inauguración de su nuevo comité de acción política, el <i> <strong>Lyndon LaRouche Political Action Committe</strong> ,</i> conocido como <strong> <i>LaRouche PAC</i> </strong> . Éste, prometió, llevará al Partido Demócrata a una victoria aplastante en las elecciones federales de noviembre, empuñando como bandera medidas en la tradición del gran presidente demócrata Franklin Delano Roosevelt. LaRouche dijo que cientos de activistas de su MJL desplegarán en los estados más reñidos, para movilizar al “hombre olvidado” de los EU.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Esta gran movilización del “80% de la población de menores ingresos” representa el margen vital para la victoria, y las fuerzas del MJL empezaron a desplegar ya desde el 6 de agosto en el campo de batalla político en los muy disputados estados de Michigan, Kentucky y Pensilvania. Además, también regresaron a Boston a consolidar su labor organizativa tras la convención. Los jóvenes larouchistas ya están distribuyendo millones de copias de la plataforma, editada por <i>LaRouche PAC,</i> y un libro que reúne los tres informes de <i>Los hijos de Satanás,</i> y que denuncia la naturaleza verdaderamente fascista del aparato neconservador del vicepresidente Dick Cheney, tarea en la que estarán ocupados hasta las elecciones de noviembre.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">El intento del CND de mantener fuera de la convención a la política y a LaRouche fue un rotundo fracaso. El CND prohibió cualquier mención en el seno de la convención de los crímenes de Bush y Cheney en Iraq. Pero, a lo largo de la semana, los dirigentes demócratas que había opuesto y denunciado los planes de los neoconservadores, participaron en muchos de los cientos de actos que tuvieron lugar en hoteles, universidades e instituciones públicas, en todos los cuales las huestes larouchistas estuvieron repartiendo la plataforma de LaRouche y copias del impactante folleto <i>Children of Satan III</i> (Los hijos de Satanás III). La serie de <i>Los hijos de Satanás,</i> que ataca la doctrina de guerra perpetua de Cheney, planteó las bases para su impugnación empezando en abril de 2003, a sólo un mes de que comenzara la guerra de Iraq. Estos folletos, que denuncian a la camarilla neoconservadora dentro del Gobierno de Bush, y que afirman la resolución de librar a los EU de la plaga de Cheney, fueron lo que en realidad dominó en la convención.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">A lo largo de la semana, militares y legisladores que han encabezado la lucha contra la guerra de Iraq hablaron ante multitudes en Boston, continuando la pelea contra la dictadura de Cheney. Los oradores más notables fueron el senador Robert Byrd (Virginia Occidental), el representante John Conyers (Michigan), y los ex senadores Gary Hart (Colorado), Max Cleland (Georgia), y el ex candidato presidencial demócrata y senador de Dakota del Sur, George McGovern. El ex senador Bob Kerrey de Nebraska, quien es miembro de la comisión investigadora de lo del 11–S, asistió a muchos de los actos y recepciones, donde los participantes en la convención sostuvieron conversaciones intensas con él sobre la guerra del Gobierno de Bush contra el terrorismo. El ex embajador estadounidense en Iraq y África, Joseph Wilson, formuló una poderosa acusación contra el Gobierno de Bush, al describir cómo él investigó, y descubrió que eran falsas, las acusaciones de que Iraq le había comprado uranio al país africano de Níger. Wilson también contó cómo el Gobierno de Bush trató de vengarse de él por contradecir sus informes de “inteligencia” sobre Iraq, revelando el nombre de su esposa y que trabajaba como agente encubierta de la CIA, información que le filtró a medios de prensa.</font></p><h4 align="left"> <strong><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Toda una revolución</font></strong> </h4><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Pero, de todas las intervenciones contra la dictadura del CND, la más bella y eficaz fue la del Movimiento de Juventudes Larouchistas, empleando la “magia” de la música clásica. Más de cien jóvenes larouchistas, educados en el método clásico del <i>bel canto,</i> le llevaron a los asistentes a la convención ofrendas musicales de J.S. Bach, Beethoven y los espirituales negros, cantando en los tranvías y autobuses, en las plazas públicas, y a la entrada del Fleet Center, sede de la convención, donde tenían lugar las reuniones oficiales de los delegados todas las noches.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Para cuando el senador John Kerry (Massachusetts) dio su discurso aceptando la candidatura presidencial del partido la noche del 29 de julio, ya había ocurido un cambio. Fuentes del partido confirmaron que los discursos de aceptación tanto de Kerry como del candidato vicepresidencial John Edwards, en gran medida se reescribieron durante la propia convención.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">En vez de la posición de “yo también”, a la que ya estaban acostumbrándose en las semanas previas a lo de Boston quienes seguían de cerca la campaña del senador Kerry, el candidato se apartó claramente de la línea del presidente George Bush, prometiendo nunca enviar a los jóvenes estadounidenses a la guerra sin una estrategia de “cómo ganar la paz”.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">El ambiente para el discurso de Kerry lo crearon varios altos oficiales militares retirados, entre ellos el ex jefe del Estado Mayor Conjunto, el general John Shalikashvili, quien habló en la convención, y el héroe de la guerra de Vietnam Max Cleland, un ex senador de Georgia que fue quien presentó al senador Kerry. Tanto el general Shalikashvili como el ex senador Cleland fueron representativos de los veteranos de las guerras de Corea, Vietnam y la Segunda Guerra Mundial. Estos veteranos están decididos a derrotar a Bush y Cheney, porque ven en las mentiras y la carnicería de Iraq una repetición de los horrores de la vergonzosa debacle de Indochina, que le valió a los EU la censura internacional, debacle que, como grupo, han jurado no permitir nunca más.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Como dijo LaRouche el 30 de julio, el candidato presidencial John Kerry “hizo un trabajo bastante excelente” en la primera parte de su discurso de aceptación, transmitiendo la idea de que no traicionaría a esos veteranos de guerra, como lo ha hecho el Gobieno de Bush y Cheney de forma tan desastrosa en los últimos 3 años. LaRouche dijo que el compromiso de Kerry con el pueblo estadounidense es “algo con lo que puedes trabajar”.</font></p><h4 align="left"> <strong><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">La función única de LaRouche</font></strong> </h4><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Pero LaRouche también advirtió que Kerry y su equipo aún no están listos para bregar con los problemas más graves que enfrentan los EU y el mundo, en particular con el desplome financiero mundial que arremete. En un intercambio epistolar que tuvo con un simpatizante de su campaña durante la convención, LaRouche escribió: “Yo soy la única persona con una competencia de primera mano en la materia decisiva de la política económica, del modo que la crisis que ahora embiste define los conceptos significativos de política económica”.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">“Tengo que educar a Kerry y a los demás”, continuó LaRouche, “no negociar con ellos, ni de forma directa ni indirecta. Necesitan con urgencia conceptos que al momento no poseen. Este aspecto del asunto es crucial para hacer una campaña y una política nacional competentes en el período de 90 días en marcha”.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">LaRouche elaboró más sobre <i>su</i> estrategia de campaña para noviembre en el discurso que dio por internet el 30 de julio. “Lo que también vamos a hacer es que, para que acudan a las urnas, crearemos un ímpetu entre las personas que estamos organizando, algunas de las cuales ya están decididas a votar, en especial entre los dirigentes de las bases existentes del Partido Demócrata que siguen siendo viables. Esto, para darles un cuadro de cuál es la realidad con la que tenemos que bregar, y para armar una base programática dentro de la combinación que llevará a Kerry a la victoria en la elección, una base que venga a ser la fundación de una nueva orientación en los EU, y que esté a la altura de la crisis a la que vamos”.</font></p><h4 align="left"> <strong><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">El zorrillo en la excursión</font></strong> </h4><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Los trucos sucios de Cheney y Bush abundaban ya en la convención. Entre ellos las calumnias contra el historial militar del senador Kerry. Pero la más asquerosa de las operaciones es la ofensiva total que emprendió el Partido Republicano para separar a “la izquierda” del Partido Demócrata, poniendo al candidato “independiente” Ralph Nader en la boleta electoral en tantos estados como fuera posible, para que le quite votos a la mancuerna demócrata de Kerry y Edwards. En Michigan hubo un ejemplo escandaloso, que ahora investiga la Comisión Federal Electoral, donde se acusa a los republicanos de ese estado de violar las leyes electorales al recabar y presentar 43.000 firmas para incluir a Nader en la boleta presidencial de noviembre. Empleados del Partido Republicano de Michigan recabaron cerca de 20.000 de esas firmas para Nader, gastando así mucho más de los 5.000 dólares que le está permitido al partido donar a la candidatura de Nader. La propia organización de Nader sólo junto una 5.000 de las firmas a su favor.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Esta maniobra también contó con el apoyo de Citizens for a Sound Economy (CSE, Ciudadanos por una Economía Sólida), el grupo derechista del ex dirigente de la bancada republicana en la Cámara de Representantes de los EU, Dick Armey (Texas). Hay demócratas que han denunciado esta operación de CSE ante la Comisión Federal Electoral, sin embargo, CSE también planea incluir a Nader en la boleta de estados clave muy reñidos como Wisconsin, Florida y Pensilvania, entre otros. Una transcripción de una llamada telefónica de CSE en Oregón para sumar republicanos al esfuerzo de incluir a Nader en la boleta decía: tenemos que “quitarle algunos votos muy decisivos a John Kerry”.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Lo irónico es que la otra fuerza que está detrás de Nader es el multimillonario George Soros, si bien de forma indirecta, a través de su antiguo mago de la legalización de las drogas Kevin Zeese, quien dirige la campaña presidencial de Nader a nivel nacional. Soros también financia iniciativas contra Bush.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Aunque Nader no hizo acto de presencia en la convención, una extraña aparición del reverendo Jesse Jackson en una reunión sobre estrategias para llevar la gente a las urnas, convocada por el grupo Mayoría Progresista el 29 de julio, sacó a relucir el espectro de Nader, y dejó a algunos en el público preguntándose qué pretendía Jesse.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Igual que LaRouche, Jackson correctamente exigió un alto a la guerra contra Iraq, pero se alejó de lo que promete ser una gran pelea por el alma del Partido Demócrata, al anunciar que él tiene “un pie en el partido” y “otro en la tercera vía”. Jackson dijo que aquellos que tienen “los dos pies en” el Partido Demócrata corren el riesgo de que los hagan entrar en componendas. Describió su propio discurso ante la convención dos días antes, como uno que tenía que seguir las reglas de las ligas mayores del fútbol americano, y no “salir del campo”. Menos de una semana antes, Jackson se tomó una foto con George W. Bush en la reunión anual de la Liga Urbana, donde Jesse se reunió con Bush para sacarle la “promesa” de garantizar la “integridad” de la votación en noviembre.</font></p><p align="left" class="style64"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Como está dejando en claro la movilización de LaRouche, sólo hay una cosa que puede garantizar la integridad de la votación: la tradición de Franklin Roosevelt, donde “el hombre olvidado” esté representado, donde su voto cuente y se movilice, y donde su bienestar general, y el de sus hijos y nietos, se vea protegido por una política económica que funcione; es decir, el plan económico de LaRouche.</font></p><p align="left"> </p></div></body>